María Villar Buceta, bibliotecaria de la Márquez Sterling

Por Mabiel Hidalgo Martínez.

En 1943, en el número 258 de la Avenida de los Presidentes, se fundó la Escuela Profesional de Periodismo “Manuel Márquez Sterling”, institución que formaba a los estudiantes en tres carreras: Periodista profesional, Técnico - gráfico periodista y Técnico en dibujo periodístico.

Descripción: D:\Artículos míos\AA 2018\Im´´agenes\IMG_19700606_151414.jpg
Edificio de la Escuela Profesional de Periodismo “Manuel Márquez Sterling.

Entre los protagonistas que hicieron posible la realidad de tener una escuela para calificar a los periodistas cubanos en la etapa de la República, estuvieron la Asociación de Reporters de La Habana y el destacado periodista Lisandro Otero Masdeu. El empuje de este último lo llevó a merecer el título de ‘’Decano de Honor” del plantel. Un prestigioso colectivo de profesores integraba la nómina de trabajadores del centro, a la que se sumaba María Villar Buceta, bibliotecaria de gran prestigio que “añade a su experiencia en estas labores extraordinaria cultura y espíritu de solidaridad con los alumnos”(1).

Descripción: D:\Artículos míos\AA 2018\Artículos para Librínsula junio y julio 2018\María Villar Buceta\IMG_19700512_200606.jpg 
María Villar Buceta (de pie, extremo derecho) en la biblioteca, junto a los alumnos de la escuela.

María del Carmen Villar Buceta nació en el poblado de Corral Falso de Macurijes, actual Pedro Betancourt, en la provincia Matanzas, el 25 de abril de 1899. Su inclinación hacia la poesía la llevó a publicar sus poemas en diarios como La Discusión, El Heraldo de Cuba y la revista El Fígaro. También fue una destacada periodista que alzó su voz en contra del atraso cultural y las injusticias sociales que vivía Cuba en la etapa republicana. Integró el grupo de “Los minoristas” en unión de otros jóvenes revolucionarios como Enrique Serpa, Juan Marinello, Rubén Martínez Villena, entre otros, con los cuales pronunció sus ideas de mujer avanzada para su época.

Su vocación hacia la profesión bibliotecaria la llevó a pasar la mayor parte de sus años de trabajo entre libros y usuarios. En la década del veinte del pasado siglo trabajó en la Biblioteca Nacional, en época de difícil situación para la institución. De igual manera, María Villar Buceta se desempeñó en otras bibliotecas de la cuidad, en las que fue decisiva su sentido de organización y la implementación de actuales tendencias en el mundo bibliotecológico, hasta llegar a la Escuela Profesional de Periodismo Manuel Márquez Sterling en 1943. Fue fundadora y directora de dicha biblioteca, en la que “volcó sus iniciativas e ímpetus en la formación de una biblioteca especializada para periodistas, para lo que convocó, mediante la prensa escrita, a hacer donaciones de libros sobre materias de interés para la profesión (…)”(2)

La biblioteca de la escuela fue incrementando sus colecciones a partir de los propios donativos que hacían los alumnos y con la colaboración de instituciones como la Academia de Historia, el Archivo Nacional y las empresas periodísticas de la Isla. Villar Buceta jugó un importante papel en el ordenamiento de los fondos bibliográficos y la asesoría a estudiantes y maestros. También instituyó el préstamo de ejemplares, con la debida documentación, para contribuir a la formación profesional de los futuros periodistas.

Descripción: D:\Artículos míos\AA 2018\Artículos para Librínsula junio y julio 2018\María Villar Buceta\IMG_19700606_151527.jpg

La biblioteca de la Márquez Sterling, era considerada un “oasis’’ dentro del centro: “uno de los rincones predilectos de los alumnos”. La presencia de María significaba un manantial de cultura y bondad del que bebían todos los que accedían al conocimiento.

(1) Tamayo, Blanca Nieves. La Escuela de Periodismo vista por sus alumnos. Álbum del cincuentenario de la Asociación de Reporters de La Habana 1902-1952. p. 416.

(2) Rivera, Z. María Villar Buceta: bibliotecaria y formadora de bibliotecarios. Revista de la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí. Año 105. No. 1-2, 2014.