La Colección Funcasta, tesoro fotográfico de la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí

Por Mabiel Hidalgo Martínez

Diversas escenas de la vida y las costumbres del pueblo cubano desde finales de 1920 hasta 1959 aproximadamente conforman la Colección de Fotografías Funcasta, perteneciente a la Fototeca de la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí (BNCJM). Su nombre se debe al foto reportero de prensa Generoso Funcasta (1908-1965), quien reflejó con gran destreza momentos únicos de la sociedad cubana, publicados en El Heraldo de Cuba, El Mundo, las revistas Carteles y Bohemia, medios de prensa para los cuales trabajó.

Generoso Funcasta Boizán

Generoso Secundino Funcasta Boizán nació en La Habana, el 1 de julio de 1908. Descendiente de españoles, desde pequeño aprendió el arte de la fotografía con su hermano Manolo, fotógrafo de profesión, al que le siguió Enrique (Kiko) Figarola Gómez, fotógrafo del periódico El Mundo y amigo de la familia del joven aprendiz. En 1925, con solo 17 años, comenzó a trabajar en el Heraldo de Cuba como ayudante de Kiko, quien era jefe de fotografía y fotograbado.

Su trabajo de foto reportero le permitió cubrir secciones de deportes, actividades relacionadas con el gobierno de turno, así como diferentes espacios sociales contenidos en las numerosas fotografías de la colección.


Carné de Propaganda y Asuntos Políticos, que le autorizaba a desempeñar su misión informativa en el Palacio Presidencial

Por medio de la compra a la familia del fotógrafo, luego de su fallecimiento el 9 de octubre de 1965, la colección de fotos y negativos pasó a formar parte de los fondos de la Fototeca de la Sala Cubana de la BNCJM. Integrada por negativos de vidrio, negativos de nitrato y positivos (fotos) que superan las mil cuatrocientas cajuelas, se pudo constatar, según resultados del inventario preliminar realizado a la colección, que el número de placas de vidrio es mayor respecto a los negativos de nitrato y a las fotografías, condición que le confiere un alto valor patrimonial por la antigüedad de la técnica, a partir de las cuales se puede obtener tantas fotos originales como se desee. La técnica fotográfica empleada fue la plata sobre gelatina, muy usada por los fotógrafos de prensa en la primera mitad del siglo pasado. Predomina el formato 5 x 7 pulgadas.


Negativo de vidrio. Colección Funcasta, BNCJM

La Colección Funcasta se encuentra almacenada en cajuelas de cartulina libre de ácido, y cada material, de forma individual, está protegido con separadores de papel de ph neutro, lo que evita el roce y deterioro de los mismos. El estado de conservación es regular, pues se observa amarillamiento, desvanecimiento de la imagen, ablandamiento de la gelatina, espejo de plata, así como roturas en algunas placas de vidrio.

Diversas temáticas se reflejan en la obra foto periodística de Funcasta, entre las que se destaca los presidentes cubanos de la etapa neocolonial y sus actividades político–sociales: Mario García Menocal, Alfredo Zayas Bazán, Gerardo Machado, Ramón Grau San Martín, Carlos Mendieta Montefur, Federico Laredo Bru y Fulgencio Batista Zaldívar. De los anteriores, la mayor representación le corresponde a Gerardo Machado, presidente de Cuba entre 1925 y 1933, con más de cuatrocientas fotos, lo cual se debe a que Funcasta fue reportero gráfico del periódico El Heraldo de Cuba, diario que respondía a los intereses del gobierno machadista.


Gerardo Machado Morales y miembros de su gabinete, 1925–1933. Plata sobre gelatina, Colección Funcasta, BNCJM

El deporte formó parte inseparable de la obra y la afición personal del fotógrafo, por ello se encuentra muy representado en sus trabajos de fotografía, tomando escenas de distintas manifestaciones: boxeo, campeonatos de béisbol, regatas de remos, de lanchas con motor, básquet femenino y masculino, carreras de autos, equitación, esgrima, ajedrez y otros que se desarrollaban en el territorio nacional, tanto en campeonatos estudiantiles como en eventos y torneos profesionales. 


Equipo de béisbol. Plata sobre gelatina, Colección Funcasta, BNCJM

La vida social y las costumbres de los cubanos desde finales de los años 20 del siglo pasado y hasta avanzada la década de 1950, está presente en la mayoría de las instantáneas de la Colección Funcasta. Rostros sin identificar, la variada arquitectura de las casas, el transporte, los desfiles de carrozas en los carnavales, mujeres y niños disfrazados, y un sinfín de escenas republicanas muestran las fotos que, enmarcadas en la materia Cuba – Vida Social y Costumbres, poseen un valor documental por cuanto describen la realidad y los contrastes de aquellos años.


Cuba - Vida Social y Costumbres, 1930. Plata sobre gelatina, Colección Funcasta, BNCJM


Damas de la sociedad habanera, década de 1930. Plata sobre gelatina, Colección Funcasta, BNCJM

Las calles y los comercios en sus diferentes variantes: bodegas, carnicerías, vendedores ambulantes, carros de helado, quedaron congelados en las impresiones que detallan el ambiente de la primera mitad del siglo XX. Las fotos ofrecen la posibilidad de caracterizar cada lugar o actividad comercial en un entorno, la mayoría de las veces, citadino. Se puede apreciar la extensa publicidad existente por la presencia de carteles y vallas que identifican y anuncian respectivamente los productos y ofertas comerciales.


Calle habanera, década de 1930. Plata sobre gelatina, Colección Funcasta, BNCJM


Carro de helados Guarina. Plata sobre gelatina, Colección Funcasta, BNCJM

La variedad de temas que muestra la colección ofrece al usuario toda una época de la historia de Cuba, de la vida social y las costumbres de un pueblo, y de escenarios y personalidades emblemáticas que marcaron pauta en el país.  

Por el contenido y la diversidad de soportes, la Colección Funcasta significa un valioso instrumento de información histórico-social de la Cuba republicana. Si se tiene como premisa que la fotografía constituye una herramienta fundamental para estudios históricos, sociológicos y culturales, tienen en ella los investigadores y lectores que la consulten un tesoro iconográfico de la identidad cubana.