Asociación Grecam, laboratorio de creatividad cultural

Por Astrid Barnet

Un novedoso recorrido por diferentes modalidades artísticas: literatura (poesía), teatro, danza, música, canto…fue la presentada por la joven escritora Yanelis Encinosa con el título “Laboratorio de Escrituras: La promoción de la poesía en el Nuevo milenio. Esperanzas y alternativas”, en la sede de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC).

A ese recorrido de “Laboratorio…” para comunicar ideas, experiencias e historias desarrollado durante el recién finalizado Festival Internacional de Poesía de La Habana--cabría también el calificativo de inusual excelencia si se habla de la Asociación Grecam, con sede en Roma, la que ha logrado reunir desde hace tres años en diversas actividades artísticas de promoción cultural, a un numeroso grupo de hombres y mujeres involucrados. Promoción/difusión/comunicación donde impera el trabajo de grupo como forma psicoterapéutica con el objetivo de proteger y fortalecer la salud física y mental. En suma: la utilización de la cultura como medio terapéutico. De ahí su peculiaridad.

Así representantes de dicha Asociación, de visita en la UNEAC, dialogaron con los asistentes como “si estuviéramos en casa” y expusieron los orígenes de Grecam y su representatividad actual para la cultura de su país.

“Formamos parte de una generación que, al final de la década de los setenta, se enfrentó con el terrorismo, conoció del avance del consumo de drogas en Europa –y en Italia en particular--, y del retorno de la política conservadora. Habíamos perdido la posibilidad de un cambio social y asistimos desarmados al avance de un capitalismo más desenfrenado”, inició su diálogo el psicólogo de la Escuela de Fonoaudiología de Roma, Norberto Silva Itza para, seguidamente, puntualizar que “fue entonces que decidí introducir en Italia una nueva práctica de hacer psicoterapia de grupo, donde cada uno sea capaz de explorar su historia en una relación con el propio cuerpo y relacionándola con otras personas. Una labor colectiva y, al mismo tiempo, una forma de hacer psicoterapia fuera de los cánones conocidos”.

Por su parte Claudio, Caterina, Franco, Stefanía, Sabina…entre otros, destacaron que al vivir en conflicto con sus familias eligieron el camino de la soledad o abandonaron sus ciudades de origen. Cada uno era portador de un gran sufrimiento y, a su vez, de la búsqueda de una nueva forma de vida:

“Antonio, misterioso como su tierra de origen (La Serdena), e hijo de inmigrantes sin raíces, buscaba convencer a todos que era bueno, bello y en armonía con el mundo; Carla, huyendo de la destructividad de su familia y con el dolor profundo de no conocer el amor, buscaba calmarse siguiendo una voraz necesidad de contacto humano; Stefanía, preocupada en esconder su yo interior y, para tranquilizarse devoraba cursos, seminarios académicos para lograr decir: ahora soy como se debe ser…”.

El cuerpo, ante todo, en su posibilidad de percibir sensaciones, imágenes, sonidos, colores, emociones, ha permitido el descubrimiento de infinitas posibilidades de integración y transformación a cada uno de los miembros de la Asociación Grecam: “(…) Nos ha permitido sentir creer, crear, unir mentes y corazones; nos ha devuelto nuestra memoria, nuestra historia, nuestra poesía y dar formas concretas a todo ello. Algo que no divide al artista de la persona, pues nosotros no somos actores, sino personas comunes que, con el trabajo personal y teatral aprendido en estos años a través de una dimensión de grupo, de colectivo, aspiramos poner a compartir con el mundo externo.”

Asimismo la lectura de poesía ha unido a cada uno de los miembros de Grecam:

“La poesía es un mundo hecho de palabras, imágenes, ritmos y sonidos que nos pone en contacto con nuestro inconsciente y sensibilidad, y al mismo tiempo nos permite ver la realidad que nos circunda con ojos diferentes, esta nueva forma de ver la naturaleza, la soledad y los hombres. Todo ello amplía nuestra comprensión de la vida misma. La lectura pública de poesía es un momento de intercambio, en que las emociones circulan libremente y la voz del poeta acompaña a quien escucha en un espacio que va más allá de lo cotidiano:

“La poesía es la palabra originaria, la palabra

Pura, desnuda, la que queda.

Fragmento de lo universal, también cuando el

Tiempo la separa de su objetivo.

Como la concha que retumba y

Refleja el mar también cuando la hacemos muy lejos de él.

“De todas partes llegan serenidades

de todas partes llegan desesperaciones,

oscuros silencios de voz quebrada,

uno de cada mil se resigna a ser otro…

Y, sin embargo, somos privilegiados”.