Un archivo, una cultura, una historia, un país. (3 parte y final)

Por Yorlis Delgado López

Los Fondos Personales que custodia el Archivo Nacional de la República, tal como sus símiles en toda Cuba, contienen una rica información cultural, política y científica sobre el acontecer de la nación en un determinado momento histórico. Generalmente sus fechas extremas coinciden con las fechas de existencia de sujeto productor. Destacamos los fondos siguientes: <1

MAXIMO GÓMEZ BÁEZ 1869-1946: Máximo Gómez Báez nació en Barí, Santo Domingo el 18 de noviembre de 1836. Se destacó en la Batalla de Santomé en 1855 defendiendo a su país de la invasión haitiana. Fue el estratega y principal conductor de las acciones militares cubanas en la larga contienda contra el colonialismo español (1868-1898), papel que lo hizo merecedor del grado de General en Jefe del Ejército Libertador. Durante la etapa republicana vivió como un ciudadano más. Murió en La Habana el 17 de junio de 1905. El fondo posee correspondencia, documentos personales y familiares, y relativos a las guerras de independencia cubanas contra el colonialismo español.

EDUARDO R. CHIBÁS. PARTIDO DEL PUEBLO CUBANO (ORTODOXO) (1907-1960): Eduardo R. Chibás Ribas, nació el 26 de agosto de 1907 en Santiago de Cuba. Desde muy joven participó en manifestaciones y mítines en la Universidad, donde cursaba la carrera de Derecho. Tuvo una intensa vida política. Fue Representante a la Cámara por el Partido Revolucionario Cubano (Auténtico). En las elecciones de 1944 fue electo Senador por la Alianza Auténtica Republicana. En 1947 fundó el Partido del Pueblo Cubano (Ortodoxo). Publicó diversos artículos en la prensa y pronunció innumerables discursos. Su última intervención conocida como «El último aldabonazo», constituyó su testamento político. Se suicidó en La Habana el 16 de agosto de 1951. Documentos relativos a la actividad partidista, gubernamental y social de Eduardo Chibás. Documentos biográficos y personales, correspondencia, publicaciones y otros.

CALIXTO GARCÍA ÍÑIGUEZ (1839-1918).  Calixto García Iñiguez nació en Holguín el 4 de agosto de 1839. Se incorporó a la guerra por la independencia desde sus inicios. Fue un dirigente destacado de la llamada Guerra Chiquita. Obtuvo el grado de Mayor General. A la muerte del Mayor General Antonio
Maceo lo sustituyó como Lugarteniente General del Ejército Libertador. Fue contactado por las tropas norteamericanas cuando éstas intervinieron en la Guerra de Independencia después de la explosión del Maine y dirigió a las huestes cubanas que colaboraron con los norteamericanos en los combates terrestres. Murió en Washington en 1878, donde se encontraba al frente de una comisión enviada por la Asamblea de Representantes para solicitar un empréstito de 10 millones para licenciar al Ejército Libertador. Posee correspondencia familiar, correspondencia sobre cuestiones militares, recibos, certificados diversos, recortes de periódicos, documentos pertenecientes a su hijo Carlos García Vélez y otros.

EMETERIO SANTOVENIA Y ECHAIDE (1752-1952): Emeterio Santovenia y Echaide, nació en Mantua el 23 de mayo de 1889. En 1905 se graduó de maestro primario, después se dedicó al comercio y al periodismo. En 1920 se graduó de Doctor en Derecho Civil en la Universidad de La Habana. Inició su carrera de escritor con la publicación de distintos folletos y libros sobre asuntos históricos, principalmente sobre su provincia natal, la historia de América y biografías de personalidades cubanas. En 1934 fue electo senador por la provincia de Pinar del Río y en 1941 lo nombran Presidente del Consejo Director Permanente de los Archivos de la República de Cuba. También desempeñó los cargos de vicepresidente de la Academia de la Historia de Cuba y Ministro de Estado. Recibió diversos honores y condecoraciones por su labor sociopolítica y cultural. Falleció en Miami, en 1952. El fondo contiene documentación referente a actividades políticas, biografías de diversas personalidades cubanas, proyectos de leyes, mensajes presidenciales, discursos y otros.

ÑOLA SAHIG (SIGLO XIX-1996): Ñola Sahig, cuyo verdadero nombre era Juana María Sahig Saínz, nació en Ciego de Ávila, el 11 de enero de 1925, en el seno de una familia de inmigrantes libaneses y desde pequeña inició estudios de piano. En la década del 50 perfeccionó su técnica pianística en los Estados Unidos de América, en la Juilliard School of Music, y de regreso a Cuba obtuvo, por concurso de oposición, una beca del British Council de Londres. También cursó estudios en Francia e Italia. Su debut profesional ocurrió el 24 de noviembre de 1947 en la Sociedad de Música de Cámara de La Habana. Desarrolló una intensa actividad como intérprete y actuó con numerosas orquestas sinfónicas, entre otras con la del New York Music Foundation y con la Filármónica de Seranton, como la primera cubana que tocó con orquestas sinfónicas en los Estados Unidos. Realizó una importante labor pedagógica como profesora de piano y de historia de la música en el Instituto Superior de Arte y llevó su ejecutoria ante todo tipo de público. Fue la personalidad artística femenina más integral nacida en Cuba, no sólo como pianista concertista y eminente profesora, sino por su profundo dominio de la crítica musical que desplegó durante años como jefa de la sección de música culta de la revista Bohemia. Murió en La Habana, el 29 de octubre de 1988, víctima del cáncer. El fondo está integrado por una importante colección de partituras para piano que fueron recopiladas por Ñola Sahig, colección de libros de música de los más exóticos países, documentos personales, cartas, pasaportes y otros.

La Fototeca del Archivo Nacional (fechas extremas: 1870 – 1970), se creó desde la fundación del Archivo Nacional como una sección de trabajo compuesta en esos inicios por grabados. La documentación de esta sección se completó con la remisión de fotografías de las revistas “El Fígaro”, “Bohemia” y “Carteles”, entre otras, y también por las enviadas por personalidades como Conrado Walter Massaguer y el Conde O’ Reilly.

Conserva fotos de importantes personalidades cubanas y extranjeras, científicos, políticos, militares, dirigentes obreros y estudiantiles, veteranos de guerra, escritores, artistas y deportistas. También contiene fotos que reflejan temáticas como la arquitectura, las artes, la economía y la geografía. Se conservan estañotipos, grabados, pinturas y dibujos.  Contiene fotos, grabados, pinturas, caricaturas y estampas y anillas de tabaco.

En esta importante colección se destaca:

Colección de Presidentes de la República de Cuba:  Contiene la colección más completa de fotos de Presidentes de la Republica desde 1901, fecha en que se creó la estructura republicana en Cuba hasta la actualidad. < 2

Desde 1842 se guardaban mapas y planos en calidad de depósito, (Mapoteca fechas extremas: Siglo XVI – 1960) que se conservaban en escaparates o vitrinas colocados en el coro del entonces Cuartel de Artillería. En 1921, al asumir Joaquín Llaverías la dirección del Archivo, se comienzan a organizar y catalogar los materiales cartográficos. Ya en 1944, existía una sala de planos con el nombre del cartógrafo Esteban Pichardo y Tapia. Esta sala pertenecía, según la estructura organizativa de la época, a la Sección Administrativa. En la actualidad la Mapoteca es un área de trabajo de la Vicedirección de Servicios Informativos. Contiene documentos especiales y materiales cartográficos compuestos por mapas y planos, croquis, ilustraciones, privilegios y atlas.

Así se yergue el Archivo Nacional de Cuba, orgulloso y con dignidad, mostrando una masa documental que refleja la cultura y la historia de nuestro país. En una singular serie de tres artículos, el autor nos acerca a los principales fondos y colecciones que se conservan en la mayor reserva informativa en Cuba y de Cuba, que se tiene hoy.

 

Foto 1 Edificio del Archivo Nacional de la República de Cuba, 1942. Colección Fototeca del Archivo Nacional de la República de Cuba

Foto 2 Vista del Puente de Yumuri, 1840. Colección Privilegios de Invención, Mapoteca del Archivo Nacional de la República de Cuba.