¿Cómo se lee mejor en libros de papel o digitales?

Por Yirian García de la Torre

Para los más entrados en años o inmigrantes digitales; leer en tablet, móviles incluso en lap top o pc de escritorio no les es nada fácil. A otros el propio contrasentido les obliga a adentrarse y comprenderlo junto a nativos digitales. En Cuba – donde las tecnologías tienen su propia velocidad – los pequeños juegan con el móvil de mamá o papá, luego prueban pasar las hojas de los libros de modo táctil. ¿Tecnología generacional?

Leer sigue siendo un placer de muchos, las vías se multiplican, las ventas de los libros como los discos musicales, van con la piratería, la era de internet e imagen. Para Cuba las opciones respecto a los beneficios posibles son más de modo estatal, ahora en Joven Club u otros lugares, como Infomed (1) hace gala con Linux o esta propia web (Librínsula) con solo HTML. A razón de facilitadores, conocimiento o decisores bien preparados en el asunto.

Los lectores más avezados en tecnología prefieren buscar todas las colecciones, los clásicos. Cuba sigue su tesis de cultura y educación intelectual constante como propuesta literaria desde el 59, con El ingenioso hidalgo Don Quijote de La Mancha (1605), de Miguel de Cervantes Saavedra, primer libro publicado por la Imprenta Nacional en 1960 (4 tomos, 100 mil ejemplares) (2), conque inauguraba la Biblioteca del pueblo impulsada por Fidel Castro.

Igual la XXVII Feria Internacional del Libro, La Habana 2018 muestra el abolengo de una biblioteca virtual para consulta, así como la posibilidad de donar, a quien lo quisiera, bibliotecas enteras de salud, lectura y conocimiento.

Por su parte Cuba Digital oferta más de tres mil libros bajados en Cinesoft, videojuegos (versiones antes o después de libros), audiolibros y otras opciones de forma gratuita e interactiva. Una exhibición del saber compartido para encontrar autores, trabajos y aprendizajes más allá de una Expo Feria.

Entre los hechos curiosos del Siglo XXI está el de Lázaro Estenoz Cosme y Denis Estenoz Márquez, padre e hijo amantes de la naturaleza, por ello, el primero escribe un libro, el segundo idea una aplicación Android, que, instalada en el tablet o móvil, permite pasar por encima de las ilustraciones expuestas con las aves cubanas, para ver al ave posarse en su pantalla, mientras se escucha el trinar característico.

“Alas de primavera” se nombró la exposición estrenada en el Museo de Ciencias Naturales, en la Plaza de Armas. La exhibición es parte del proyecto “Aves al vuelo” con las ilustraciones del libro, también expuestas, con diseños de Glen Gómez, a partir de acuarelas que el Héroe de la República de Cuba, Antonio Guerrero, realizara en prisión, tal como dice la ficha del proyecto.

En doce cuentos, el libro muestra las aves endémicas cubanas con la idea de acercar la naturaleza de Cuba a las nuevas generaciones. Así se presentan: tocororo, zunzuncito, fermina, cotorra, cabrerito de la ciénaga, paloma perdiz en un entretejido de texto – audio - imagen, una experiencia nada deleznable, dado que permite vivir el mágico momento salido de las páginas de un libro.

La tecnología no es ni buena ni mala, sino el uso que se hace de ella. Inició por lo militar y qué bien cuando otros hacen un uso creativo cultural de ella. Hay lectores de varias generaciones, quienes alegan que leer en papel es leer sobre un árbol muerto y con internet se salva cada árbol.

Aunque sea insustituible el trinar en los montes de Cuba, ni ángel, ni demonio, las tecnologías ofrecen la posibilidad de escuchar el trino, o admirar el vuelo del ave en una interacción ingeniosa, sin dudas, donde Cuba, medio ambiente y literatura van en busca de motivaciones para inspirar la lectura y cuidado de la naturaleza, muy a tono con el rol del Museo de Ciencias … y los implicados.

Durante el Taller Internacional Infancia y Comunicación (2016), deleitó a los participantes (2), en un complot inclusivo, por una cultura de paz, entre creadores, para esos grupos etarios y personas con necesidades especiales. Otra novedad del encuentro fue el audiolibro “Retoños de almendro” (3).

Encuestas a niños/as adolescentes y jóvenes fallan: los libros en los dispositivos tecnológicos a su alcance brindan eficacia y salud respecto al peso, elimina la carga de llevar varios en una mochila; comodidad para leer. Otros por su parte previenen daños a la vista por la lectura digital. Amantes o detractores, hábito o nuevas formas de leer, vive el universo excepcional del lector, la emoción exquisita de la lectura, el aprendizaje, la savia literaria.

Sobre los libros hay especialidades de sitios dedicados a ellos, en los cuales el país ha tenido también el acápite en los repositorios de investigación, no siempre tan completos como necesarios, pero si en la buena voluntad, todavía con mala navegación, de brindar la posibilidad del aprendizaje autónomo, bibliografías para centros de estudios convencionales y para cursos “on line”.

En la literatura priman temas de autoayuda, investigaciones o compilación de eventos científicos de los que el país hace halago, a veces precario, aunque es línea central de su sociedad de hombres y mujeres de ciencia.

El libro multimedia explora todas las posibilidades, fotos individuales o galerías, audios, videos, textos, infografías. En ésta última va la ventaja de acumular en poco espacio mucha información, sin contar que las presentaciones llevan también un “performance” del evento. Cuando se imprime es enciclopédico.

Además de los repositorios, hay páginas completas “on line”, en línea, con libros en venta o “free”, o sea libre de costo, promociones de libros, o capítulos, en los que puede ser el proceso inverso. Primero son publicaciones y blogs de opiniones, poesía, cuentos, “micro blogguins”, micro crónicas, novelas por capítulo, ensayos socio políticos, galerías fotográficas y luego el autor, un productor determinado, una editorial o un interesado en la perpetuidad del tema se aventura a la presentación y publicación del contenido en papel.

Valiosa de por sí es “Artbook”, de Electa Bolsillo, pesados por su papel y fotografías. (4) Asequibles en www.editorialelecta.com Una colección dedicada a los más famosos maestros, movimientos artísticos y grandes civilizaciones. Otras publicaciones en línea e impresos son colecciones literarias, diccionarios, pentagramas, cancioneros o crítica de la música para todos los gustos. O la opción de “Albalearning Audiolibros” y libros gratis sin registrarse.

Las opciones científicas, a veces recuerdan, las publicaciones de Ciencia Popular, de la Editorial “Mir” de Moscú, traducidas al español en la década de los 80, la cual permite a todos conocer temas científicos en tono recreativos: “Psicología recreativa, “Física recreativa”, “Matemática recreativa”, “Hidrogeología recreativa”, hasta completar el universo científico editado.

En línea existen libros técnicos, de ciencias sociales, de historia, ya sea universal, del arte o bibliográficos. Hay quienes prefieren volcar a digital libros nacidos antes de este tiempo tecnológico, lo cual para investigadores y coleccionistas son joyas inigualables. Lo más lento del proceso son el derecho de autor, y la conciencia del patrimonio cultural de cubanos.

Las civilizaciones anuncian progresivamente la muerte de la pintura con la fotografía, de la radio con la televisión, del cine con las computadoras, del disco, con los CD… a los libros los han amenazado varias veces. Lo cierto es que nada exime el errar de tantos pronósticos porque hay gustos para todos. Se complementan arte, investigación, creatividad en el regocijo de algo nuevo, cambiante, progresivo, sin demeritar nada, sino imbricando cada necesidad con la posibilidad de que cada quien escoja el formato a mano, según desee.

No son pocos los sorprendidos, primero negados a la experiencia nueva y luego adictos. De ventajas apremiantes, las tecnologías ofrecen las posibilidades del tiempo, abrevian el peso de almacenaje, aunque igual puedes quedarte sin nada por falta de electricidad, o un equipo roto a deshora.

Se acopia todo lo necesario, se estudia siempre. Los más previsores hacen de su biblioteca personal una albacea para no desandar los archivos, y en su pc guardan igual o más enriquecido patrimonio cognitivo o de entretenimiento.

Como para el periodismo, no es aconsejable quedarse con un solo método de lectura, almacenamiento o transporte, sino argumentar con tantas fuentes como sea posible, entrar en el cognoscente de tantas variables como personas, proceso creativo, tecnologías y posibilidades. Es tan abierta como nunca antes, unas veces más al alcance de la mano que otra, pero en existencia.

Cuando de filmografía se trata, hay lectores que prefieren no saber de las versiones del cine a sus libros favoritos, sin embargo, El Hobby (1954) (5), abrió nuevos mundos, a su vez nuevas generaciones de lectores conocieron de los libros por la trilogía cinematográfica y los video juegos. Con Harry Potter (1997) (6), la autora primero desconocida se llenó de seguidores para continuar cada libro – saga fílmica en innegable interacción gracias a las tecnologías.

Años atrás los lectores empedernidos leían a la luz de una linterna, bajo las sábanas, con una vela o un candil; hoy interactúan con el texto o el autor, recurriendo al plano de público fans generador de contenido.

Para algunos lectores ya existe el poder guardar libro y versión fílmica en un disco duro, aunque hay quien enriqueció su imaginación durante la lectura del libro cuando conoció el mundo creado por los realizadores de cine y las soluciones buscadas al llevar esas imágenes a la pantalla (también de varias dimensiones), en imagen 3D, interactividad o secuencia en base a los públicos.

Con los idiomas pasa otro tanto, usted puede buscar catálogo, enciclopedia, autobiografías o un libro recomendado, encontrarlo en otro idioma o varios, incluso encontrar la versión en su idioma. Traducirlo es engorroso, pues debe dominar el idioma o tener noción de ellos, en tanto hay muy buenos programas traductores, aunque casi sin excepción, al traducir asumen las primeras acepciones de la palabra y no por el contexto. Si no se tiene en cuenta semejante detalle puede llevarse una completa tergiversación del tema. 

Al escribir, por lo general, los autores escogen manías, formas de redactar o supersticiones. Aun en la era de las tecnologías no son pocos que al brotarle la idea prefieren escribirlo a un papel, unos con bolígrafo, otros con lápiz, para luego pasarlo a la computadora; y hay quienes escriben en su vieja Remington, temiendo perder en el teclado digital las palabras que le alimentaron siempre.

Hay costumbres que no se deben perder, es cierto, uno es el hábito de lectura, por el universo y riqueza que se adquiere en el idioma, también como con el cine, algunos prefieren no comparar. Es elegir jugar con tiempo y espacio, en grandes o pequeñas pulgadas, cerca o lejos. Es la curiosidad de indagar hasta lo indecible, trátese de la plataforma en que se trate, puede estar en su mano.

Nuevas y viejas generaciones han de buscar lugares comunes a la riqueza de la palabra, los mundos que los escritores inventan, inclusive parábolas o no de la vida real. Si bien es cierto que ya es imparable la competitividad y la tenencia del poder a través de ese mundo de tecnología – internet - mercado, en las nuevas modalidades, lector al fin, vale apropiarse de un rinconcito cómodo, un modo, el que prefiera, de asumir el libro o el dispositivo para leer de lo lindo.

Leer es un regalo en cualquier etapa de la vida, penetrar en la creación literaria hecha por otros y hasta arriesgarse, de vez en vez a escribir su propio texto o inquietudes; también tener a mano un lápiz o bolígrafo para tomar notas, si es preciso, pues para cada Macondo (7), necesitará su propio cronograma generacional si quiere habitar la experiencia. Sin dudas, lo mejor es leer.

Bibliografía y Notas de la autora con datos de Wikipedia, EcuRed y propios

1.- Sitio del MINSAP (Ministerio de Salud Pública) con amplia bibliografía y temas de consulta para el gremio de salud.

2.- Impresa en cuatro tomos con una tirada de cien mil ejemplares con ilustraciones del francés Gustavo Doré y un dibujo de Pablo Picasso, según publica en Granma (2000) el ensayista cubano Salvador Bueno. Granma (3/02/2014)

2.- Facilitadores comunitarios, especialistas, investigadores, artistas, periodistas, así como personal de la radio y la televisión cubanas de Cuba y el mundo. También la Editora Abril, la Plataforma Latinoamericana y Caribeña del Audiovisual para la Infancia y la Adolescencia (Red UNIAL) y la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano.

3.- “Retoños de almendro”, Cuentos para niños de jóvenes escritores cubanos. Selección de Eldys Barature. Ediciones La Luz, Holguín 2012. Versión en papel y audiolibro, también en las FILH.

4.- 1999 Electa (Grupo Editorial Random House Mondadori, S.L) Travessera de Gràcia, 47 – 49. 08021 Barcelona. Con 37 publicados, por ejemplo, Antigua Grecia, El antiguo Egipto, Caravaggio, Cézanne, Expresionistas, Gauguin, Goya, El Greco, Impresionistas, Kandinski, klimt, Manet, Matisse, Modigliani, Monet, Picasso, Piero della Francesca, Rembrandt, Renoir, Van Gogh, Velázquez y otros.

5.- El Hobby, primera novela escrita por el filólogo y escritor británico J. R. R. Tolkien, precursora de “El Señor de los anillos” y la trilogía cinematográfica del neozelandés Peter Jackson: La Comunidad del anillo, Las dos torres y El retorno del Rey, un libro editado en tres partes por razones de longitud y coste.

6.- Harry Potter: ocho películas, gracias al productor David Heyman y finalmente a la Warner Bros, nacidas de la serie de siete novelas juveniles, de la autora británica J. K. Rowling. Del último libro se hicieron dos películas.

7.- Pueblo ficticio creado por Gabriel García Márquez en su novela “Cien años de soledad” e inspirado en Aracataca, pueblo natal del autor. El Gabo es ganador en 1982 del Premio Nobel de Literatura. Editada por primera vez en 1967, con más de 8000 ejemplares, por la Editorial Sudamericana. y Cien años… es considerada obra maestra de la literatura hispanoamericana y universal. Hoy lleva más de 30 millones de ejemplares vendidos y traducida a 35 idiomas.