La Academia de Ciencias de Cuba. Historias que contar.

Por Alexis García Salas

Imagen cortesía del autor

El 19 de mayo de 1861 en la capilla de la Real y Literaria Universidad de La Habana, del antiguo convento dominico de San Juan de Letrán, se funda por el Doctor Nicolás José Gutiérrez la Real Academia de Ciencias que agruparía en ella no solo a los médicos, sino también a los científicos de las ramas físicas y naturales, como su nombre lo indica. Esta Academia tiene el mérito histórico de ser la primera que se fundó en América; fue su primer presidente el Doctor Nicolás José Gutiérrez y Hernández, quien fue uno de los que habían iniciado las solicitudes al rey Fernando VII para establecer en la Isla la institución científica. La Real Academia de Ciencias tiene una extraordinaria significación para la Academia científica cubana, pues inicialmente sesionó en diferentes locales de la capital hasta que el 28 de noviembre de 1867 solicitó y obtuvo la parte baja del viejo convento de San Agustín, que ocupaba la Oficina Liquidadora de la guerra de Santo Domingo y el salón de los altos, locales prácticamente aislados del resto del edificio, siendo efectiva su ocupación en marzo de 1868 y realizando su primera reunión en el nuevo local el 19 de mayo de 1868, celebrando el séptimo aniversario de su fundación. La Real Academia de Ciencias se llamó así desde 1861- 1899.

En cuanto a la historia del inmueble donde se encontraba ubicado el Museo Carlos Juan Finlay pudiéramos  decir que su construcción comenzó en el año 1608, durante la época colonial, por la Orden Mendicante Agustiniana; la cual construyó el convento de San Agustín, que fue inaugurado en el año 1678. El alarife fue Francisco González.

Los cambios políticos originados en España en la primera mitad del siglo XIX, tras la restauración  del rey Fernando VII, dieron lugar a la supresión de las órdenes religiosas; el convento de los agustinos fue cerrado y a determinadas áreas del inmueble se le dieron otros usos a partir de entonces.

Se inauguran, el 19 de mayo de 1874, el Museo Indígena de Historia Natural y la Biblioteca. Este museo es sin dudas el antecedente más directo de la colección de la Academia, del que aún se conservan exponentes que se exhiben en la Sala de la Real Academia. El Museo Indígena de Historia Natural coleccionó, entre otras, las siguientes piezas: animales, arqueología, así como piezas de anatomía patológica. El Museo Indígena de Historia Natural existió desde 1874- 1962.

Consecutivamente el 13 de junio de 1962 se fundó el Museo de las Ciencias Carlos Juan Finlay por la Resolución número 8 de la Comisión Nacional de la Academia, en el inmueble ubicado en Cuba número 460 entre Amargura y Teniente Rey (actual Brasil) constituida el 20 de febrero de 1962 por el Consejo de Ministros a través de la Ley 1011, en una nueva etapa.

A continuación, el 3 de diciembre de 1963, se inauguró este Museo Carlos Juan Finlay, al conmemorarse el 130 aniversario del natalicio de este científico.

El Museo Carlos Juan Finlay adquirió un carácter patrimonial a partir del 14 de agosto de 1981 cuando fue declarado Monumento Nacional por Antonio Núñez Jiménez, Presidente de la Comisión Nacional de Monumentos, al conmemorarse el centenario de la primera vez que en Cuba el Doctor Carlos Juan Finlay expusiera su tesis sobre el mosquito Aedes Aegypti como el agente transmisor de la fiebre amarilla, en el salón de sesiones de la Real Academia de Ciencias, hoy llamada Sala de la Real Academia.

En 1999 el Museo toma el nombre de Museo Nacional de Historia de las Ciencias Carlos Juan Finlay. En el año 2005 el Museo Carlos Juan Finlay cierra sus puertas al público, para  ser sometido a un proceso de restauración.

Posteriormente, el 22 de agosto de 2011 se dictaminó la extinción de la unidad presupuestada denominada Museo “Carlos Juan Finlay” por la Resolución No. 238 de 2011 del CITMA.

Durante el período 1962- 2011 el museo realizó diferentes actividades científicas, así como extensiones culturales que se realizaban en escuelas primarias del municipio La Habana Vieja y en otros municipios, el concurso anual “Finlay, un hombre de ciencias” que se realizaba cada 3 de diciembre (fecha de nacimiento de Carlos Juan Finlay en 1833) con alumnos de escuelas primarias y secundarias del municipio La Habana Vieja. Se realizaron visitas dirigidas.

Actualmente se reorganiza la actividad museística en la Academia de Ciencias de Cuba con visitas dirigidas a escuelas, centros de trabajo, tanto a nacionales como a extranjeros.