Un libro necesario para la preservación documental en Cuba

Por Lic. Yorlis Delgado López

 “La gestión sostenible de un laboratorio de restauración: El Archivo Nacional de Cuba”,  obra bajo la autoría de Inés Alejandra Baró Valle, constituye ya, uno los libros imprescindibles generados por la ciencia en torno a la bibliotecología, la archivística y la Preservación Documental en Cuba.

<< Caratula del libro “La gestión sostenible de un laboratorio de restauración: El Archivo Nacional de Cuba”.

El libro, publicado por la editorial española TREA, es un reflejo de las vicisitudes y asperezas por la búsqueda de materiales e insumos en la gestión del Laboratorio de Restauración del Archivo Nacional de Cuba, ante una realidad cada vez más ignota. Es una muestra de lo que han sido capaces de hacer los cubanos después de 1962, fecha en que fue aprobado el bloqueo contra Cuba.

Sin ánimo de volver a relatar las intrínsecas batallas de Inés junto a su colectivo,  veamos por qué esta publicación es de tan significativo valor.

En un primera parte se relata la importancia que tenido para una institución cubana el programa de conservación documental. Desde una mirada integral  este plan permitió analizar, diagnosticar y luego restaurar aquellos documentos históricos más deteriorados por el tiempo y factores externos.

A continuación valora como desde una visión de centro rector metodológico, el laboratorio de restauración del Archivo Nacional, ha influido en la preparación y actuar de sus similares en la red cubana de archivos. Es muy interesante las alianzas logradas en pos de una meta común: restaurar y digitalizar los registros históricos.

Luego con una visión sensible retoma algunos aspectos relativos a la preparación del personal que no por reiterativos dejan de ser importantes. La capacitación   del personal, ha creado las capacidades necesarias, para que aún en la insipiente escuela cubana de archivística, la restauración tenga un lugar a destacar.

Mediante dos casos estudios, finalmente, Baró nos detalla las acciones emprendidas para salvar la documentación de determinados fenómenos.  Sin lugar a dudas esta documentación se hubiese perdido sino hubiese la preparación y la inteligencia para gestionar recursos alternativos.  La primera encaminada a salvar un material afectado por un incendio. Los procesos a que fue sometido este,  la restauración y luego  la encuadernación son algunos de los detalles.

El segundo: un caso estudio de un plano muy deteriorado por el destructible tiempo.  El estudio inicial, la limpieza mecánica, y la restauración son algunos de los pormenores que nos muestra.

Este libro es en esencia y más allá de su valor científico, una oportunidad de ver reflejados en un texto, una parte de la de esta leyenda poco estudiada y que vivimos cada día sin darnos cuenta de su esencia: somos parte de la construcción diaria de la historia.

Para los que no nacieron en Cuba da una luz de lo que se puede hacer sin recursos. Gestionar un laboratorio de restauración en medio de escases extrema de recursos y tener excelentes resultados no es cosa fácil. Recordemos el valor casi exuberante de los materiales que se emplean en un laboratorio donde se restauran documentos.

Un aparte para Inés Baró, una institución cubana en materia de preservación documental, miembro de la junta directiva de la Sociedad Cubana de Ciencias de la Información, una persona sencilla, estricta al habla pero con un amor indisolublemente ligado con su vida Ciencias de la Información. Más de cuarenta años y único centro laboral,  cuentan en su hoja de servicios  como uno sus principales méritos. Una vida entera dedicada a una actividad con resultados científicos y una preparación espléndida que ha compartido con sus pupilos.

En fin si pudieran calificar el libro con una palabra fuera dedicación o quizás fuera amor que es el único término con que puede describir la proeza de sobrevivir.

Colectivo de restauradores del Archivo Nacional. Al frente Inés Baró Valle. >>