Voisin, su bibliografía al servicio de Cuba

Por Yorlis Delgado López

Oleo que refleja el encuentro de Voisin y Fidel Castro. Fuente: Oleo perteneciente a la Colección de la Academia de Ciencias de Cuba.

André Marcel Voisin, científico e investigador francés que dedicó su vida y publicaciones a la agricultura, especialmente al uso de los suelos y la ganadería. Visita Cuba, invitado por Fidel Castro e introduce la técnica del Pastoreo racional de Voisin. Esta rica fuentes bibliográficas se encuentran hoy en la Biblioteca Especializada de la Academia de Ciencias de Cuba, a la disposición de los usuarios cubanos y extranjeros.

Una mirada a sus antecedentes en Europa

Nació el 7 de enero de 1903 en Dieppe, provincia de Normandía, Francia. Hijo de Albert Voisin y de Marie Antoinette Morthe Legendre. En 1910 inicia sus estudios en el Liceo “Johan Ango”, de Dieppe, donde obtuvo permanentemente la calificación de excelente.

En 1923 cumplió su servicio militar en la Marina Nacional francesa, cursó la Escuela de Oficiales y se graduó de alférez de navío. En 1924 ingresó en la Escuela Superior de Física y Química de París y se graduó como primer expediente. Se reintegró a la vida civil en 1926 y comenzó a trabajar en la industria del caucho. En 1936 decidió ir a Alemania donde perfeccionó sus conocimientos de la lengua de ese país en la Universidad de Berlín. De vuelta a su ciudad natal en 1937, regresó a la industria del caucho. Allí da sus primeros pasos en el quehacer científico técnico, al elaborar un método de cronometraje del trabajo en la organización industrial.

Al comenzar la Segunda Guerra Mundial, en 1939 decidió servir a su patria y participó en diferentes y complejas misiones. En 1940 retornó a Francia y decidió administrar una finca de 130 hectáreas, propiedad de su madre. En 1943 se casó con Marta Rosine Fernagu.  (Fallece el 3 de enero de 2012 en Francia a los 105 años). A partir de entonces inició una importante labor que lo acerca a la vida en la tierra. (Cuida personalmente los animales; ordeña las vacas; trabaja 14 horas diarias incluyendo los domingos, distribuye trigo, azúcar y papas discretamente, en forma anónima).

Su interés por el estudio lo hacen acumular documentos y leer constantemente. Se especializa en temas relativos al suelo, la salud en el animal, su alimentación y la salud humana. Debido a sus experimentos, científicos de todas partes lo visitan para observar sus resultados en la finca. En 1957 publicó su obra titulada Productividad de la hierba, fue la primera de ocho que se conocen. En 1960 la Academia de Agricultura de Bonn le confirió en la Universidad de dicha ciudad, el título Doctor Honoris Causa, (se convirtió en el primer francés en recibir ese galardón, después de Louis Pasteur). Este fue uno de los tantos premios que obtuvo el investigador en vida. Formó parte de numerosas sociedades científicas en Francia y en el extranjero

Su tránsito por Cuba

Fidel Castro conoce de su existencia y atraído por sus resultados lo invitó a impartir un curso en la Universidad de La Habana con el objetivo de introducir su Sistema Racional de Pastoreo. Arribó a Cuba el 3 de diciembre de 1964. En su tránsito por la isla caribeña ofrece cursos sobre sus teorías en el campo de la agricultura y la ganadería, sin importarle la propaganda negativa que se hacía en Europa contra la Revolución Cubana. Esta disposición de viajar a Cuba, país pequeño con necesidad de su ayuda, le hicieron agigantarse como hombre y como científico. La prensa nacional se hizo eco de tal acontecimiento y trasmitió en vivo sus conferencias.

El 11 de diciembre de 1964 se le confiere el título de Doctor Honoris Causa de la Universidad de La Habana, lo que le llenó de entusiasmo y dio nuevos impulsos. Durante más de quince días impartió su curso y Fidel asistió todos los días. A decir del propio Voisin era su mejor alumno.


Biblioteca de Voisin donada por su viuda Marta Rosine Fernagu a la Academia de Ciencias de Cuba. Fuente: Tomada por el autor para este artículo.

Enseñanzas para Cuba

Voisin es recordado, sobre todo, por el sistema de racional de pastoreo que lleva su nombre, pero sus aportes a la teoría y la práctica de la nutrición animal son muchos y muy diversos. Sus enseñanzas se resumen en:

La muerte del científico

El 21 de diciembre de 1964 en horas de la noche, todos esperaban la clase habitual, en su lugar apareció súbitamente Fidel Castro con la noticia del fallecimiento del notable investigador, a causa de un infarto cardíaco. La desaparición física del científico dejaba un vacío a cubanos y europeos. Sus restos mortales descansan hoy, para orgullo de los nacidos en esta Isla en la Necrópolis de Colon, en una hermosa bóveda, propiedad de la Academia de Ciencias de Cuba, que mando a construir la alta dirección de la Revolución para este sublime investigador.

Fuentes bibliográficas en Biblioteca Especializada de la Academia de Ciencias de Cuba

Hoy la Academia conserva de este prominente investigador, los siguientes materiales.

A manera de conclusiones

La muerte, sorprendió a este investigador en pleno trabajo científico, pero dejó lo definitivo de toda acción humana: el ejemplo, las enseñanzas profundas, su obra y una huella de gratitud permanente en el pueblo cubano. Desgraciadamente solo lo recuerdan sus colegas más cercanos a las ciencias técnicas y la agrología. Es hora de desempolvar sus libros y documentos (su biblioteca personal fue donada por su esposa a la Academia de Ciencias de Cuba), traducirlos y aplicarlos, dignificarlo y ponerlo así, en recordación de todos aquellos por los tanto aporto: los cubanos.

Fuentes consultadas