Mes douze prèmieres années, en su edición parisina de 1831

Por Olga Vega García

El pasado número 373 de Tesoros de Librínsula (1) estuvo dedicado a una importante figura femenina de las letras cubanas: María de las Mercedes Santa Cruz y Montalvo, Condesa de Merlín (1789-1852) y a la edición cubana de su Viaje a La Habana publicada por entregas en 1840, raro ejemplar dada su escasez en el mercado como la generalidad de este tipo de libros que se iban completando en la medida de que los lectores adquirían los cuadernillos. Se trataba de una versión en castellano a diferencia de esta, en lengua francesa, que versa como su título indica sobre un período correspondiente a los primeros años de infancia de la escritora transcurridos en la Isla. Su título, Mes douze prèmiers annés aparece en una bella tipografía en letra gótica en la anteportada del ejemplar antecedido de una inscripción en tinta ferrogálica: “Madame la Contesse Merlin” escrita por alguno de sus anteriores poseedores. El título de su portada va acompañado de una cita… “Un climat sous lequel il n´y a pas d´enfance.”

    

Ella misma anuncia en las preliminares impresas en una elegante letra cursiva que no es se trata de una novela sino de recuerdos infantiles.

Para el cuerpo de la obra (253 páginas) se emplea una tipografía que convierte el conjunto en una edición de calidad, característica  de esa etapa del siglo decimonónico. Fue impresa en Paris, en 1831, en la Imprimerie de Gaultier- Laguionie ubicada en la rue de Grenelle-St-Honoré, 55.

En su obra Figuras cubanas : breves biografías de grandes cubanos del siglo XIX (2) el profesor y colega del Departamento Circulante de la Biblioteca Nacional en la década del 70,  Salvador Bueno Menéndez (1917-2006), Doctor en Filosofía y Letras en la Universidad de La Habana y Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanísticas (2004) expone en su capítulo “Una escritora cubana en francés: la Condesa de Merlín” : “Si leemos hoy esos libros curiosos, interesantes, que son Mis Primeros doce años y Sor Inés que … publicó en francés en 1831 y 1832, tendremos una visión coloreada de la vida colonial cubana que, entre nostálgica y artificial dejó correr la pluma Mercedes de Santa Cruz. Pocos años había vivido en su tierra natal esta cubana peregrina… En esos dos libros volcó sus mejores dotes literarias al referir, con gracia e ingenio, la historia de Sor Inés, su única amiga en el Convento, mientras en el otro refleja sus años de niña vehemente y caprichosa, en un paisaje de plátanos y palmeras que a la imaginación de los románticos debía atraer en forma extraordinaria.”

María de las Mercedes Beltrán de Santa Cruz y Montalvo, condesa de Merlín  nació un 5 de febrero de 1789 en el seno de una familia de la aristocracia habanera y fue hija de los condes de Jaruco y Mopox: Joaquín Beltrán de Santa Cruz y Cárdenas y María Teresa Montalvo y O'Farril.

A los pocos meses de su nacimiento, sus padres se embarcaron hacia Europa y la dejaron a cargo de su bisabuela materna, Luisa Herrera y Chacón, descrita con gran ternura por la Merlín. En el año 1797 el padre regresó encargado por la corona española de la exploración en regiones cercanas a la bahía de Guantánamo.

Es en Mes douze premières années (1831) que María de las Mercedes  recuerda su infancia bajo el cuidado de la anciana a quien recuerda como “Mamita” y al encuentro con su padre. Narra sus impresiones sobre la esclavitud y se refiere a la bella esclava Cangis, vendida al conde junto con su hijo. Luego se refiere a  su entrada al Convento de Santa Clara a los ocho años y describe la vida cotidiana allí. Ya cansada de la vida conventual intentó fugarse, ayudada por la madre Santa Inés, figura central de otra de sus obras, Historia de Sor Inés (1832). Se describen escenas de su paso por el campo y la villa de San Cristóbal, y finamente su partida de Cuba, anhelando el encuentro con su madre y hermanos menores. Relata la vida de la familia en Madrid, donde falleció el padre.

Tras la invasión francesa todos se refugiaron en la casa del general Gonzalo O'Farril y Herrera (1754-1831) estrechamente vinculado con José́ Bonaparte. Para completar la información sobre su vida léase el Tesoro ya citado (1).

A diferencia del caso de otros escritores de aquella época es posible visitar hoy dos construcciones patrimoniales que anteriormente se encontraban en estado de deterioro, y disfrutar del entorno que rodeó a la niña Mercedes: la casa de los condes de Jaruco  y el mencionado convento de Santa Clara,  ubicados en la zona de La Habana Vieja, declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad,  y sometidos ambos a procesos de restauración en los que han recobrado su brillo permitiendo acceder a los visitantes a aquel período  de la Colonia que se  complementa además con una obra de valor literario de una autora nacida en la Isla.

El Palacio de los Condes de Jaruco (La Habana), construido con piedra caliza de la cercana cantera de San Lázaro en estilo mudéjar-barroco en 1738, se encuentra ubicado en una de las aceras que bordean la hermosa Plaza Vieja denominada también Plaza del Mercado, en el ángulo formado por las calles Muralla y San Ignacio, convertido  actualmente en la sede del Fondo de Bienes Culturales. Fue el tipo de residencia señorial del siglo XVIII con un alto puntal, que incluía un entresuelo y un patio central con hermosos jardines y amplios soportales alrededor. Durante muchos años fue la residencia de los Condes y el lugar de nacimiento de la pequeña heredera.

El Convento de Santa Clara de Asís fue el primer convento femenino de La Habana y ocupaba el edificio comprendido entre las calles Sol, Cuba, Luz y Habana.  La fundación de este convento, en el año 1644, prestó servicio a los vecinos de la villa de San Cristóbal de La Habana los que preocupados  por la suerte que podían correr sus hijas solteras reclamaron a la Corona la construcción de un lugar que sirviera como custodia de las jóvenes. Nueve años demoraron los trabajos. Cinco monjas, encabezadas por Sor Catalina de Mendoza, llegaron de Cartagena de Indias para inaugurar el convento al que las muchachas ingresaban por voluntad propia o paterna. El inmueble contaba con dormitorio, refectorio, cocina, enfermería, huerto, iglesia y, en general, las instalaciones necesarias para la vida de una comunidad femenina de unas cien religiosas y otras tantas esclavas o servidoras. En 1762 durante la toma de La Habana por los ingleses se ordenó a las clarisas marcharse de la ciudad y el convento se convirtió en hospital de campaña. Una vez finalizado el conflicto armado, regresaron a su vida de clausura y mantuvieron la sede de su congregación en este edificio hasta 1921, año en que se vendió a una entidad inmobiliaria para trasladarse al barrio habanero de Lawton. En 1982 fue  sede del Centro Nacional de Conservación, Restauración y Museología (CENCREM).

La Condesa falleció en Paris un 31 de marzo de 1852, ciudad donde brilló con su salón al cual acudían famosas personalidades, tal y como se expuso en el artículo anterior, donde desplegó sus dotes como artista y dio a conocer sus producciones, escritas muchas de ellas en lengua francesa.

Esta obra de la llamada “Belle Créole” perteneció al denominado Fondo Antiguo de la Biblioteca Nacional según cuño de adquisición con fecha 25 de agosto de 1944,  aunque no puede asegurarse su anterior procedencia ni la fecha exacta en que ingresó a la colección.  Su estado de conservación es bueno aunque el papel está algo manchado por la incidencia de agentes externos.

 

Bibliografía citada

(1) Vega García, Olga.El Viaje a La Habana de la Condesa de Merlín No. 373 [en línea]
http://librinsula.bnjm.cu/secciones/373/tesoros/373_tesoros1.html (Consulta 6 feb. 2018)

(2) Bueno, Salvador.  Figuras cubanas: breves biografías de grandes cubanos del siglo XIX. -- La Habana: Comisión Nacional Cubana de la UNESCO, 1964. --  p. 352-353.

Bibliografía consultada

Convento de Santa Clara de Asís [en línea] https://www.ecured.cu/Convento_de_Santa_Clara_de_As%C3%ADs [Consulta: 22 feb. 2017]

Convento de Santa Clara [en línea] http://www.paseosporlahabana.com/convento-de-santa-clara-la-habana-vieja-la-habana-cuba/ [Consulta: 22 feb. 2017]

García-Lapuerta, Alina. Who was La Belle Créole? [en línea] http://www.alinagarcialapuerta.com/who-was-la-belle-creole/ [Consulta:  27 ene. 2018]

Gil Novales, Alberto. Beltrán de Santa Cruz y Montalvo, María de la Merced (1789-1852) [en línea] http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=beltran-de-santa-cruz-y-montalvo-maria-de-la-merced [Consulta: 21 dic. 2017]

Merlín, María de las Mercedes Santa Cruz y Montalvo [en línea] http://www.worldcat.org/identities/lccn-n86-820350/ [Consulta: 21 dic. 2017]

Palacio de los Condes de Jaruco [en línea] https://www.ecured.cu/Palacio_de_los_Condes_de_Jaruco [Consulta: 22 feb. 2017]

Plaza Vieja (Habana Vieja). Consejo Popular del municipio capitalino de la Habana Vieja, en Cuba. [en línea] https://www.ecured.cu/Plaza_Vieja_(Habana_Vieja) [Consulta: 22 feb. 2017]

Viaje a La Habana / por la Condesa de Merlín [en línea] https://archive.org/details/Raha8607291MERVia [Consulta: 21 dic. 2017]