Biblioteca, Comunidad y la Agenda 2030 de la ONU, en la Feria Internacional del Libro de La Habana

Por Miguel Viciedo

El Encuentro Nacional Científico Bibliotecológico de la Asociación Cubana de Bibliotecarios, que desde el año 2003 forma parte del programa de las actividades principales de la Feria Internacional del Libro de La Habana, se desarrolló en la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí, subsede de este magno evento que en su edición 27 convocó el Instituto Cubano del Libro. El tema general del encuentro Biblioteca, Comunidad y la Agenda 2030 de la ONU, puso sobre la mesa el quehacer de las bibliotecas en el país y su contribución a los objetivos de desarrollo sostenible para apoyar el Plan Nacional de Desarrollo cubano. Entre los días 6 y 10 de febrero, un total de 25 ponencias de autores pertenecientes a los Sistemas de Bibliotecas Públicas, Escolares, Especializadas y Universitarias del país y una representación de bibliotecarios extranjeros de Estados Unidos, España y México, acompañadas de 4 presentaciones especiales y 3 conferencias magistrales, trajeron a debate temas de actualidad como: Las bibliotecas como agente de cambio para la transformación social y la Agenda 2030 de la ONU; La lectura, buenas practicas y retos actuales; Alfabetización, formación continua y acceso a la información para todos; Patrimonio documental, conservación y socialización; así como Recursos tecnológicos y empoderamiento ciudadano.

La conferencia de apertura estuvo a cargo de Margarita Bellas, presidenta de la ASCUBI, la cual disertó sobre el acceso y oportunidad para todo el mundo en Cuba y de cómo las bibliotecas cubanas contribuyen con la Agenda 2030 de la ONU, apoyándose con ejemplos concretos en objetivos tales como: hambre cero, salud y bienestar, educación de calidad, igualdad de género, reducción de las desigualdades, acción por el clima, vida de ecosistemas terrestres y paz justicia e instituciones sólidas, entre otros. A su vez expuso las acciones que, a tenor de la Federación Internacional de Asociaciones Bibliotecarias (IFLA) y su Comité Permanente de América Latina y el Caribe, vienen desarrollando desde enero de 2017 las asociaciones bibliotecarias y los bibliotecarios para mostrar a los organismos e instituciones de gobierno la incidencia de las bibliotecas en el Plan de Desarrollo Nacional, a través de sus servicios de información, proyectos y actividades culturales y educativas a favor de mejorar la calidad de vida de la población comunitaria. La disertación ofrecida por la presidenta fue respaldada por un panel de bibliotecarios de México, Estados Unidos y Cuba los cuales compartieron ideas, criterios y experiencias con ponencias que mucho aportaron al tema en cuestión y enriquecieron el debate que trascendió las fronteras de nuestros respectivos países.

El tema de la lectura fue otro asunto que, a pesar de ser recurrente, fue de vital importancia en el segundo día del evento. La intervención del Dr. Eduardo torres Cuevas, director de la Biblioteca Nacional de Cuba, tocó aspectos en su análisis relativos a la lectura y el comportamiento lector en los tiempos actuales en que la tecnología va de la mano fundamentalmente de niños, adolescentes y jóvenes con grandes habilidades digitales, pero que necesitan la orientación de bibliotecarios, educadores y familiares para que la  información y el conocimiento adquirido fruto de la lectura contribuya a su enriquecimiento espiritual y a su formación integral  como miembro de una sociedad determinada. A posteriori, el teólogo brasileño Frei Betto invitado especial a la Feria del Libro, ofreció de una manera muy amena sus consideraciones a cerca de La Promoción lectora en comunidades desfavorecidas socialmente, sus experiencias personales a modo de anécdotas de la etapa de su vida que estuvo en prisión por sus ideas progresistas, mostraron otra vertiente de las acciones que se pueden realizar en contextos como este para ayudar a adquirir cultura y a educar a individuos en condiciones desventajosas.  Otra reconocida intelectual cubana la Dra. Graziella Pogolotti conversó con los asistentes  a propósito de las acciones que llevara a cabo para promover el libro y la lectura durante su etapa de 10 años de trabajo en la Biblioteca Nacional, con la asesoría de María Teresa Freyre de Andrade, primera directora de esta institución al triunfo de la revolución y de escritores de la talla de Salvador Bueno, Cintio Vitier, Fina García Marruz y Raúl Ferrer, este último uno de los principales artífices de estas acciones en Cuba.

En un segundo momento de ese día fueron presentados Los componentes del Plan Nacional por la Lectura, por un grupo de 9 especialistas bajo la conducción del escritor Enrique Pérez Díaz, director del Observatorio Cubano del Libro y coordinador del Plan Nacional de Lectura por el Instituto Cubano del Libro. Este panel comenzó con la presentación del tema Legitimación de los Planes de Lectura en el entorno actual de Francisco Thaine, subdirector técnico del CERLALC, otro invitado a la Feria, el cual expuso una panorámica de los planes nacionales de lectura en diferentes países de la región y destacó algunas experiencias que podrían orientar el trabajo del plan cubano. El panel continuó con las intervenciones de Emilia Gallego, presidenta del Comité Cubano del IBBY y Los congresos de lectura; Margarita Bellas con El programa Nacional por la lectura en las bibliotecas públicas cubanas; Adela Bryant, metodóloga nacional del Sistema de Información para la Educación y las Buenas practicas para la lectura desde la biblioteca escolar; Adrián Guerra, especialista principal de servicios para niños y jóvenes de la Biblioteca Provincial Rubén Martínez Villena, compartió sus Experiencias de promover contenidos desde un club de jóvenes lectores; Miguel Viciedo, vicepresidente de la ASCUBI, puntualizó a propósito de la incidencia del Plan Nacional por la Lectura como plan de defensa de la profesión bibliotecaria y la Agenda 2030 de la ONU; Ramón Manso presidente de la filial de ASCUBI en Villa Clara, trató acerca de la Lectura y tecnología: buenas practicas en la biblioteca del siglo XXI; mientras que Ileana Ortega, especialista de la Subdirección Metodológica de la BNCJM hizo el colofón con sus acotaciones sobre una labor que ha comenzado recientemente A propósito del trabajo sobre la Bibliografía de Lectura.

La ASCUBI y la Biblioteca Nacional, incluyeron en el programa del jueves, un reconocimiento especial a la revista arbitrada Bibliotecas. Anales de investigación en su 55 aniversario, lo cual constituyó un emotivo momento en el que Sonia Núñez y Carlos Luís González Valiente,  directora científica y editor jefe respectivamente de la misma, resaltaron los valores de la publicación más antigua de la profesión bibliotecológica en la región de América Latina y el Caribe, así como su importancia actual por estar indizada en: la Web Science, Redib, E-LIS, Google Scholar y otras bases de datos. Los autores del número especial por el aniversario de la revista: Radames Linares, Zoia Rivera, Gloria Ponjuan y Raúl Torricella, acompañaron este homenaje con la presentación de sus artículos y la invitación a todos los asistentes a la lectura y consulta de los mismos.

El nuevo plan de estudios de la carrera de Ciencias de la Información, acreditada de excelencia por el Ministerio de Educación Superior, el llamado Plan E, también formó parte de los asuntos que se abordaron en este evento por un equipo de profesores de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Habana. Los académicos esclarecieron los contenidos actuales de la especialidad que vuelve a la modalidad de 4 años de duración para el curso regular diurno y de 5 para el curso por encuentros. A su vez destacaron los rigores de una formación profesional que prepara al futuro graduado con competencias infocomunicacionales y los dota de herramientas que le permitirán realizar un mejor ejercicio de la profesión una vez concluidos sus estudios universitarios.

Los temas referentes a la alfabetización, la formación continua y el acceso a la información para todos, así como la conservación y socialización del patrimonio documental y la incidencia de los recursos tecnológicos en el empoderamiento ciudadanos, cubrieron los últimos dos días del evento en las voces de profesionales cubanos y norteamericanos. En este sentido es menester señalar la disertación que ofreciera Nydia Cabrera, bibliotecaria y profesora de Miami, Florida, sobre El impacto positivo de la fotografía y la narrativa bilingüe: una mirada cercana al libro Así somos, obra que constituye un alegato de defensa de los derechos civiles de las minorías étnicas en territorio estadounidense, específicamente los puertorriqueños.

Los productos digitales de la Biblioteca Nacional también tuvieron su momento en estas jornadas y así se dieron a conocer las multimedias Revista Pensamiento crítico, Lezama Lima e INRA y Cuba con comentarios de las especialistas Vilma Ponce, Hilda Pérez y Alicia Sánchez quiénes tuvieron incidencia directa en la realización de las mismas.

La clausura del evento tuvo lugar el viernes 9 de febrero en la Sala Teatro de la biblioteca con la entrega de los Premios Salvador Bueno a aquellos proyectos, actividades culturales e instituciones que mayor significación a nivel nacional hayan tenido en la promoción de la lectura. Los premios recayeron en María del Carmen Arencibia por Descubriendo mi localidad y Adrian Guerra por el Taller La Rosa Blanca, ambos bibliotecarios de la Biblioteca Provincial Rubén Martínez Villena de la capital, institución que también recibiera el premio por su fructífera labor cultural comunitaria.

Asimismo el Premio Puertas de espejo al autor cubano más leído durante el año 2017 en las bibliotecas públicas del país, en la categoría literatura infantil juvenil, fue otorgado a Mildre Hernández Barrios, y en la categoría literatura para adultos a Leonelo Abello Mesa. Ambos agradecieron con emoción el haber recibido este reconocimiento precisamente del público lector su destinatario meta.

El Encuentro Nacional Científico Bibliotecológico cerró sus puertas en el 2018 con la certeza de haber contribuido desde la profesión a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de la ONU. Por supuesto, solo ha sido un hasta luego porque nuevas propuestas de temas estarán a la espera para ser compartidas en un nuevo encuentro, en la Feria del Libro de La Habana del 2019, oportunidad en que la capital celebrará sus 500 años de fundada.