3 de noviembre: día del archivero cubano.

Por Yorlis Delgado López

El 3 de noviembre se celebra en Cuba el día del Archivero, una fecha instaurada para agasajar a los miles de cubanos que se encargan de salvaguardar la papelería que generan las instituciones gubernamentales y personales en la isla. Se instauró con la promulgación del Decreto- Ley No. 265/2009 “Del Sistema Nacional de Archivos de la República de Cuba”(1)  que en su Séptima Disposición Especial regula: “Se declara el 3 de noviembre como Día Nacional del Archivero Cubano, en conmemoración al nombramiento oficial del Capitán del Ejército Libertador, Joaquín Llaverías Martínez, como Director del Archivo Nacional de Cuba” (2009: 486).

Capitán del Ejército Libertador, Joaquín Llaverías Martínez, Director del Archivo Nacional de Cuba.

Este hombre cubano y con una sencillez extrema, es considerado el patriota insigne de los archiveros cubanos pues “… Llaverías Martínez  (1875-1956). Se incorporó a la insurrección armada en 1895 con solo 20 años. Por su valentía  alcanzó el grado de Capitán del Ejército Libertador. Dedicó 58 años de su vida a la labor de conservación, tratamiento y difusión de los documentos del Archivo Nacional, de ellos 35 a la dirección del mismo. Propuso en 1902, la publicación del Boletín del Archivo Nacional del cual fue virtualmente Jefe de Redacción. Implementó las más avanzadas técnicas del momento en materia de indización y clasificación de los documentos, a partir de la experiencia internacional. Impulsó una importante campaña para la conmemoración del centenario de la creación del Archivo Nacional, a partir de lo cual logró la aprobación de la Ley No. 6 de 1942 donde se establece por primera vez la protección integral a los documentos históricos cubanos y previó la construcción de un edificio digno para esta entidad. Presidió la Comisión Organizadora del Primer Congreso Internacional de Bibliotecarios, Archiveros y Conservadores de Museos del Caribe, La Habana 1942. Impulsó el primer curso de archivología impartido en Cuba, a partir de su apreciación de la necesidad de la superación de los archiveros.  Perteneció a la Academia de la Historia de Cuba, de la que fue archivero permanente y director ocasional de sus Anales.”(2)

Que el Estado Cubano decidiera designar un día para los archivistas, como también se conocen, constituye un pago a un reclamo de quieres se dedican a tan humilde profesión. Los archiveros existen oficialmente en el archipiélago desde 1840, fecha en María Cistina de Barbón, Reyna de España, aprobara la creación del primer archivo cubano y su primer reglamento. Este es el primer documento legal donde se menciona este término.

Durante la historia de estos profesionales tan antiguos, como las mismas entidades donde prestan sus servicios, han sufrido las adversidades más que las alegrías. Esto está condicionado por la falta de cultura en materia de archivos imperante en el archipiélago.

Estos especialistas son herederos de lo más genuino de las prácticas archivísticas internacionales.  Este proceso se sustenta en las bases metodológicas y conceptuales de la práctica de las escuelas soviética y española, donde se han formado los especialistas de la Isla, pero han ampliado su espectro cognitivo a partir de la formación en instituciones norteamericanas y especialmente en México en la década de los 80, incorporando las capacidades derivados de la aplicación de alternativas y procederes para la solución de problemas particulares.

Hoy en homenaje a estas mujeres y hombres se analizan las atribuciones generales en el contexto actual y las características éticas que beben marcar el arduo trabajo de estos profesionales.

Hoy es reto quizás, que los ciudadanos sepan que un 3 de noviembre es el día del archivero. Es menester aumentar la cultura en gestión documental para que el pueblo entienda porque es importante este profesional. Para ello se debe continuar dinamizando el proceso en la gestión de la comunicación institucional y la divulgación archivística, que tienen en común el conocimiento, recurso identificado como fundamental y estratégico para la economía y la sociedad actuales, en ambientes cada vez más dinámicos y cambiantes.

FELICIDADES a todos los que se empeñan, de una forma u otra, por conservar para mañana el patrimonio documental de Cuba.

Bibliografía

 

(1) Publicado en la Gaceta Oficial de la República de Cuba. Edición Ordinaria No. 18 de fecha 5 de mayo de 2009.

(2) Ver en Delgado, Y. & Ferriol, M. (2015)  El Archivo Nacional de la República de Cuba. Su impronta a 175 años de fundado. Revista de la Biblioteca Nacional de Cuba “José Martí” Año 106,  Núm. 1 (pp. 166-177). Editorial Biblioteca Nacional de Cuba. La Habana, Cuba.