Entregados los Premios David 2014

Por Camilo García López-Trigo

Habitualmente corta y emotiva, con la sala Rubén Martínez Villena de la UNEAC repleta de jóvenes escritores – y también consagrados, con el interés de brindar apoyo a sus más recientes discípulos –, en la tarde de este miércoles 30 de julio se entregaron los Premios David del presente año.

Los géneros convocados fueron poesía, cuento y ensayo artístico literario, los cuales tuvieron a importantes escritores como jurados: en poesía César López (Presidente), Carlos Augusto Alfonso y Soleida Ríos; en cuento Laidi Fernández de Juan (Presidenta), Raúl Aguiar y Emerio Medina; y en ensayo Salvador Arias (Presidente), Mayerín Bello e Hiram Hernández.

César López se encargó de recordar que, precisamente un día como este pero de 1957 – cuando apenas tenía 22 años – fue ultimado a balazos por la dictadura de Batista el joven revolucionario Frank País, el «David» de la clandestinidad en Santiago de Cuba. Fue en su memoria que desde 1967, al conmemorar los 10 años de su muerte, la UNEAC instituyó este certamen anual, para aquellas personas que aún esperaban ver publicado su primer libro.

Desde entonces, han sido muchas las obras y los escritores – de primer orden en nuestra literatura – que han sido distinguidas con este premio, como una forma útil y perentoria de promover a los nuevos valores de las letras cubanas.

En esta ocasión, el jurado de poesía – que valoró 42 obras – decidió entregar mención a los poemarios Cuadrado de Dana Enríquez Padrón; Ingenio Viejo de Milaidy Martín Frómeta; y Una enorme boca que ríe de Melissa Cordero Novo; además de una Mención Especial a Puño en boca de Edurman Mariño Cuenca, por su «riqueza imaginal y la fuerza expresiva que sostiene su discurso a lo largo del texto».

El Premio David en esta categoría le fue otorgado a Mecanismos para des-habilitar la tristeza de Alessandra Yunet Santiesteban Rodríguez, valorando el «audaz manejo de la dramaturgia del intertexto y de la mordacidad posmoderna enfrentada a su circunstancia, siempre con un aséptico uso de los instrumentales del lenguaje».

El jurado de cuento, tras valorar las 19 obras presentadas, decidió entregar mención a los libros Historias del más acá de Daniel Burguet Villegas; Encuentre las doce diferencias de Yeney de Armas García; y 1113 de Yamila Peñalver Rodríguez; y otorgar el Premio a Etzamián de Andrés Raciel González Vázquez, considerando que se trata de «un libro cautivante, muy bien cuidado, que no parece deberse a un principiante, sino a un narrador fuerte, experimentado y habilidoso».

Los miembros del jurado hicieron notar que todos los galardonados en este género literario son egresados del Centro de Formación Literaria Onelio Jorge Cardoso. Me siento más feliz que ellos mismos, dijo Eduardo Heras – Director del Centro Onelio, como se le conoce – al comentar sobre el particular. Además destacó que el Centro ya tiene más de 800 graduados «para que sirvan de salvaguarda de la literatura cubana del futuro».

El jurado que valoró las dos obras presentadas en el género de ensayo artístico literario decidieron otorgar el Premio al texto La majestuosa catedral del cuerpo (Sobre dos novelas de Virgilio Piñera) de la autora Madisleidy Corredera Pérez, teniendo en cuenta «la validez de su objeto de análisis, el modo crítico en que lo aborda, así como la calidad de su redacción, acuerda por unanimidad conceder el premio al texto».

Como colofón, Eduardo Heras leyó las bases del Premio UNEAC 2014, anunciando su convocatoria en esta ocasión para los géneros de poesía, dramaturgia y testimonio. La recogida de las obras en la sede de la Asociación de Escritores (en 17 y H, Vedado) estará abierta desde el lunes 4 de agosto hasta el lunes 13 de octubre de 2014 para escritores cubanos residentes en el país, sean o no miembros de la UNEAC. La premiación se dará a conocer el viernes 19 de diciembre a las 5 p.m. en la sala Rubén Martínez Villena.

 

Tomado del sitio web: http://www.uneac.org.cu

Fotos: cortesia del autor