Memoria y visualidad en Sobre una Palma Escrita: la impronta de Perfecto Romero y Generoso Funcasta

  Por Amado René del Pino Estenoz

El espacio «Sobre una palma escrita» que organiza la Sala Cubana de la BNCJM ha divulgado en sus últimas ediciones, el valor y la diversidad de los documentos visuales ―fotografías, mapas y grabados― que la Biblioteca custodia. Aunque los fondos patrimoniales de la Colección abarquen un cúmulo considerable de manifestaciones de la cultura escrita, como folletos, periódicos, revistas y manuscritos; las expresiones de las artes visuales y cartográficas, son imprescindibles para reconstruir la memoria histórica y cultural de la nación.

            En mayo de 2017 «La Palma» había convocado al investigador Carlos Venegas para su disertación sobre los testimonios visuales de la Toma de La Habana por la armada inglesa. Venegas insistió en aquella ocasión sobre la riqueza estética y sociocultural de los grabados tomados in situ por el ingeniero Elias Dunford, que recrearon para las venideras generaciones los ámbitos urbanos, marítimos y agrarios de la capital cubana durante el siglo XVIII. El historiador del arte llegó a confesar a los presentes, cuánto han tributado sus estudios sobre Dunford, a su proyecto personal sobre la sociedad ilustrada habanera en la época de los primeros gobiernos borbónicos.

            Recientemente, el 19 de octubre de 2017 se coordinó la más reciente edición de La Palma, con la propuesta «La colección Funcasta de la fototeca de la BNCJM: testimonio contra el olvido». El espacio bimensual contó con la presencia de Mabiel Hidalgo, investigadora de la BNCJM, y Perfecto Romero, uno de los principales fotorreporteros de los años fundacionales de la Revolución.


Carlos Manuel Valenciaga, presentando a Mabiel Hidalgo y Perfecto Romero

En su presentación Mabiel Hidalgo enfatizó la importancia de la colección homónima para usuarios y especialistas, por su estado de conservación, la singularidad de los soportes fotográficos procesados, la diversidad temática y el rango espacial y temporal que abarca. A continuación el Premio Nacional de Periodismo comentó sobre su relación personal con su colega Generoso Funcasta, quienes tuvieron una fructífera colaboración durante la permanencia de ambos en el semanario Verde Olivo.


La colección Funcasta recrea la apariencia y funcionalidad del transporte urbano habanero de principios del siglo XX

Generoso Funcasta dejó una impronta perdurable en el periodismo gráfico de las primeras décadas del siglo XX. Las instantáneas que tomó a los presidentes, deportistas y académicos de la República, constituyen un corpus significativo en su obra fotográfica. Funcasta también trascendió por captar con su lente la corporalidad, idiosincrasia y sensibilidad de los sectores populares. A su iniciativa pertenecen algunas de las representaciones fotográficas más divulgadas de personalidades como Fernando Ortiz, Antonio Guiteras y Pablo de la Torriente Brau. El corresponsal de Carteles y El Heraldo de Cuba no eludió la censura y el peligro, para captar las fotos más osadas y necesarias; ya fuesen en el necrocomio de Matanzas ―ante los cadáveres de Guiteras y Aponte―, en los centros penitenciarios femeninos o ante el Gabinete del Gobierno de los Cien Días.

Perfecto Romero ha ganado un sitio de privilegio en la historia de la fotografía cubana, en similar dimensión a Alberto Korda, Raúl Corrales, Liborio Noval y Ernesto Fernández. Ellos formaron parte de una generación de artistas que revolucionaron los medios de comunicación pública, donde sobresalieron los cineastas Titón, Humberto Solás y Santiago Álvarez; los diseñadores Ñico, Alfredo Rosgaard y Raúl Martínez; o los editores Ambrosio Fornet, Edmundo Desnoes y Roberto Fernández Retamar. Para Perfecto Romero no pasaron desapercibidos los acontecimientos más perdurables de la épica revolucionaria, como las acciones combativas en Yaguajay, la Entrada de los barbudos a La Habana y el Sepelio a las víctimas de La Coubre. Gracias a la intervención fotográfica de Romero, estos sucesos forman parte de nuestra memoria cubana.


Camilo Cienfuegos y Raúl Castro retratados por Perfecto Romero a inicios de la Revolución

El invitado aprovechó la ocasión para donar a la BNCJM una copia del documental «Perfecto Romero. Fotógrafo de la Revolución». La futura proyección del mencionado audiovisual, que recoge la trayectoria creativa de Romero, será un pretexto para convocarlo próximamente a nuestra Biblioteca. Por su parte, la especialista principal de la Sala Cubana, Ana Margarita Oliva le obsequió al fotógrafo del Che, Fidel y Camilo, las publicaciones más recientes de la Biblioteca Nacional.

            Entre los asistentes a la actividad mencionamos al poeta, ensayista y editor Victor Cassaus, director del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau; la especialista en Fondos Raros y Valiosos e investigadora, Olga Vega García; Lourdes de la Fuente, subdirectora de servicios públicos de la BNCJM; las investigadoras Vilma Ponce e Hilda Pérez, entre otros trabajadores de la institución. De manera significativa, asistieron estudiantes de la enseñanza técnico-profesional, de la especialidad de Bibliotecología; quienes conocieron de primera mano, algunos acontecimientos poco divulgados de los «años duros» de la épica revolucionaria.


El nivel de convocatoria de La Palma ha crecido entre la joven generación

«Sobre una palma escrita» ha sido uno de los espacios más eficaces para promover la pluralidad y riqueza documental de los fondos de nuestra Biblioteca. Su coordinador Carlos Manuel Valenciaga y el equipo de especialistas de Sala Cubana, han concebido estos encuentros como expresión de la amenidad expositiva, rigurosidad metodológica y atractivo visual.

Al decir de los consagrados Tomás Fernández Robaina, Araceli García Carranza y Olga Vega García, la Biblioteca aspira retomar sus momentos más luminosos, con la actual generación de bibliotecarios, restauradores e intelectuales.