Coloquio Internacional José Martí y los acontecimientos de 1898: un evento con todos y para el bien de todos

Por Astrid Barnet

"(...) El continente descoyuntado durante tres siglos por un mundo que negaba el derecho del hombre al ejercicio de su razón, entró, desatendiendo o desoyendo a los ignorantes que lo habían ayudado a redimirse, en un gobierno que tenía por base la razón de todos en las cosas de todos, y no la razón universitaria de unos sobre la razón campestre de otros. El problema de la independencia no era el cambio de forma, sino el cambio de espíritu", analizó el Apóstol de la Independencia cubana en su ensayo Nuestra América, escrito el 30 de enero de 1891 y, una vez más, la impronta de nuestro Héroe Nacional irrumpió con más vigor y fuerza que nunca en el Coloquio Internacional José Martí y los acontecimientos de 1898. Evento académico que sesionara en la sede habanera del Centro de Estudios Martianos (CEM), con el objetivo de intercambiar y profundizar en investigaciones, opiniones e ideas que resultaron esclarecedoras de los sucesos ocurridos en 1898 --tres años después de la caída de Martí en Dos Ríos--, como fueron entre otros temas : Imagen e ideario e José Martí en Regino E. Boti en los años 1898-1902; Martí en la visión de Darío; Representar la historia: Modernismo 98, subdesarrollo, de Roberto Fernández Retamar; Desenmascarar el engaño: la independencia cubana en signo de interrogación, y Presencia del ideario antianexionista y antimperialista de Martí en la figura de Armando Hart Dávalos.

Igualmente, exposiciones sobresalientes fueron la titulada José Martí, el 98 y la república en ciernes, dela subdirectora de dicha institución doctora María Caridad Pacheco, y José Martí: la arquitectura política y moral de la república imperial, a cargo del profesor e investigador Jorge Juan Lozano Ros.

Con su reconocido fervor martiano el profesor Jorge Juan Lozamo Ros --a quien se le otorgó en fecha reciente la distinción Pensar es Servir, el más alto reconocimiento que entrega el mencionado Centro investigativo-cultural a peronalidades e instituciones extranjeras--, recordó el discurso Con todos, y para el bien de todos, pronunciado por el Apóstol en el Liceo Cubano, de la ciudad norteamericana de Tampa, el 26 de noviembre de 1891:

"De atenernos al principio estructurador martiano, Con todos, es una democracia que no existía en América, que respondía a la democracia de los partidos demócrata y republicano; una democracia por los propietarios y también por los desposeídos --que eran la mayoría y que debían estar en igualdad de condiciones--, con los esclavos y también con los ignorantes, a quienes había que educar a paso de carga. Una libertad con el blanco, con el negro, con el mestizo, con el indio...Con todos, en igualdad de condiciones. Una democracia por los hombres y también por las mujeres; ellas, en los clubes femeninos del Partido Revolucionario Cubano (PRC). Y si se hubiera quedado Con todos se hubiera quedado tan sólo con consignas programáticas, pero fue mucho más allá y esa nueva democracia decía que tenía que estar regulada moralmente (...) Este sería el bien que yo prefiriera y aquí está el imperativo martiano: (...) Porque si en las cosas de mi patria me fuera dado preferir un bien a todos los demás, un bien fundamental que de todos los del país fuera base y principio, y sin el que los demás bienes serían falaces e inseguros, ese sería el bien que yo prefiriera: yo quiero que la ley primera de nuestra república sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre".

Por su parte, la doctora María Caridad Pacheco subrayó en su intervención que "(...) La constitución de la república neocolonial no logró materializar los anhelos forjados durante la lucha de liberación nacional del pueblo cubano. Ocurrió paulatinamente una reorientación de la revolución intelectual en la cual se percibe una ausencia de la obra y de estudios sistemáticos sobre el Apóstol (...) En los primeros 16 años de constituida la república apenas fueron publicados siete trabajos. Martí emerge a la vida política nacional como un símbolo sobre el cual se tejió un proyecto fundacional. A partir de su legado cultural fue posible asumir de manera positiva la lucha por la independencia patria, pero más que eso ofrecía una vida sacrificada y una muerte heroica (...) En el fondo de estas ideas y propósitos se hallaba la postura de la burguesía cubana junto al imperialismo yanqui (...) Algo que trajo consigo que, durante los primeros años de período neocolonial, se ofreciese un Martí romántico, sacrificado y hombre del perdón cuyo propósito fundamental había sido el de independizar a Cuba de España, sin hacer referencia a su posición antimperialista y a las críticas que hiciese sobre la sociedad norteamericana durante su estancia en el país norteño".

Con el historiador doctor Ibrahim Hidalgo Paz

En entrevista concedida a este Sitio Web el doctor Ibrahim Hidalgo Paz, prestigioso historiador e investigador del CEM, explicó que en relación a las implicaciones de la política cultural de la Administración de Donald Trump, "se mueven diversos elementos al ser un proyecto de carácter universal y ser esta Isla una pieza clave al respecto, con vista a la penetración del modo de vida norteamericano --teniendo siempre en cuenta la cercanía geográfica y los vínculos tradicionales--. Ese es un proyecto político-cultural trazado desde hace decenas años. Es un proyecto cultural de penetración que parte de formas extraordinariamente sutiles de entendimiento y comportamiento de la realidad inculcadas a todo un continente, y que hoy se hacen aún más novedosas y evidentes con el desarrollo galopante de las tecnologías de la comunicación".

Rememoró a continuación como hecho histórico trascendental la firma de la Resolución Conjunta, que puso fin al enfrentamiento militar de 1898, "la que no fue más que una forma de encubrir la realidad para crear una falsa expectativa con el objetivo de viabilizar la penetración y el dominio sobre el territorio de la Isla".

En contraposición a dicho antecedente resaltó que: "En el caso de la actual administración norteamericana y del mandatario Donald Trump, éste ha sido tan torpe que ha logrado develar con su política tan evidentemente reaccionaria, lo que otros anteriores a él trataron de encubrir. Pero Trump no va a durar eternamente en la Casa Blanca; ya vendrán otros presidentes con otras políticas, quienes con su acostumbrada visión imperial tratarán de llevar a cabo otra táctica más sutil e inteligente --como la empleada por Barack Obama --, mas con igual estrategia: destruir a la Revolución cubana y a todo movimiento progresista o de liberación nacional que pudiese surgir".

Durante el desarrollo del Coloquio Internacional...el doctor Hidalgo Paz presentó un título de su autoría La tesorería del Partido Revolucionario Cubano (PRC), donde da a conocer la figura y labor del revolucionario Benjamín Guerra, tesorero del Partido Revolucionario Cubano (PRC), "quien con alma y corazón controló toda la contribución en dinero o financiamiento de la emigración cubana en Estados Unidos, en especial, de los trabajadores de las tabaquerías".

Acerca de los anexos --específicamente el tres--, incluidos en el libro, dijo que "hubo dos rendiciones de cuentas elaboradas por Benjamín y con los fondos minuciosamente desglosados de forma facsimilar", ingresos recibidos mediante colectas, o aportados por comerciantes u otras personas con cierta influencia económica, o por parte de obreros de talleres o tabaquerías en su gran mayoría. Consideró el Autor que lo más interesante de este volumen es que en él se incluye el libro de tesorería del PRC, además de exhortar a investigar y confeccionar una biografía "sobre este patriota, amigo y colega de Martí, que bien la merece, pues supo poner a disposición del PRC no sólo su talento, sino también muchos de sus bienes para suplir los fondos, en ocasiones escasos, con vista al financiamiento de la Guerra necesaria".