El legado patriótico y cultural de Céspedes en “Sobre una palma escrita”

  Por Amado René del Pino Estenoz

El espacio “Sobre una palma escrita”, organizado por el Departamento Colección Cubana de la Biblioteca Nacional invitó a Rafael Acosta de Arriba en su más reciente edición. El curador, crítico de arte e investigador del Centro Juan Marinello disertó sobre la impronta de Carlos Manuel de Céspedes en la historia contemporánea cubana. El pretexto escogido por los organizadores del Espacio fue la presentación en la BNCJM de la biografía novelada El camino de la desobediencia de Evelio Traba, editada el presente año por Ediciones Boloña de la Oficina del Historiador de La Habana. Para los invitados y asistentes a La Palma, el encuentro resultó una oportunidad extraordinaria para pensar y debatir sobre las potencialidades de la investigación cultural, la ficción literaria y el estudio histórico de las mentalidades.


Portada de la biografía novelada «El camino de la desobediencia», publicada por Ediciones Boloña

La actividad «Carlos Manuel de Céspedes en vísperas de su bicentenario: su biografía íntima desde la historia y la literatura», desarrollada el 21 de diciembre en la Sala Cubana Antonio Bachiller y Morales, se anticipó a las celebraciones públicas que realizará el Estado cubano en 2018 con motivo del bicentenario del nacimiento del Padre de la Patria y el aniversario 150º del alzamiento de La Demajagua. En esta oportunidad se convocó a uno de los pensadores más creativos de la comunidad intelectual cubana; quien ha indagado durante tres décadas la trascendencia ética, cultural y política de la generación que combatió con las armas y el pensamiento la permanencia del régimen colonial español en las Antillas.

El programa político cespedista, llevado a la práctica durante el inicio de la República en Armas, ofreció soluciones viables a cuestiones como la esclavitud, el equilibrio de poderes y las operaciones militares. Según la perspectiva de Acosta de Arriba, aunque la visión política y social del bayamés no haya prevalecido en la Asamblea de Guáimaro, Céspedes previó la importancia de preservar la cohesión de las fuerzas insurgentes en el proceso independentista cubano. La experiencia histórica de la Guerra de los Diez Años fue uno de los principales referentes que utilizó José Martí para concebir un proyecto emancipador que enfrentara las amenazas del colonialismo transoceánico y el imperialismo.

Su conferencia fue antecedida por la exposición de Carlos Manuel Valenciaga, coordinador del Espacio, quien dio a conocer la riqueza documental y patrimonial de la Colección de Manuscritos que atesora nuestra Biblioteca. Los documentos originales presentados por nuestro colega, están relacionados con la labor presidencial de Céspedes en el período de la Guerra de los Diez Años. Gracias a la experiencia de Valenciaga como investigador y bibliotecario, se han podido divulgar fuentes documentales que recrean la situación logística, financiera y organizativa del Ejército Libertador. El desafío para los investigadores de la época del mambisado ha sido localizar las fuentes de la memoria histórica para ofrecer una interpretación de la época fundacional de nuestro país, que exponga las contradicciones del pasado de una manera objetiva y fundamentada.


El público consagró su atención a los conocimientos expuestos por Carlos Manuel Valenciaga y Rafael Acosta de Arriba

Si bien existe una bibliografía abundante sobre Carlos Manuel de Céspedes, El camino de la desobediencia resulta una publicación imprescindible para los estudiosos de la cultura cubana. Los años de investigación dedicados por el autor a Céspedes y su contexto socio-cultural, fueron aprovechados en archivos públicos, registros locales y bibliotecas especializadas. La forma en que el libro relaciona la historia familiar, las prácticas sociales y las mentalidades colectivas, le confiere valores extraordinarios tanto historiográficos como del punto de vista artístico y narrativo. A esta biografía novelada no debe escatimársele el mérito de recrear la dimensión espiritual y antropológica de una de las figuras más trascendentes de nuestra historia cultural.

            El autor de Los silencios quebrados de San Lorenzo situó algunos antecedentes historiográficos sobre la personalidad polémica de Céspedes que ameritan un paralelo con la investigación de Evelio Traba. Evocó al periodista irlandés James O´Kelly, autor del clásico de la literatura de campaña La tierra del mambí; quien dio fe del prestigio y carisma personales que transmitía el primer impulsor de la revolución independentista. También hizo referencia a La Revolución de Yara, conjunto de conferencias impartidas por Fernando Figueredo que esclarecen los períodos más contradictorios de la trayectoria cespedista, como la fase conspirativa, el proceso de destitución y la jornada de su deceso. También fue digna de recordación la labor periodística de José Martí en el periódico Patria, quien narró en semblanzas como «Céspedes y Agramonte» toda el patriotismo, fervor e inteligencia que manifestaron los héroes fundadores del proceso emancipatorio cubano.


La dimensión emotiva e intelectual de Sobre una palma escrita, ofreció satisfacción a los participantes del Espacio

La mayor parte de las áreas de trabajo de la Biblioteca Nacional estuvieron representadas en La Palma, entre las que mencionamos las Salas de Servicios Generales, la de Referencia y la Circulante; y los Departamentos Conservación, Metodológico, Procesos Técnicos, Investigación y Desarrollo de Colecciones. También nos honraron con su presencia, Alicia García de la Gran Logia Caballero de Luz; Edith Santos Morejón, historiadora del municipio Cacocum y la periodista cultural Dagné Reloba.

Con esta edición de Sobre una palma escrita, la Sala Cubana sumó un espacio de promoción a las actividades desarrolladas durante 2017. Más que difundir la diversidad de las colecciones patrimoniales de la Biblioteca, este tipo de encuentro propicia el intercambio intelectual entre los artífices del rescate de nuestra memoria histórica. Los émulos de Joaquín Llaverías, Vidal Morales y Morales y Domingo Figarola Caneda han realizado un trabajo sobresaliente que merece dignificarse y reconocerse por nuestra sociedad.