Imaginarios: 13 de Marzo de 1957

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\Marzo\imaginarios no. 362 marzo\1. José Antonio Echavarría.jpg 

 

"Si caemos, que nuestra sangre señale el camino de la libertad”

Imagen y frase de José Antonio Echeverría, tomadas de Bohemia, año 49, no. 15, abril 14, 1957. Pág. 51, 92

 


Librínsula dedica su dosier al 60 aniversario del asalto al Palacio Presidencial por miembros del Directorio Estudiantil Revolucionario presentando en su Imaginarios una síntesis del material gráfico producido por la prensa de la época, encontrado en nuestros fondos bibliográficos, junto a los textos de nuestras colaboradoras Lucía Sanz Araujo y Mabiel Hidalgo.

 

 

Aclaración a nuestros lectores

Un momento doloroso para todos

Terminada ya totalmente esta edición de BOHEMIA, y hasta en camino los ejemplares destinados al extranjero, se produjeron, en la tarde del  miércoles, los sucesos que ya todo el mundo conoce: el asalto al Palacio Presidencial y los subsiguientes combates que han dejado una nueva estela de hito y muerte en el corazón de Cuba.

Queremos, pues, dejar bien aclarado que el contenido, en su mayor parte, de esta edición responde a una visión periodística anterior a este trágico 13 de marzo.

Conscientes de nuestra responsabilidad, y haciendo un supremo esfuerzo, hemos paralizado la impresión de los ejemplares destinados a circular en Cuba, a fin de ofrecer a nuestros lectores -a los cuales esta revista dedica sus mayores desvelos- siquiera la primera y más saliente versión de los acontecimientos.

La necesidad de rehacer una considerable porción de la edición tenía que causar, por fuerza, además, cierto desajuste, con las inevitables deficiencias -como la que se notará en la sección de deportes- que nuestro público sabrá comprender y disculpar.

No nos queda, en esta hora de sangre y de dolor, más que repetir la exclamación que brota del pecho de todos los cubanos sensatos: ¡Hasta cuándo vamos a seguir matándonos unos y otros! ¡Hasta cuándo habrá de continuar esta trágica incomprensión que está desgarrando la entraña misma de nuestra patria!

Tomado de Bohemia, año 49, no. 11, marzo 17, 1957.

 

Todavía hay en Cuba juventud con ideales
(A propósito de una carta de José Antonio Echevarría)
Por: Andrés Valdespino

"La actitud de los estudiantes cubanos, que constituyen la más pura fuerza viva del país, al protestar por la violación de nuestros postulados constitucionales, me reafirma en el concepto de que Cuba tiene una juventud capaz de afrontar cualquier situación, por difícil que sea, en defensa de las libertades públicas e individuales"

Enrique José Varona, Marzo 30 de 1927.

 

HACE sólo unos días, en su inquieta "Babél" de "Prensa Libre", el combativo Kuchilán publicó algunos fragmentos de una carta conmovedoramente trágica. Había sido escrita por José Antonio Echavarría el mismo día de su muerte. Y en ella el dirigente estudiantil, presintiendo quizás la caída inminente, dejaba para la posteridad frases como éstas: "No desconozco el peligro. No lo busco. Pero tampoco lo rehuyo. Trato sencillamente de cumplir con mi deber. Confiamos en que la pureza de nuestra intención nos atraiga el favor de Dios para lograr el imperio de la justicia en nuestra Patria. Si caemos, que nuestra sangre señale el camino de la libertad."

No es cuestión ahora de explotar con fines interesados estas últimas palabras de Echavarría. Ni de aprovecharlas para echar aún más leña al fuego en que desde hace algunos años viene consumiéndose dolorosamente la República. Hay quienes, sin coraje suficiente para asumir ciertos riesgos, sin embargo, incitan a los demás al sacrificio, tomando a los muertos de banderín político. Eso es una insensatez y una cobardía. Para exigir algo de otros hay que comenzar predicando con el ejemplo propio. Y ya en Cuba abundan los "guerreros" de palabra que a la hora de los truenos esconden precavidamente la cabeza.

Pero la carta de Echavarría tiene en estos momentos confusos y convulsos que vivimos los cubanos, una significación que no es posible desconocer. Y que, por el contrario, importa mucho destacar. No es la proclama demagógica escrita para conquistar publicidad política. No es tampoco la expresión arrogante de una efebocracia jactanciosa y presumida. Ni siquiera la calculada maniobra para procurarse ventajas y "sacarle partido a la situación". No es nada de eso. Es la carta de un hombre sencillo: "Trato de cumplir con mi deber." De un hombre consciente: "No desconozco el peligro. No lo busco. Pero tampoco lo rehuyo." De un hombre de fe: "Que la pureza de nuestra intención nos atraiga el favor de Dios." Un hombre dispuesto al sacrificio: "Si caemos, que nuestra sangre señale el camino de la libertad. Horas después, rubricando con el gesto las palabras, caía mortalmente abatido. Pero dejaba constancia, en el gesto y en las palabras, de algo que en Cuba muchos ponen aún en tela de juicio: que todavía hay entre nosotros una juventud con ideales. Una juventud que no adopta poses "heroicas" para la galería, para prepararse su próximo "pasquín" electoral o para garantizarse una cómoda posición burocrática. Sino una juventud que de veras cree en lo que dice y dice lo que cree, que sin miras interesadas ni propósitos deshonestos, lucha limpiamente por sus ideales y se preocupa por remediar los dolores de la Patria en agonía.

Casos como el de Echavarría debían ser como dramáticas clarinadas. No para que se siga ensombreciendo la República con tanta sangre de juventud generosa. No para continuar enviando a la muerte a las mejores reservas de la Nación. No para seguir enlutando hogares presentes y frustrando hogares futuros. No para mantener esa hoguera de odios fratricidas en un país que la naturaleza ha hecho para la concordia y la generosidad. Sino, por el contrario, para evitar que esas cosas sigan ocurriendo. Para que los que tienen en sus manos el hacerlo, restauren definitivamente en Cuba la libertad y la justicia. Que, cuando faltan, provocan la inconformidad. Y por la inconformidad se llega a la rebeldía. Y por la rebeldía a la muerte. En su carta, Echavarría pedía que su sangre señalara el camino de la libertad. Y es hora ya de que no se siga derramando más sangre para conquistarla.

La juventud sin ideales

No faltará quien nos tome por demasiado ingenuos al confiar tanto en el idealismo de nuestra juventud. Desde hace ya algún tiempo se ha generalizada en Cuba precisamente la idea contraria. La de que, salvo casos tan aislados que apenas cuentan, los cubanos de la actual generación carecen de ideales. O los han perdido por la desilusión y el escepticismo.

Nadie podrá negar la realidad indiscutible de que ciertas zonas de nuestra juventud, prematuramente materializadas o frívolamente orientadas, resultan insensibles a las inquietudes ciudadanas. Y una de dos. O aspiran a tan poco que con cualquier cosa se conforman. O aspiran a tanto, que cualquier medio, por ilícito que sea, les parece apropiado para lograr su fin. Hombres jóvenes hay en Cuba, que ajenos a los grandes problemas de la Patria, sólo viven para dejarse crecer un par de ridículas patillas, echarse sobre la frente un alborotado mechón de pelos, enrollar las mangas, ceñirse los pantalones y estremecerse histéricamente a los acordes frenéticos del Rock and Roll (que, entre paréntesis, para nosotros tiene más de estúpido que de inmoral). Los hay también, apocados de espíritu y blandos de voluntad, que prefieren asegurarse un "puestecito" subalterno sirviendo dócilmente a un caudillo político, antes que luchar por sus propios esfuerzos y con independencia de criterio. O los que, temerosos del deber, evaden su cumplimiento con cobardes racionalizaciones. O, los que traicionando a su propia generación, comparten responsabilidades con gobiernos y gobernantes de mentalidad colonial y procedimientos anacrónicos. O, los que prematuramente envilecidos, sólo piensan en la primera oportunidad que se les presente para "redondearse" fácilmente, dando plena satisfacción a su incontrolable avidez de lucro personal.

De toda esta "fauna juvenil" hay en Cuba. Es cierto. Como la hay en todas partes del mundo. Pero nos negamos a admitir que esa sea la genuina representación de nuestra juventud. O que hayamos llegado en este país a un estado de cosas tan desoladoras y deprimentes, que estemos formando una generación de cubanos desprovista de todo ideal.

Los culpables

Ante todo, hay que reconocer que si en Cuba actualmente muchos hombres jóvenes dejan traslucir cierto escepticismo no es porque carezcan de ideales. Sino porque las reiteradas frustraciones que han contemplado los ha vuelto desconfiados y cautelosos. No son insensibles a las inquietudes nacionales, pero les falta fe en nuestros hombres públicos. No es ésta, como la otra de que antes hablábamos, una juventud atolondrada, mercenaria o aprovechada. Es, simplemente una juventud desorientada y hasta cierto punto confundida. Aún cree en los valores espirituales, respeta los principios morales, se emociona ante los símbolos de la Patria. Pero ha perdido la confianza en los hombres. Esa juventud no se conforma con las injusticias y las arbitrariedades. Pero se encuentra a la deriva, sin cauce para sus inquietudes ni orientación para sus ideales.

Esto es grave, porque a la larga produce la inhibición de elementos útiles y necesarios para los destinos de la República. Pero la culpa no es de ellos, sino de quienes, una y otra vez, los han defraudado en sus aspiraciones de legítima rectificación. ¿Cuál ha sido el ejemplo que a la nueva generación de cubanos le han dado los hombres de las otras generaciones? ¿Acaso puede ser ejemplo edificante el de esos veteranos, cargados de años y honores, comprometiendo la dignidad heroicamente ganada en la manigua, con declaraciones de adhesión a un régimen que es la negación misma de aquello por lo que ellos lucharon? ¿O el de hombres públicos llevados al poder por un pueblo confiado en sus promesas de adecentamiento nacional, y entregados luego a una política impúdica de corrupciones y venalidades? ¿O el de dirigentes que enfrentados años atrás a regímenes dictatoriales a través de organizaciones en las que el pueblo puso todas sus esperanzas, se han vendido más tarde por bien retribuidas posiciones a quienes antes habían combatido duramente? Esos no son ejemplos para despertar la fe de un pueblo. Y son casi siempre los que lo han dado en esa forma, quienes se pasan la vida lamentándose de la falta de ideales en la juventud.

La juventud con ideales

Pero, a pesar de todo, a pesar de los «engaños y las defraudaciones, a pesar de los simuladores y los farsantes, que han hecho todo lo posible por corromper, desmoralizar y envilecer a este país, en Cuba hay todavía una juventud con ideales. Y hasta dispuesta a morir por ellos. El de Echavarría no era un caso aislado. En estos últimos años la juventud cubana ha dado pruebas sobradas de entereza, dignidad y valor. Ha sufrido maltratos, prisión, exilio, muerte. Pero no se ha doblegado.

Eso significa que hay grandes reservas morales en la nueva generación de cubanos. Y es por eso mismo que resulta más doloroso y dramático este constante desangrarse de la República. Que va perdiendo así sus mejores reservas. Cuba necesita para el futuro de esos hombres que saben cumplir con su deber "sencilla y naturalmente". Los necesita vivos. Y es angustioso ver cómo van quedando en el camino, mientras los grandes culpables de nuestros males, los de antes y los de ahora, discuten cómodamente la situación nacional en cabildeos bien alejados de todo riesgo o peligro.

Si de verdad hay ahora el propósito de encontrar eso que se ha dado en llamar muy vagamente, "la solución nacional", hay que pensar ante todo y sobre todo, en esa juventud que se está inmolando en todos los rincones de la Patria. Hay que pensar que durante cinco años esa juventud, inquieta, rebelde, inconforme, ha esperado inútilmente por que los dirigentes de la política cubana encuentren "la solución nacional". Y cansada de esperar se ha lanzado por sí misma al sacrificio, con riesgo de sus propias vidas. A esa juventud y a ese sacrificio no puede ignorárseles en este minuto histórico. Son factores decisivos del drama nacional.

Si la terquedad, el empecinamiento, la poca visión de la problemática cubana, siguen cerrando horizontes y tapiando esperanzas, continuará ensangrentándose la República. Y seguirán quedando a mitad del camino las mejores reservas de su juventud.

Ya de engaños y falsedades está hastiada la Nación. Hay que dar, resueltamente, un paso al frente. Eso impone ¡quién lo duda!, renunciamientos y sacrificios de muy cómodas y ventajosas posiciones. Pero es la única manera de impedir mayores males a la República. José Antonio Echavarría, en la carta escrita el día de su muerte, invocaba el favor de Dios para "lograr el imperio de la justicia en nuestra Patria". Eso, en estos momentos, significa restablecer las libertades públicas, devolver al pueblo el ejercicio íntegro de sus derechos ciudadanos, y restaurar el clima democrático de respeto a la dignidad de la persona humana. Sólo asi podrá evitarse que nuestras juventudes sigan cayendo en la heroica defensa de sus ideales. Y que valores morales de esa misma juventud, como José Antonio Echavarría, queden tendidos, a la edad de las mejores esperanzas, en mitad del camino.

Tomado de Bohemia, año 49, no. 15, abril 14, 1957. Pág. 51, 92

 

Imágenes tomadas de El Mundo, vol. 22, La Habana, marzo 14, 1957.

2Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\imaginarios no. 362 marzo\18.jpg  3 Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\imaginarios no. 362 marzo\19.jpg

4 Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\imaginarios no. 362 marzo\20.jpg    5 Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\imaginarios no. 362 marzo\21.jpg

6Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\imaginarios no. 362 marzo\22.jpg     7Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\imaginarios no. 362 marzo\23.jpg

8 Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\imaginarios no. 362 marzo\25.jpg   9 Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\imaginarios no. 362 marzo\26.jpg

10Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\imaginarios no. 362 marzo\24.jpg
2. Tropas de Columbia se parapetan en los alrededores del Palacio de Bellas Artes, frente al Palacio Presidencial.3. Personal de uno de los tanques del regimiento 4 cuando se disponía igualmente a defender la residencia del jefe del poder Ejecutivo.4. Un herido es introducido en una ambulancia de la Cruz Roja.5-6. Miembros de la Cruz Roja Cubana se protegen de las balas parapetándose detrás de un ambulancia.7. Dos camilleros conducen a un herido por las calles.8. Soldado de la guarnición de Palacio, aún sin identificar oficialmente, abatido a balazos en la acción de defensa de la residencia del Ejecutivo.9. Ambulancia de la Cruz Roja se dirige a toda velocidad a un Centro de Socorro conduciendo a un herido.10. Otro de los heridos cuando iba a ser colocado en la mesa de curaciones del Primer Centro de Socorro.

 

Tomado de El Mundo, vol. 22, La Habana, marzo 14, 1957. Fondos BNCJM

 

Otro ataque al Palacio Presidencial

Con el ataque  del pasado Miércoles es la tercera vez que el Palacio Presidencial es atacado por adversarios del régimen. La primera ocasión fué el 8 de noviembre de 1933 cuando elementos abecedarios, en connivencia con militares, provocaron la sublevación de varios cuarteles y estaciones de policía. En aquella oportunidad el señor Juan Blas Hernández ocupó la jefatura de policía que se hallaba en Empedrado y Egido, a unas dos cuadras del Palacio Presidencial, atrincherándose en la misma e iniciando la ofensiva contra la guarnición palatina. Al mismo tiempo oficiales aviadores que se habían sumado a los sublevados, volaron sobre el Palacio Presidencial, pero no se atrevieron a atacarlo desde el aire porque la guarnición al divisarlos les hizo fuego con las baterías antiaéreas. Era Presidente el Dr. Ramón Grau San Martin que permaneció dentro del recinto del edificio. Y Jefe del Ejército el entonces coronel Fulgencio Batista, que se defendía en el campamento de Columbia, al mismo tiempo que los soldados de la guarnición del Palacio Presidencial rechazaban el ataque de los sublevados.

En aquella oportunidad los atacantes no pudieron llegar a la puerta principal.

En este ataque de ahora es de destacar que los asaltantes no sólo rebasaron la puerta principal, después de aniquilar a la posta que la custodiaba, sino que avanzaron hasta el segundo piso, donde se encuentra el despacho del Sr. Presidente. También, en esta oportunidad, es de destacar el hecho de que los asaltantes para poder llegar hasta los custodios de la puerta principal utilizaron un camión. Ya en la época del Presidente Machado elementos terroristas utilizaron el mismo procedimiento, logrando llegar hasta el patio del Palacio Presidencial con "un camión de  recogida de basura, al que habían preparado con bombas que deberían explotar cuando fuera a ser registrado. En aquella ocasión los terroristas, disfrazados de basureros de Obras Públicas, se alejaron alegando que iban a tomar café mientras sacaban los barriles de basura. La tardanza en regresar de los mismos despertó las sospechas de los soldados y policías de la guarnición palatina, que llamaron a los expertos en explosivos, los cuales comprobaron que, efectivamente, el camión se encontraba dinamitado.

Otro atentado contra la mansión presidencial fue realizado por el soldado Camilo Valdés, a fines de 1930, cuando logró colocar una bomba a través de uno de los tubos de desahogo que se encontraban en la azotea. La bomba explotó destrozando el cielo raso de algunas de las habitaciones del tercer piso, donde habitaban familiares del Presidente Machado.

Podría recordarse también como un ataque al Palacio Presidencial, el que realizaron policías sublevados el 10 de marzo de 1952. En esa oportunidad la guarnición palatina repelió el ataque, matando al Jefe de los policías atacantes.

Tomado de Bohemia, año 49, no. 11, marzo 17, 1957.

 

11Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\imaginarios no. 362 marzo\2.jpg
  11. Tendido sobre un charco de sangre yace el cadáver de José Antonio Echavarría, Presidente de la Federación Estudiantil Universitaria, muerto cuando abandonaba el edificio de la CMQ, después de hablar por Radio Reloj. Imagen Tomada de Bohemia, año 49, no. 11, marzo 17, 1957. Fondos BNCJM.

12Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\imaginarios no. 362 marzo\7.jpg
12. Otra foto del cadáver del líder estudiantil José Antonio Echavarría. En el cinturón dos granadas que el joven insurgente no pudo utilizar al ser sorprendido por sus captores, cerca de la Universidad de la Habana. Tomado de Bohemia, año 49, no. 11, marzo 17, 1957. Fondos BNCJM.

13 Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\imaginarios no. 362 marzo\3.jpg
12. Un carro blindado bloquea la entrada principal del Palacio Presidencial después de liquidados sus atacantes. Soldados y policías rodean el vehículo listos para volver a entrar en acción. Tomado de Bohemia, año 49, no. 11, marzo 17, 1957. Fondos BNCJM.

14 Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\imaginarios no. 362 marzo\4.jpg  15   Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\imaginarios no. 362 marzo\5.jpg
14 Empapado en su propia sangre yace tendido sobre una camilla el cadáver de uno de los militares que defendieron la mansión presidencial en los sucesos del miércoles 13 de marzo, una sangrienta fecha más en la ya larga historia de nuestras efemérides dolorosas.
15. Con un rifle ametrallador en la mano se dirige hacia la acera el coronel Roberto Fernández Miranda, Director General de Deportes y Jefe de la Casa Militar del Presidente de la Re pública. Detrás, dos hombres armados se protegen al avanzar y escoltándole.

Tomado de Bohemia, año 49, no. 11, marzo 17, 1957. Fondos BNCJM. Fondos BNCJM.

16 Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\imaginarios no. 362 marzo\6.jpg
16. .La cabina de los locutores de Radio Reloj, en el edificio de Radio Centro, muestra las huellas de los balazos en el grueso cristal que los protege. No hay duda que los locutores corrieron un serio riesgo de perder sus vidas

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\imaginarios no. 362 marzo\8.jpg

 

17. Automóvil en que viajaba el líder estudiantil José Antonio Echavarría después de abandonar Radio Reloj, donde anunció la caída del actual Gobierno. En el parabrisa pueden observarse las huellas de los balazos disparados por sus captores. 17

 

 

 

 

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\imaginarios no. 362 marzo\15.jpgDescripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\imaginarios no. 362 marzo\9.jpg

 

18 El cadáver del Dr. Menelao Mora Morales, viejo luchador revolucionario, ex Representante a la Cámara y uno de los líderes del ataque al Palacio Presidencial. El Dr. Menelao Mora habíase distinguido por su irreductible actitud frente al actual gobierno.

19. Ocultando su rostro entre las manos que oprimen nerviosas un pañuelo, la esposa del Dr. Menelao Mora Morales.

 

Tomado de Bohemia, año 49, no. 11, marzo 17, 1957. Fondos BNCJM Fondos BNCJM.

 

20 Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\imaginarios no. 362 marzo\10.jpg  21Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\imaginarios no. 362 marzo\11.jpg
20. Soldados llevados a toda prisa desde el campamento de Columbia, montados en un camión, junto a una de las esquinas del Palacio Presidencial, se aprestan a defenderle.21. Una ametralladora respalda la actitud de los defensores de la mansión del Jefe del Poder Ejecutivo.

22 Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\imaginarios no. 362 marzo\12.jpg    23Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\imaginarios no. 362 marzo\13.jpg    24Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\imaginarios no. 362 marzo\14.jpg
22. Arsenal que la policía, mandada por el teniente coronel Lutgardo Martin Pérez, exhibió a los fotógrafos como ocupado en la Universidad de La Habana al practicar un registro, después de haber penetrado en la misma.
23. Apenas iniciado el ataque al Palacio Presidencial miembros de las fuerzas armadas tomaron posiciones en los edificios colindantes. Estos dos policías, rifle en mano, se parapetan detrás de un muro, listos para entrar en acción.
24. Junto al Stadium Universitario apareció el cadáver de este joven. Según la versión policíaca fue sorprendido con una maleta dentro de la cual ocultaba la ametralladora que aparece a su lado.

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\imaginarios no. 362 marzo\17.jpg

 

 

25. El policía universitario Mario Falber muerto después que miembros de la Policía Nacional penetraron  en el recinto de la Universidad, apenas se tuvo noticias del ataque al Palacio Presidencial. 25.

 

 

Tomado de Bohemia, año 49, no. 11, marzo 17, 1957. Fondos BNCJM Fondos BNCJM.

 

Frustrado el asalto al Palacio Presidencial por un grupo de 40 hombres con numerosas armas.

La Habana vivió ayer dos horas de intensa conmoción pública. La inquietud, la angustia y el sobresalto conmovieron durante esas, horas el ánimo colectivo. El Palacio Presidencial fue asaltado a las tres y veinte minutos de la tarde por un grupo de individuos, que portando ametralladoras, granadas de mano y pistolas, penetró de improviso por la puerta de la calle de Colón, sorprendiendo a los centinelas.

De los asaltantes seis lograron subir hasta la segunda planta donde tiene su despacho el Presidente de la República general Fulgencio Batista y Zaldívar, pero cerca del despacho, donde lanzaron una granada de mano, fueron muertos por la guardia. Los restantes, hasta quince o dieciséis, según los cálculos cayeron también fulminados, unos en la escalera que da a la calle de Colón y que comunica con los pisos  altos y los demás en la calle.

Al tiempo que este grupo asaltaba él Palacio Presidencial, —donde estaba el Presidente Batista, almorzando con su familia y con los ministros Santiago rey y Andrés Domingo— otro grupo asaltó la emisora Radio Reloj, en Radio Centro, y lanzó una proclama revolucionaria anunciando la muerte del Presidente Batista y la destitución del general Tabernilla. Se sobreentiende que el grupo que tomó la radioemisora Radio Reloj iba capitaneado por el presidente de la Federación Estudiantil Universitaria, José Antonio Echavarría, y el que asalto al Palacio, por el Dr. Menelao Mora Morales, ex representante a la Cámara. Ambos resultaron muertos por la fuerza pública.

Simultáneamente con el ataque al interior del Palacio, desde los edificios dominantes y cercanos, se inició un intenso tiroteo que duró hasta más de dos horas durante la tarde, especialmente desde el Palacio de Bellas Artes, donde muchos asaltantes se hicieron fuertes.

En seguida de producirse el ataque a Palacio se concentraron en esa zona, docenas de carros perseguidores de la Policía Nacional que iniciaron el contraataque. Después llegaron tanques desde la Ciudad Militar, cuyos disparos silenciaron los últimos reductos de los asaltantes.

Ya despejada la situación, el presidente Batista arengó a la tropa que defendió Palacio y calificó de dolorosos los sucesos, por tratarse en definitiva de sangre cubana derramada.

El número de muertos, hasta la hora del cierre y aun, cuando se ha dificultado la labor periodística de identificación por datos generales, se eleva a veinte cadáveres en el Necromio Municipal.

Cómo describe un reportero los sucesos.

Alrededor de las tres y media de la tarde, llegó a Palacio con objeto de redactar la información, nuestro compañero José Ignacio Solís, quien tiene a su cuidado el reportaje diurno de la mansión palatina. “Cuando había escrito ya media cuartilla –dice Solís-, recogiendo las noticias de la mañana, -mañana sin noticias- escuché un ruido en la puerta que se abre frente al parque Zayas, semejante al que produce una ráfaga de ametralladora de mano. Inmediatamente me refugié con otros reporteros en un lugar del salón de trabajo de los periodistas.

Seguida de las primeras detonaciones la balacera continuó de manera horrísona durante todo un cuarto de hora, sin interrupción. Se oyeron gritos cuyas palabras no se lograron descifrar. Y luego, y después,  nuevas descargas cerradas de ametralladoras de trípode, de antiaéreas, de ametralladoras de manos, de fusiles modernos de repetición, de pistolas y de revólveres. Cientos y cientos de tiros, que escuchaban aquí y allá y en todos los ángulos de Palacio, afuera y adentro, arriba y abajo.

Volvíase a escuchar un nuevo grito de ¡Viva Batista! Luego nuevas descargas. Algarabía. Voces de mando dadas con tono imperioso, casi delirantes. Nuevamente el espantoso fragor de las detonaciones. Otra vez cientos y cientos de tiros de armas de todos los calibres que la imaginación más fantasiosa pudiera imaginar.

Balas en el salón de Trabajo

En el salón de trabajo de los periodistas cómo penetraban las balas con su siniestro e inconfundible zumbido. Cal del techo y de las paredes del local caía al suelo con un sonido muerto y fofo escalofriante.

Renacía la calma unos segundos. Se escuchaban las voces de mandos con más claridad, y cuando todo parecía que se había terminado, de nuevo volvíase a escuchar el delirante y espantoso concierto de las detonaciones y de los gritos. Y otra vez un ¡alto al fuego! Y seguidamente la balacera in crescendo.

Escuchamos la voz de mando del comandante Serra, serena y marcial.

La voz del teniente Mario O´Farril, convincente y autoritaria. La voz de otros oficiales y la de los soldados. Cesaba el estruendo y volvían a producirse otra vez detonaciones de todos lados y de otro sonido que se nos antojó  eran –y luego lo comprobamos- de ametralladoras y fusiles  de los tanques, que desde otros Regimientos había llegado hasta Palacio para reforzarlo.

Así, entre la espantosa balacera que atronaba el espacio desde los cuatro ángulos de Palacio, así como desde las cuatro esquinas de la azotea, pasaron nada menos que dos horas y diez minutos.

Dos horas y diez minutos en un Infierno y lo que es peor aún, sin saber a ciencia cierta lo que en verdad pasaba en el interior de Palacio.

Batista arengó a la guarnición.

Después el general Batista, con su serenidad acostumbrada, arengó a la tropa palatina. Cuando los soldaos y policías y demás miembros de las Fuerzas Armadas lo vieron, lo vitorearon larga, cálidamente.

Fueron centenares los gritos ¡Viva Batista! La situación había sido dominada. Batista infundía,  con su presencia ánimo en la Guarnición que defendía a su persona, a la de su esposa – que en todo momento, alrededor de sus hijos, se mostró muy animosa y valiente- y al Palacio del Ejecutivo.

Cuando se produjo un poco de calma, cuando la acción ya estaba virtualmente terminada después de dos horas y diez minutos de agonía, los periodistas abandonaron su refugio, que en verdad era peor que un Infierno, porque allí ni se sabía nada, apenas se veía algo y nada, a fin de cuentas, se podía colegir sobre la acción que se sostenía afuera.

En el patio de Palacio se encontraba gran parte de la guarnición con sus armas en ristre, aún calientes y todavía humeantes. En la calle, los tanques, llegados desde los puestos estratégicos y desde Columbia, se apostaban en todas las esquinas y en todos los lados, soldados  con las armas dispuestos a repeler cualquier agresión que nuevamente se hubiera podido producir.

Conocimos después los reporteros, que el Palacio había sido atacado por unos cuarenta hombres  –así informó el parte oficial dado por el Departamento de Prensa- y que algunos llegaron hasta el segundo piso con la intención de dar muerte al presidente Batista, lugar este donde fueron recibidos por miembros de la guarnición que dominaron el ataque, no habiendo quedado nadie en la mansión presidencial que pudiera hacer daños a sus habitantes.

26Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\imaginarios no. 362 marzo\28.jpg  27Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\imaginarios no. 362 marzo\27.jpg
26. La labor de los camilleros fue rápida y eficiente. Hélos aquí en su arriesgada faena de ayuda a los heridos. 27. La Cruz Roja Cubana, enarbolando las banderas, se acerca para recoger a los heridos. Puede decirse que cumplió a cabalidad su humanitaria misión.

Tomado de Diario de la Marina, año 125, no. 63, La Habana, marzo 14, 1957. Fondos BNCJM

 

Homenaje al valor: 13 de marzo de 1957.

Lic. Mabiel Hidalgo Martínez

La fotografía y el cartel son expresiones gráficas que han ilustrado momentos importantes en la historia de Cuba. La representación de escenas, sucesos históricos, retratos de hombres y mujeres que dieron su vida por una causa, se revelan a través de las imágenes en papel, fuente documental para investigadores y estudiosos.

A través de fotos y carteles, los sucesos del 13 de marzo de 1957, encabezados por el entonces presidente de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) y secretario general del Directorio Revolucionario, José Antonio Echeverría Bianchi (1932 – 1957), evocan al recuerdo y tributo de sus artífices.

Descripción: José A
José Antonio Echeverría Bianchi (1932 – 1957)
Fototeca de BNCJM.

La lucha estudiantil contra la tiranía de Batista, se gestó desde la inteligencia y el valor de jóvenes que querían un futuro mejor para su tierra. Las nuevas vanguardias revolucionarias, tomaron el ejemplo de Julio Antonio Mella y de otros que cayeron en la lucha, para alzar la bandera ante las injusticias. La escalinata universitaria, las calles del Vedado, el busto de Mella, develado el 10 de enero de 1953, fueron escenarios de  los muchos discursos que pronunció Echeverría Bianchi.

Descripción: Mella Echeverría  

 

 

 

 

 

 


José A. Echeverría pronunciando un discurso, frente al busto de Mella.
Fototeca de BNCJM.

Descripción: calle L
  Protesta estudiantil en la calle L del Vedado, (José A. Echeverría a la derecha). Fototeca de BNCJM.

El 28 de enero de 1956, a pocos días de la huelga azucarera, se llevó a cabo una nueva demostración estudiantil ante la estatua de José Martí en el Parque Central de La Habana. A pesar de las amenazas de las fuerzas represivas de la tiranía, Echeverría encabeza la protesta atrayendo la acción de los esbirros policíacos que se le enciman mientras Juan Pedro Carbó corre en su ayuda (1).

Descripción: coronas fúnebres1
José A. Echeverría es detenido por la policía, 28 enero de 1956.
Fototeca de BNCJM.

El 13 de marzo de 1957,  los protagonistas del asalto al Palacio Presidencial y la toma de la Emisora Radio Reloj, derrocharon valentía y amor a la patria junto a su líder, José Antonio Echeverría. La caída en combate de José Antonio, luego de realizar el llamado revolucionario por la radio, en horas de la tarde de aquel día, quedó en la memoria de los participantes en la acción, así lo expresó Julio García Oliveras: “Profundas cicatrices dejaría la batalla. En medio de la noche todavía resuena en mi cabeza el grito “¡Matamos a Batista!”, huella imborrable de la frustración del histórico objetivo al que habíamos apostado nuestras vidas” (2).

Descripción: José A
José A. Echeverría, muerto en enfrentamiento con la policía, 13 de marzo de    1957. Fototeca de BNCJM.

La evocación de los sucesos del 13 de marzo de 1957, a través de los carteles, apoyó determinados acontecimientos de la Revolución a partir de 1959, ya sea en la educación de niños y adultos, las organizaciones políticas y de masas, etc. Rendir tributo a los hombres que organizaron y participaron en las sucesos, formó parte de la estética de varias obras realizadas por la Comisión de Orientación Revolucionaria (COR), principal productora de carteles con contenido político.

Descripción: CAR_2394
Cartel 2394, Sala de Arte, BNCJM.
13 de Marzo... Trato sencillamente de cumplir con mi deber, José A. Echeverría.
COR, 1971

Descripción: CAR_4243
Cartel 3085, Sala de Arte, BNCJM.
13 de Marzo. Es la acción del pueblo la que será decisiva para alcanzar el triunfo, José A. Echeverría. Dagoberto Marcelo Hernández. COR, 1973.

Descripción: CAR_3992
Cartel 2763, Sala de Arte, BNCJM.
13 de Marzo. Hacer justicia o morir por ella…
Echeverría del Pozo, E.
COR, 1972.

Descripción: CAR_4244
Cartel 3086, Sala de Arte, BNCJM.
13 de Marzo, un compromiso con el pueblo de Cuba: derrocar al tirano! Nuestro compromiso con el pueblo de Cuba quedó fijado...
La Habana,  COR, 1973.

Descripción: CAR_3459
Cartel 3459, Sala de Arte, BNCJM.
Forjándonos en el estudio, en el trabajo y en las tradiciones revolucionarias…
COR, 1974.

Descripción: CAR_5218
Cartel 4313, Sala de Arte, BNCJM.
La Educación es el futuro de las nuevas generaciones. Jornada Estudiantil 13 de Marzo...
Mario Sandoval Rodríguez.
COR, 1976.

La labor creativa de artistas de la plática, dibujantes, diseñadores, está presente en la colección de Carteles que posee la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí (BNCJM). La armonía lograda entre imagen y texto, cumple la función de estimular en la juventud el estudio de la historia y seguir el ejemplo de figuras destacadas.  

Descripción: CAR_4527
Cartel 3436, Sala de Arte, BNCJM.
Jornada Ideológica 13 de Marzo. La juventud presente.
Augusto González Costales, Camagüey,  UJC.

Descripción: CAR_4345
Cartel 4345, Sala de Arte, BNCJM.
Concurso 13 de marzo. Universidad de La Habana, 1975.

La sangre de José Antonio Echeverría y de sus compañeros caídos en la lucha, no fue en vano; a tono con su voluntad, señaló el camino de la libertad para quienes continuaron el proceso de liberación y constituye fuente de constante inspiración para los jóvenes cubanos del presente.

 

Bibliografía

(1). García Oliveras, J. José Antonio Echeverría: La lucha estudiantil contra Batista. La Habana: Editora Política, 2001.

(2). García Oliveras, J. Contra Batista. Memorias de un estudiante cubano. La Habana: Editorial de Ciencias Sociales, 2013,  p. 319.

Nuiry, Juan. ¡Presente! Apuntes para la historia del Movimiento Estudiantil Cubano. La Habana: Editora Política, 2000.

Morales, R. El cartel: protagonismo y vigencia. Revista La Jiribilla, Año Vll, 3–9 enero de 2009.

Recuperado de http://epoca2.lajiribilla.cu/2009/n400_01/400_02.html

 

Un acto valiente y audaz presente en nuestra filatelia

Por: Lucía Sanz Araujo

De la importancia conferida por la Filatelia cubana al asalto al Palacio Presidencial —acaecido el 13 de marzo de 1957— hecho heroico que el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, calificara como “una operación bien organizada, un acto de extraordinaria audacia y valentía”, dan fe las diversas emisiones conmemorativas puestas a circular por nuestra Administración Postal.

Ellas —no exageramos— han recorrido todo el mundo y llevado a los cinco continentes mediante sus imágenes la acción emprendida por el Revolucionario fin de decapitar a la tiranía que ensangrentaba a Cuba.

Como es conocido, el líder estudiantil José Antonio Echeverría, al frente de dicha agrupación, fue su organizador. Esta comprendía la ocupación de Radio Reloj, la toma de la Universidad de La Habana, la irrupción en cuarteles y el cierre de las comunicaciones. Mediante esta acción en la ciudad, los jóvenes cooperaban con los guerrilleros que combatían en la Sierra Maestra.

El año 1963 marca la andadura en el universo filatélico de una efeméride dela  cual conmemoramos ahora seis décadas. Así, el 13 de marzo de ese año vio la luz Sexto aniversario del ataque al Palacio Presidencial, integrada por tres piezas, con valores faciales de 9, 13 y 30 centavos; dentado 12.5; filigrana R de C; una tirada de 200 000 ejemplares; y diseño de Leandro Contreras.

¿Los motivos? Una escena del asalto (9 centavos); las efigies de Juan Pedro Carbó Serviá, Joe Westbrook, José Machado —Machadito— y Fructuoso Rodríguez (13 centavos); así como José Antonio Echeverría y Menelao Mora Morales ( 30 centavos).

Cuatro meses después, exactamente el 26 de julio, apareció 10mo aniversario de la Revolución* (formada por siete valores). También con diseño de Leandro Contreras, recrea en el sello de 2 centavos —con tonalidades castaño rojizo y azul—, la incursión de los jóvenes combatientes en la guarida del dictador Fulgencio Batista.

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\Marzo\Lucía Zans\FOTO 2.jpg
Observe el cuidadoso trabajo de ilustración en la pieza de 2 centavos de 10mo aniversario de la Revolución.

Desde el punto de vista de su ejecución, dicha pieza resulta muy superior en cuanto a composición, riqueza de elementos representados, y una cuidadosa realización. Fueron confeccionadas 1. 250 000 estampillas

En sentido general, los sellos dedicados a rememorar las acciones del 13 de marzo se han limitado a reproducir el rostro de José Antonio, el de otros asaltantes, el emblemático edificio —hoy sede del Museo de la Revolución— y la furgoneta de la empresa Fast Delivery, donde iba el grueso de los combatientes. Puede comprobarlo si revisa un catálogo dedicado a la mayor de las Antillas.

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\Marzo\Lucía Zans\FOTO 1.jpg
Página de catálogo de sellos cubanos donde aparece la primera emisión dedicada a la epopeya del 13 de marzo de 1957.

Un vuelo mayor adquiere, en nuestro concepto, XX aniversario de los mártires de la Revolución, que iniciara su andadura el 2 de diciembre de 1977, cuya pieza de 20 centavos presenta una alegoría. Realizada por Guillermo Menéndez, uno de los más sobresalientes creadores de la etapa revolucionaria, constituye un excelente ejemplo de diseño comunicacional.

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\Marzo\Lucía Zans\IMG_021.jpg
En ocasión del 495 aniversario de La Habana el Correo cubano puso a la venta una colección de 20 tarjetas postales prepagadas, una de ellas presenta, en el Museo de la Revolución, la furgoneta donde iba el grueso de los jóvenes asaltantes.

Quienes deseen emprender una colección temática sobre la fecha que nos ocupa pueden incluir piezas —no solo sellos sino además tarjetas postales, aerogramas, cartas circuladas…— donde aparezcan tanto los héroes y mártires de la hazaña como edificaciones, monumentos vinculadas al hecho como tal o a sus principales protagonistas.

Muestra de ello es, también de Menéndez, Revolución técnica, puesta a circular el 31 de marzo de 1965. Su valor de 3 centavos reproduce una vista aérea de la Ciudad Universitaria José Antonio Echeverría, conocida popularmente como CUJAE, en las afueras de La Habana, inaugurada el 2 de diciembre de 1964, una de las mayores y más importantes obras constructivas realizadas en Cuba después del triunfo revolucionario.

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\Marzo\Lucía Zans\FOTO 3.jpg       Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\Reina\GESTION DE INFORMACION PARA LIBRINSULA\Librínsula\Imaginarios 2017\Marzo\Lucía Zans\FOTO 5.jpg
La Ciudad Universitaria José Antonio Echeverría (CUJAE) en dos piezas. Casi cinco décadas las separan en el tiempo.

Imágenes del  archivo de la autora.

No consideramos que el tema que nos ocupa esté agotado, solo los artistas deben buscar nuevas aristas, nuevos elementos que perpetúen para la historia ese “acto de extraordinaria audacia y valentía

 

* Referida al Asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, en Santiago de Cuba y Bayamo, respectivamente.

 

Del lenguaje filatélico

Dentado: Perforación que poseen los sellos entre sí y que facilita su separación. Suele indicarse por el número de orificios contenidos en dos centímetros, se señala primero la medida horizontal y luego la vertical cuando la pieza tiene los cuatro márgenes dentados. Se mide mediante un instrumento llamado odontómetro.

Emisión: Sello o grupo de sellos impresos con un mismo diseño y/o motivo puestos a circular en la misma fecha.

Facial: Precio escrito en los sellos y hojas bloque. Cubre las tarifas postales y es el de venta en las oficinas de correos. Se expresa en la moneda del país emisor.

Filigrana: Marca de agua en el papel sobre el que se imprime el sello. Se utiliza como una forma de evitar las falsificaciones.

Valor facial: Facial.