Celebran X Seminario Internacional de Latinoamericanistas (SICLA)

  Por Astrid Barnet

Los ideales educativos en Latinoamérica, fue el tema central abordado durante el X Seminario Internacional de Latinoamericanistas (SICLA), efectuado en la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana (UH), el que reunió a renombrados académicos e investigadores de Colombia, Ecuador, México, Chile, Perú, España y Cuba, como país sede en esta oportunidad.

“Este eveLatinoamericanistas celebrado en la Universidad de Sevilla, durante el pasado año, y al cual fui invitadonto es producto de mi participación durante el Noveno Seminario Internacional de por el profesor y catedrático español doctor Jacinto Choza.

A partir de aquel contexto se produce un reclamo por parte de todos sus asistentes con vista a celebrar el décimo encuentro de SICLA acá en La Habana, algo que ha sido de gran satisfacción para todos.

En esta reunión hemos discutido aspectos esenciales referidos a la sociedad y educación actuales, y su complejidad cultural para Latinoamérica. Al mismo tiempo tendrá un añadido –algo de lo cual han estado exento los anteriores encuentros--, y es que será publicado un libro inclusivo de las conferencias de cada uno de los académicos participantes gracias a la Editorial Tema, dirigida por el catedrático español Jacinto Choza”, expresó a este sitio web el profesor universitario cubano Ernesto Sierra.

Así, y entre los aspectos más relevantes dictados por algunos conferencistas, no pudo faltar la imagen, pensamiento pedagógico y cultural de nuestro José Martí. Al respecto, entre los temas tratados estuvieron: José Martí, vigencia de su ideario cultural, a cargo del doctor Roberto Fernández Retamar, Profesor Emérito de la UH y presidente de la Casa de las Américas y quien tuvo a su cargo la apertura de dicha reunión;  Las relecturas martianas de Roberto Fernández Retamar, a cargo de la licenciada María Elena Capó; Ideal educativo de José Martí en La Edad de Oro, de la Dra. Carmen Suárez, del Centro de Estudios Martianos y Las experiencias del Seminario Martiano, expuesta por la profesora de la UH Dra. Ana Cairo Ballester.

Igualmente, temáticas muy actuales de la realidad latinoamericana estuvieron a cargo de connotados académicos de este continente y de España como fueron, entre otros: el doctor Jacinto Choza (Universidad de Sevilla, España), con Ideales educativos y fracaso escolar en España; Dr. Víctor Hugo Gómez (Universidad Pontificia Bolivariana, Medellín, Colombia), con La educación en tiempos de tecnociencia: los retos de la educación en el mundo del mercado; la Dra. Martha Betancourt, (Universidad de Caldas, Colombia), con Hacia una educación en el reconocimiento; dr. Jaime Peire (Universidad Nacional Tres de Febrero, Argentina), con Manuel Belgrano contra la opresión: ideales educativos revolucionarios de la ilustración rioplantense; dra. Ananí Gutiérrez (Universidad Católica de Santa María, Perú), con Ética, valores y educación; Msc. Aldemar Giraldo (Universidad de Málaga, España), con La educación para la paz; una apuesta en Colombia, y el Msc. Fernando Rojas (Instituto de Investigaciones Culturales Juan Marinello, Cuba), con Experiencias de formación política en el Frente Farabundo Martí, de El Salvador.

Igualmente y, en breve contacto con este sitio web la Msc. Kirenia Rodríguez, de la UH, y al frente como moderadora del panel Pensamiento e ideales educativos en la Era de la Tecnología, afirmó que “entre los temas actuales muy recurrentes está el de la violencia, cómo está se construye y vende. Es la violencia un recurso de las industrias culturales, porque no sólo se está observando a partir de los medios, de la información que se ofrece sobre América Latina, sino también a partir de las series televisivas, telenovelas, música, souvernirs diversos…En suma, a partir de todo un universo audiovisual que se construye para la realización de la imagen final de un país. Diría que esta relación de violencia cultural es de profundo interés analizarla porque implica la necesidad de la preservación de nuestras reales identidades como latinoamericanos y caribeños”.

Por su parte la dra. Sonia Almazán, de la UH, y moderadora del panel Cultura para nuevos modelos de pensamiento en América Latina y el Caribe, enfatizó en que “fenómenos como el fracaso escolar no sólo atañen a España, a Europa o a un régimen social determinado, sino que también es un problema de la sociedad del siglo XXI. Son problemas que superan todo ello. En Cuba también tenemos igual situación. El problema radica en que la enseñanza gratuita, como derecho ciudadano y hasta una edad determinada, abre un fenómeno a la sociedad, y es aquel en que tienes más personas educadas de alguna manera, en relación con posibilidades de emplearlas. Las políticas debieran orientarse mucho más a la forma, pues nuestra sociedad está deformada. ¿En qué sentido? Se supone que donde existan cinco ingenieros, deben existir cuarenta técnicos medios u obreros y técnicos calificados, que no sean graduados universitarios o que no necesitaran llegar a serlo. Por lo tanto, los déficits no están en los ingenieros –quienes terminan conduciendo un taxi--, sino en el técnico medio o del obrero que debe hacer la reparación de ese auto. Incluso los propios padres no tenemos la educación ni la prevención de destacar la importancia que tiene ser obrero o técnico. Erróneamente la importancia radica en graduarse como bachiller y más tarde como universitario. Una aspiración muy justa, pero no todos poseen iguales capacidades para llegar a tales niveles de preparación profesional. Y si no analicemos el balance de ingresos/egresos en nuestras universidades…¿Cuántos no se quedan a mitad del camino? Mercado laboral y formación profesional son cuestiones fundamentales al respecto. En el caso de Cuba se ha llegado a un grado de escolarización y de educación ciudadana que sobrepasa las posibilidades reales de absorber personas. El caso latinoamericano es diferente escenario al nuestro en el que hemos pasado por situaciones económicas y políticas muy intensas durante los últimos cincuenta años. En América Latina existe una gran pobreza, donde los pobres no hallan vías y es por ello que recurren a la droga como la manera más fácil de negocio de subsistencia o de obtener dinero fácil hasta terminar en algún establecimiento penitenciario.

Para la profesora colombiana Martha Betancourt, “la educación es un bien inapreciable, como proceso civilizatorio que nos acerca aún más como hombres y mujeres cultos. También todo esto radica en que la educación en América Latina constituye un proceso muy difícil y complejo, que requiere esfuerzos y mucha disciplina. Convocar a los jóvenes a que accedan a la educación en nuestro continente es algo realmente difícil. Considero que la educación en cada época debe tener un sentido y significado. Aunque ambos cambian con el tiempo. Este es un problema humano acerca del cual cada uno de nosotros aprendemos. Nos inquieta saber que nuestros jóvenes no quieran participar en este proceso educativo con vista a contribuir a mejorar las condiciones de vida del individuo y familia. En Colombia, los jóvenes son bastante inquietos, nos interesa mucho la educación como vehículo para mejorar sus condiciones de vida. En este sentido en mi país existen dos vías: mediante la educación o la obtención del dinero fácil (droga, prostitución...). En eso estamos los educadores colombianos, en una confrontación sumamente difícil, pero cuyo camino siempre será el primero: la educación, pero también educar a los jóvenes para que tengan sueños, ideales, en socializarlos para que lleguen a ser mejores seres humanos y ciudadanos; formarlos en el reconocimiento, en el arte, la literatura, la historia…disciplinas que les permitan la realización de sus sueños”.

Seminario Internacional de Latinoamericanistas (SICLA), relevante escenario académico para la disertación y profundización de los problemas de nuestra América y de las vías para hacer de este otro lado del mundo imperio de honor y esperanza, pues en relación con el tema central de éste, su décimo encuentro sobre Los ideales educativos en Latinoamérica:

“Ni ¿en qué tierra puede tener un hombre más orgullo que en nuestras repúblicas dolorosas de América, levantadas entre las masas mudas de indios, al ruido de pelea del libro con el cirial, sobre los brazos sangrientos de un centenar de apóstoles?” (1) Además de que “(…) El fin de la educación no es hacer al hombre nulo, por el desdén o el acomodo imposible al país en que ha de vivir, sino prepararlo para vivir bueno y útil en él” (2).

 

(1) José Martí. Obras Completas. Nuestra América, El Partido Liberal de México. Enero de 1891. T. 6, p. 15-23.

(2) José Martí. Obras Completas. Revista La América, octubre de 1883, T. 5, p. 101.