Impresos e impresores mexicanos en la colección América de la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí

  Por Mabiel Hidalgo Martínez

México fue el primer país en América en tener imprenta: 1539 marcó el inicio de las prensas tipográficas en la “Nueva España”, designación otorgada a ese país por los conquistadores españoles. “En materia de impresos antiguos, es muy probable que los libros producidos en la Nueva España sean tan interesantes como los incunables. Lo cual no resulta extraño ya que se trata de los primeros libros fabricados con prensas manuales en toda América” (García, 2015).

La colección América de los Fondos Raros y Valiosos de la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí (BNCJM), contempla entre sus ejemplares, cinco títulos publicados en México durante el siglo XVlll. Dos de los títulos presentes corresponden a la imprenta de Joseph Bernardo de Hogal, español de origen, quien a decir de Iguiniz (1958), se radicó en México y en 1721 estableció su imprenta, la cual dotó de caracteres griegos, aspecto éste que no tenían las restantes imprentas del país. En 1727 le concedieron el título de “Impresor Mayor de la Ciudad” y bajo su ingenio creador vieron la luz obras como El segundo quinze de enero de la corte mexicana: solemnes fiestas que a la canonizacion... [sic], impreso en 1730 y Escudo de Armas de Mexico: celestial proteccion de esta nobilissima ciudad, de la Nueva España... [sic], de 1746. El último título, Escudo de Armas… fue impreso por la Viuda de Hogal, Teresa de Poveda, pues su esposo había muerto en 1741 y la imprenta quedó bajo su tutela. El texto aborda la aparición de la Virgen de Guadalupe, patrona de México.

Otro impresor mexicano del siglo XVlll, José Antonio de Hogal, hijo de José Bernardo de Hogal, también titulado “Impresor del Superior Gobierno”, está presente dentro de colección América con el título Historia de Nueva España, escrita por su esclarecido conquistador Hernán Cortes, aumentada con otros documentos, y notas, por el ilustrissimo Señor Don Francisco Antonio Lorenzana, Arzobispo de México, de 1770.

Portada de Historia de Nueva España

La portada, a dos tintas y con letras capitales, contiene grabado que representa a un indio rodeado de animales. De igual manera, el frontispicio, grabado por Navarro, según consta en firma, presenta al conquistador Hernán Cortés arrodillado ante su rey, ofreciendo las conquistas, simbólicamente a través del globo terrestre, con el respaldo de sus ovejas y los clérigos de la Iglesia Católica. 

Frontispicio de Historia de Nueva España, escrita por su esclarecido conquistador Hernán Cortes, aumentada con otros documentos…

Los símbolos y alegorías propios de los pueblos indígenas de esa región, están plasmados en las variadas ilustraciones de la obra. Las láminas grabadas reflejan los atributos de “los pueblos que antes de la conquista pagaban tributo al Emperador Moctezuma, y en que especie, y cantidad”. La encuadernación, original en piel, se encuentra en buen estado de conservación, igual que el resto del libro.

  

Cartas pastorales y edictos del Ilmo. Señor D Francisco Antonio Lorenzana y Buitron, Arzobispo de México, también fue impresa en los talleres de Joseph Antonio de Hogal, en 1770. El texto está escrito en castellano antiguo y revela la utilidad de las cartas pastorales “muy venerables y antiguas en la Iglesia de Dios: las epístolas de San Pablo, las de San Pedro (…) para instruir a los fieles en toda su obligación”. Son abundantes las notas al pie de página. El ejemplar que posee la BNCJM procede del Fondo Anterior de la institución, fechado en 1944 y requiere restauración la encuadernación, principalmente el lomo.

Descripcion historica y cronologica de las dos piedras que con ocasion del nuevo empedrado que se está formando en la plaza principal de México... [sic] responde a la autoría de  Antonio de León y Gama. La obra fue impresa en 1792 por Don Felipe de Zúñiga y Ontiveros, quien a decir de Iguiniz (1938) “(…) su imprenta fue en su época la mejor surtida y la más acreditada de la ciudad, (…) tan abundante de caracteres, de prensas y todo lo demás necesario, que no habrá obra, por dilatada y dificultosa que sea, que no se podrá ejecutar en dicha oficina con la mayor perfección” (p. 36).

El texto de la obra explica, según refiere la portada, el sistema de calendarios de los indios, el método que tenían de dividir el tiempo y la corrección que hacían de él para igualar el año civil, con el año solar trópico. Contiene tabla con los calendarios mexicanos y al final una lámina plegada, con figuras grabadas.

  

Según Palau (1954) es una edición príncipe y “los estudiosos de estos temas prefieren la reimpresión de la obra, aumentada con la segunda parte que estaba inédita, publicada con notas por Carlos María de Bustamante”. El ejemplar que posee la BNCJM se encuentra en regular estado de conservación, principalmente la encuadernación que precisa restauración.

Los impresos mexicanos constituyen una fuente importante para el estudio de la historia de ese país y también del libro como objeto de arte. El siglo XVlll tuvo importantes impresores en ese territorio que legaron valiosas obras en cuanto a calidad tipográfica y valor de conocimiento, que hoy día son referentes de obligada consulta por los investigadores de la cultura americana. La amplia producción bibliográfica en dicho siglo, contribuyó al auge intelectual de la Nueva España y muestra la cultura y tradiciones del pueblo mexicano.  

 

Bibliografía

García, I. (2015). Atrás de la escena tipográfica: los impresores en la Nueva España. Investigación bibliotecológica. Vol.29. Núm. 66, mayo-agosto 2015. Recuperado de https://ac.els-cdn.com/S0187358X16000290/1-s2.0-S0187358X16000290-main.pdf?_tid=bc060c01-e7b3-420e-bc7f-12441097a3d3&acdnat=1522779345_697cec9c99f6850c1ea3ebecc40a1051

Iguiniz, J. B. (1938). La Imprenta en la Nueva España. México: Porrúa Hnos. Y Compañía.

Palau y Dulcet, A. (1954). Manual del librero Hispanoamericano. Segunda edición. Tomo séptimo. Barcelona: Librería Palau.