*El teatro Biblioteca Ambulante ha salido con su bagaje artístico en la primera etapa a Pinar del Río

Una escena de la obra «Volvamos al Campo», de Milanés, puesta en acción por el cuadro dramático que integra el personal del Teatro-Biblioteca del Purblo, creado por el Consejo Corporativo de Educación, Sanidad y Beneficencia

En la mañana de ayer, ha salido rumbo a la Provincia de Pinar del Rio. una verdadera embajada de cultura: la que constituye el «Teatro Bi­blioteca Ambulante» del Consejo Cor­porativo de Educación, Sanidad y Beneficiencia, plausible iniciativa del Coronel Batista, presidida por el Teniente Corone1 doctor Aristides de Quesada.

La tarde anterior en el propio pa­tio del Consejo Corporativo, se efectuó una representación de carácter privado ante el distinguido militar y los funcionarios y empleados de ese Consejo para hacer una demostración de las posibilidades escénicas del Teatro. Estaban presentes, con el Teniente Coronel Sosa de Quesada, El Presidente del Instituto Civico Mili­tar, capitán doctor Juan Abascal Hernández; el Dr. Rafael R. Crespo, al­to funcionario del I.C.M.; el doctor Diego Sosa de Quesada; el Presidente de la Corporación Nacional de Asistencta Pùblica, Comandante doc­tor Julio Arguelles; el Dr. José Ma­nuel Rodríguez, Asesor Legal del Consejo; el Comandante Eduardo García Porras-Pita, Tesorero de esa Institución y otras distinguidas personalidades.

Qué significa el Teatro-Biblioteca

Tuvimos la ocasión de hablar breves palabras con el teniente Coronel Dr. Sosa de Quesada, quien, a nuestras preguntas acerca de la obra bajo tan felices auspicios, nos dijo lo siguiente

—La iniciativa de instituir el Teatro-Biblioteca del pueblo responde al programa de finalidad básica que aspira a realizar el Consejo Corpora­tivo de Educación, Sanidad y Bene­ficencia. Viene a añadir una funda­ción más a las que ya, creadas, man­tenidas y servidas por él, son testi­monio de su deseo de esparcir por toda la República, y al alcance de  todo el pueblo de Cuba, los provechos  de la cultura y los deleites del espíritu a que tiene derecho todo ciudadano.

El Teatro-Biblioteca del Pueblo es un primer paso en un camino que habrá de ser extenso, para que hasta los más lejanos caseríos lleguen el libro y la escena en cumplimiento de aquel deber de solidaridad social, de espiritual asistencia que el Consejo Corporativo de E. S. y B., inscribe entre los más apremiantes en el vasto conjunto de su programa misional.

En su actuación, el Teatro-Biblioteca del Pueblo abarcará también las zonas y sectores escolares, aportando su labor educacional y estética al      mejor cultivo de una infancia que  ha de ser en el futuro cubano la continuadora de una obra de liberación espiritual iniciada en nuestro tiempo.

Se trata, por tanto, de algo que no puede inscribirse en el sector puro y escueto de una labor estética, sino que está proyectado hacia derivaciones docentes y sociales al servicio de un mejoramiento colectivo.

*Tomado de Diario de la Marina, 22-6-1940, p.12 (cortesía del colaborador Abel Molina)