Ejemplar colaboración entre libreros y bibliotecarios en el Centro Histórico de La Habana

Por Adrián Guerra Pensado

Durante los últimos 7 años el área de servicios bibliotecarios para niños y adolescentes de la Biblioteca Pública Provincial Rubén Martínez Villena de la Oficina del Historiador de La Habana ubicada en Obispo No.59 y la Librería Fayad Jamís del Instituto Cubano del Libro situada en Obispo y Aguiar, ambas en La Habana Vieja, han mantenido relaciones  de trabajo mutuamente beneficiosas y sistemáticas creando lazos muy sólidos entre ambas instituciones comprometidas con la promoción de la lectura.

 El autor de estas líneas disfruta el privilegio de extraer de la librería, en préstamo, los libros de literatura infantil y juvenil que aún no han arribado a la biblioteca, lo cual permite escanear y archivar imágenes de cubierta,  notas de contracubierta,  prólogos y datos como casa editorial, año de publicación, ilustrador o ilustradores, entre otros, simultáneamente a la aparición de los títulos en el mercado. Esta gestión aporta una parte importante de la riqueza que identifica a nuestra biblioteca como plaza fuerte de información sobre la Literatura Infantil y Juvenil cubanas  con extensión a lo mejor de la LIJ universal. En reciprocidad, la Sala Juvenil facilita en préstamo al colectivo de la Fayad Jamís, para su superación, aquellos libros que por su singular diseño, originalidad, o empleo de nuevas tecnologías,  constituyen ejemplos notables del desarrollo de la industria editorial mundial  y ocasionalmente llegan a la biblioteca, por diversas vías.  También atendemos los intereses de lectura personales  de nuestros amigos libreros quienes frecuentemente nos solicitan novedades no publicadas en nuestro país. 

La primera experiencia conjunta la concertamos  en 2010 cuando llevamos un aula de segundo grado con un protocolo a cumplir: cada alumno(a) debería escoger hasta 3 títulos que le interesaría comprar y marcar en el protocolo  la razón o razones que motivaban su decisión.

Otro aspecto de esta colaboración es la cobertura gráfica que da la biblioteca a las variadas actividades que  ofrece la librería como son: El Elogio Oportuno, Libro a la Carta y  Páginas Inéditas, todas a cargo del periodista, crítico y promotor  Fernando Rodríguez Sosa. Las imágenes tomadas en cada una de estas ocasiones se destinan  como colaboración exclusiva para Cubaliteraria y EcuRed  y pasan a formar parte de nuestros archivos.

En 2013 la biblioteca colaboró con la librería haciendo una promoción especial a los libros en oferta desde la propia Fayad Jamís con grabación para la TV. Esta línea la ha mantenido hasta el presente en más de 60 espacios televisivos “en vivo”  desde el estudio de De Tarde en Casa y por año y medio entre 2014 y 2016 cada lunes en el programa  Visión de Radio Rebelde.  

Últimamente los niños que asisten a la biblioteca han realizado trabajos con la técnica de Origami para señalizar y decorar el espacio que ocupa la literatura infantil en la librería. Otra iniciativa bien recibida ha sido la impresión de consejos a los padres. Los consejos,  situados en  los libreros entre las ofertas, encaminan a quienes  se proponen convertir en lectores a sus pequeños. El éxito es innegable pues hemos tenido que reimprimirlos ya que el público se los ha apropiado.

Otra de nuestras colaboraciones con el personal de la librería, también orientada a su superación profesional,  consiste en entregarles  información impresa o digital de actualidad sobre estadísticas de ventas y novedosas estrategias de marketing  en librerías del mundo.

El pasado 19 de enero,  el  espacio El Elogio Oportuno estuvo dedicado al 70 cumpleaños de Juan Padrón, creador del legendario mambí Elpidio Valdés. Un aula de estudiantes de 4to. grado de la escuela Agustín Gómez Lubián quienes participan de nuestro taller de lectura en alta voz, La Rosa Blanca,  fue invitado  al encuentro con el admirado creador de historietas,  animados y novelas.

Instado por Fernando Rodríguez Sosa,  el grupo soltó las preguntas que a sus nueve años requerían una inmediata respuesta y Padrón no solo las respondió sino además les contó pormenores y anécdotas que el público adulto desconocía. Para agasajar al querido y popular autor de Vampiros en La Habana, cada estudiante le obsequió, hecho con sus propias manos en Origami, un pajarito, símbolo de libertad,  y cuatro cajitas, en cuyo interior Padrón encontró los buenos deseos y felicitaciones de cada integrante del grupo y, ¡claro!, no podía faltar el  sonoro Cumpleaños Feliz que iniciado por los niños fue entonado por todos los presentes.

Nada que hagamos por los trabajadores de la Librería Fayad Jamís será comparable con nuestro agradecimiento por el formidable aporte que su generosa colaboración significa para beneficio de  nuestra gestión de información a favor de los especialistas de la LIJ y del público lector.