La trova y los trovadores en la obra de Alberto Muguercia. Un acercamiento historiográfico.

En conmemoración del aniversario 30 de su fallecimiento.


Por Roger Cantero Gómez

La trova como forma especial de expresión de la música cubana, y el aniversario 150 del natalicio del maestro Sindo Garay, han sido motivo de celebración durante todo el año por parte de las instituciones culturales, ejemplo de ellos fueron las actividades desarrolladas en el marco de la XXI Feria Internacional Cubadisco 2017, incluyendo el Simposio Internacional, realizado en el Centro de Investigación y Desarrollo de la Música Cubana.

La Biblioteca Nacional de Cuba José Martí, se une a esta celebración y además conmemora los 30 años del fallecimiento del investigador musical Alberto Muguercia (1928-1987), quien desde el Departamento de Música de nuestra institución fue gestor de una intensa labor de promoción y divulgación de la trova y los trovadores cubanos.

Muguercia, mantuvo una relación de amistad con muchos de los trovadores de su natal Santiago de Cuba, y otros que posteriormente participaron en la famosa peña de Sirique, en La Habana. Aspectos que le valieron para realizar lo que el llamo su “archivo de la palabra”, más de 300 cintas magnetofónicas que hoy atesora la Biblioteca, donde se conservan todos los testimonios que obtuvo durante todos sus años de trabajo, brindados no solo por trovadores y soneros, sino por importantes músicos cubanos y otros que desde sus localidades desplegaron un importante trabajo cultural comunitario.

Estas grabaciones, fueron el punto de partida para muchos de sus textos publicados y otros que hoy permanecen inéditos, todos estructurados sobre la base de una construcción histórica testimonial, donde el autor transcribe al entrevistado en primera persona y después hace los ajustes y las aclaraciones históricas necesarias, o narra las experiencias trasmitidas por sus entrevistados.  Esto le permitió desarrollar un método de historia oral que podemos decir caracterizó su obra escrita. Por otra parte, publicó textos donde expone sus consideraciones sobre los diferentes géneros de la música cubana en especial la trova y el son, ejemplo de ello es el artículo científico: “Teodora Ginés ¿Mito o realidad histórica?” (1), que le valió el Premio de Musicología, “Pablo Hernández Balaguer”, en 1975, en la categoría ensayo sobre música, donde hace referencia a trovadores del siglo XIX, apoyándose en  indagaciones documentales y testimonios brindados por músicos longevos.

En 1975 publica en la revista Bohemia, “Canto Perenne de Victorias” (2), siendo coautor el periodista Juan A. Pola. Se trata de un estudio histórico sobre la canción patriótica cubana y en particular los himnos, donde trovadores en su papel de compositores e intérpretes de este tipo de obras desempeñan también un importante rol.

En el estudio sobre el son, Muguercia necesariamente indaga sobre los trovadores, debido a que en oriente era usual que los músicos populares se desdoblaran según la necesidad, motivación y el contexto. Es por ello que aparecen referencias a varios de estos músicos en diferentes textos como por ejemplo: “El son, ese viejo travieso y saltarín” (3), del año 1979, donde se explica el surgimiento del son y sus primeros cultores, muchos de ellos con numerosas composiciones de trova tradicional; “Estribillo copla y poesía en el son cubano” (4), donde se analizan las estructuras de los textos del son y la trova, publicado en 1980; “El son Guantanamero: sus orígenes y fundamentos” (5), publicado en la revista Bohemia,1983, profundiza en los cultores de esa provincia desde mediados del siglo XIX hasta la actualidad. “Músicos santiagueros del siglo XIX” (6), publicado en la revista Santiago, de la Universidad de Oriente en 1987, es en nuestra opinión uno de los estudios más rigurosos de la música santiaguera de esa fecha, conformando uno de los capítulos del libro Música en Santiago de Cuba, que el autor no pudo publicar, se mencionan trovadores tan importantes como Ramón Ivonet, Fermín Castillo, Alejandro Viám, Nicolás Camacho, Toñé Torres entre otros.

Destacados trovadores a los que se hace referencia en estos textos son: Augusto Vicente Stayners, Nicolás Camacho, Juan Limonta, Pablito Armiñán, Manuel Limonta, Eulalio Limonta, Juan de Dios Hechevarría, Ignacio Bombú, Ángel Martínez, Alberto Aroche, Ñico Escudero, Gerardo Caballero, Elpidio Mancebo y muchos otros, que aunque tuvieron una notable incidencia en la conformación y trasmisión del género, tuvieron una menor cantidad de obras compuestas.

Sobre la obra del destacado trovador y sonero Miguel Matamoros, el investigador Alberto Muguercia, escribió cinco artículos, el primero, ya mencionado, en el año 1967, posteriormente publica en 1975 los artículos: “El Trío Matamoros” (7), en la revista Verde Olivos; “Los tres son de la loma, en el 50 aniversario del trío matamoros” (8), revista Bohemia; “Matamoros: un firme obstinado” (9), revista Signo. En 1987 la revista guantanamera El Mar y la Montaña,  da a conocer el texto: “El que siembra su maíz, que se coma su pinol” (10). Con este trabajo el autor, cierra un ciclo dedicado a Matamoros que lo acompañó hasta su fallecimiento en el propio año.

Los trabajos en publicaciones periódicas, sobre trovadores, continúan con la obra del músico Rosendo Ruiz, saliendo dos textos en la revista Bohemia, el primero en 1975 titulado “Noventa años de Rosendo Ruiz” (11), y diez años después en 1985 da a conocer, “Si algo fui, se lo debo a mi pueblo. Sobre Rosendo Ruiz, el trovador” (12), texto que el propio Muguercia denomina como entrevista-testimonio, siguiendo su propia línea de trabajo investigativo, transcribiendo los contactos que tuvo con el afamado músico. Debemos resaltar la nota escrita para el programa musical dedicado a este autor realizado el 13 de marzo del propio año 1985, en la Biblioteca Nacional José Martí, “Rosendo Ruiz Suarez: Actividad Musical”.

“La sublime ilusión de Salvador Adams” (13), es el artículo dedicado a otro de los más importantes trovadores del oriente cubano. Publicado en la revista Bohemia, en el año 1986, trata sobre la vida, obra y la labor de formación de trovadores santiagueros que tuvo este compositor.

Aunque la mayor parte de la obra musicológica de Alberto Muguercia, es conocida a través de las publicaciones periódicas, organizó en la Biblioteca Nacional, un compendio de libros de textos sobre música con un marcado carácter didáctico e informativo, para los jóvenes lectores que tituló: Serie Nuestros Autores. Tuvo muy pocos ejemplares, ya que los textos salieron mecanuscritos por la propia institución, solo se publicaron tres números de la serie, dos de ellos bajo la autoría de Muguercia,  dedicados a la trova cubana: Sobre Graciano Gómez y su música (14),de 1981 y Algo de la trova en Santiago (15),publicado en 1985. En el primerose expone la vida, obra, catálogo de composiciones y discografía del trovador y en el segundo se exponen crónicas sobre los trovadores: Pepe Sánchez, Sindo Garay y Alberto Villalón; y se ofrecen los testimonios recogidos de los compositores: Rosendo Ruiz, Emiliano Blez, Miguel Matamoros y Salvador Adams. En todos los casos muestran un catálogo de obras e ilustraciones.

       

Sobre la trova, Alberto Muguercia, dejó manuscritos esperando por su publicación en el fondo homónimo de la Biblioteca Nacional, donde podemos encontrar textos como: La Música en Santiago de Cuba, Los siete grandes de la trova santiaguera, Ambiente y órbita del Trío matamoros (16), Iconografía del Trío Matamoros y El Son en Santiago de Cuba. (17).

Para la promoción de la trova tradicional y la nueva trova, creó desde el año 1972 y hasta su fallecimiento, diferentes ciclos de conciertos que se efectuaban en el teatro de la BNJM y otras instituciones. A estos espacios los denominó Ciclo Nuestros Autores, que alternó con los ciclos del son, ciclos del danzón, entre otros. En estos programas, se realizaron conciertos en homenaje a muchos trovadores con larga trayectoria. los cuales eran invitados y otros intérpretes entonaban sus obras o se conmemoraban los aniversarios de natalicio o fallecimiento. Siempre resultaban conciertos didácticos de mucha aceptación por parte del público y los trabajadores de la Biblioteca. Es interesante la cantidad de información que aportan los programas y sus notas no sólo escritos por Muguercia, sino por destacados investigadores como Odilio Urfé, Ezequiel Rodríguez, Carlos Fariñas, Zoila Lapique, Juan A. Pola, entre otros.

El autor Sindo Garay, El trio matamoros, Rosendo Ruiz, Graciano Gómez y Alberto Villalón, son los más recurrentes en las dedicatorias de estos programas.

A principios de la década del 80 del pasado siglo, se celebraron seminarios del son, que se alternaban las sedes en las diferentes provincias del oriente, en el Centro de Investigación y Desarrollo de la Música Cubana, CIDMUC, se encuentran las transcripciones de los debates sobre el son y la trova donde Muguercia, junto a destacados musicólogos y cultores opinan sobre el decursar de estos géneros.

La nueva trova no quedó fuera de las investigaciones de Muguercia, publicando en noviembre de 1982, por la revista Bohemia el artículo: “De Guantánamo bajó el changüí” (18), dedicado al entonces joven trovador Lorenzo Cisneros Hernández.  Es en esos años donde comienza sus vínculos con los intérpretes de este género logrando invitar a la Biblioteca Nacional, a un número importante de ellos donde ofrece conferencias y conciertos. En el documental realizado por Luis Felipe Bernaza “De dónde son los cantantes”(19), del año 1977, se observa con un grupo de trovadores como Noel Nicola, Pablo Milanés entre otros, impartiendo una de sus conferencias sobre la trova tradicional en los espacios de la Casa de las Américas, cuna de la nueva trova cubana. En esta cinta, Muguercia,  en su papel de asesor es entrevistado en varias ocasiones argumentando según sus criterios el surgimiento del son y la trova tradicional en oriente y cuáles son las obras más conocidas de las diferentes figuras representativas de ambos géneros.

En 1986, Octavio Cortázar, estrena el documental: En Guayabero mamá… (Me quieren dar) (20), con la asesoría de Muguercia y Helio Orovio, sobre la vida y obra de Faustino Oramas, ahí además de las entrevistas a los especialistas salen jóvenes intérpretes de la nueva trova realizando su homenaje al bardo oriental.

Es imposible resumir toda la acuciosa obra que Alberto Muguercia desarrolló en la promoción de la música cubana desde su espacio en la Biblioteca Nacional José Martí, pero sirva este acercamiento para motivar a nuestros lectores a la búsqueda de estos trabajos que son una joya de la historiografía musical cubana y fiel homenaje a nuestra trova y sus cultores.

 

Notas

(1) Muguercia, Alberto: «Teodora Ginés ¿mito o realidad Histórica?», Revista de la Biblioteca Nacional José  Martí,  [La Habana], 3ra época vol. XIII, 62 (3): 53-86; septiembre-diciembre de 1971, contiene 2 ilustraciones.

(2) Muguercia, Alberto / Juan A. Pola (Coautor): «Canto Perenne de Victorias», Bohemia, [La Habana],  67 (30): 10-13; 25 de julio de 1975, contiene 6 ilustraciones.

(3) Muguercia, Alberto: «El son, ese viejo y travieso saltarín», Revolución y Cultura [La Habana],  82: 51-55; junio de 1979, contiene 5 ilustraciones.

(4) Muguercia, Alberto: «Estribillo Copla y Poesía en el Son cubano», Bohemia [La Habana],  72 (13): 10-13; 28 de marzo de 1980,  7 ilustraciones.

(5) Muguercia, Alberto: «El son Guantanamero: sus orígenes y fundamentos», Bohemia [La Habana], 75 (26): 16-19; Junio de 1983, contiene 5 ilustraciones.

(6) Muguercia, Alberto: «Músicos santiagueros del siglo XIX», Santiago, Revista de la Universidad de Oriente, [Santiago de Cuba], (66): 67-68; septiembre de 1987.

(7) Muguercia, Alberto: «El Trío Matamoros», Verde Olivo, [La Habana], 17 (20): 58;  18 de mayo de 1975, contiene 2 ilustraciones.

(8) Muguercia, Alberto: «Los tres son de la loma, en el 50 aniversario del trío matamoros», Bohemia,  [La Habana], 67 (21): 10-13; 23 mayo 1975, contiene 6 ilustraciones.

(9) Muguercia, Alberto: «Matamoros: un firme obstinado», Signos, Biblioteca Martí, [Santa Clara], (17): 160-207; mayo-diciembre de 1975, contiene 11 ilustraciones.

(10) Muguercia, Alberto: «El que siembra su maíz, que se coma su pinol»,  El Mar y la Montaña [Guantánamo], (1): 40-41; 1987.

(11) Muguercia, Alberto: «Noventa años de Rosendo Ruiz», Bohemia [La Habana], 67 (39): 27; 26 septiembre de 1975, contiene 2 ilustraciones.

(12) Muguercia, Alberto: «Si algo fui, se lo debo a mi pueblo. Sobre Rosendo Ruiz, el trovador», Bohemia [La Habana], 77 (12): 16-19; 22 marzo de 1985, contiene 5 ilustraciones.

(13) Muguercia, Alberto: «La sublime ilusión de Salvador Adams», Bohemia [La Habana],  78 (12): 16-19; 21 marzo de  1986, contiene ilustración.

(14) Muguercia, Alberto: Sobre Graciano Gómez y su música, Biblioteca Nacional Jose Marti, Serie Nuestros Autores 1, La Habana, 1981. 63 p.,  ilustraciones.

(15) Muguercia, Alberto: Algo de la trova en Santiago, Biblioteca Nacional Jose Marti, Serie Nuestros Autores 3, La Habana, 1985. 170 p.,  ilustraciones.

(16) Forma parte de la bibliografía citada del artículo: «El que siembra su maíz, que se coma su pinol», ob. cit.

(17) Uno de sus capítulos fue publicado por el autor con el título «Estribillo, Copla y Poesía», ob. cit.

(18) Muguercia, Alberto: «De Guantánamo bajó el changüí», Bohemia [La Habana], 74 (47): 23; 19 de  noviembre de 1982, contiene ilustración.

(19) Bernaza, Luís Felipe (Dirección): De donde son los cantantes, Documental, 35 mm. Color, 32 min., Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica, [La Habana], 1977.

(20) Cortázar, Octavio (Dirección): En Guayabero mamá… (Me quieren dar). Documental, 35 mm. Color, 31 min., panorámico, Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográfica, [La Habana], 1986.