Un regio álbum musical en la Cuba colonial

Por Olga Vega García.

En saludo el próximo año al 500 Aniversario de la Villa de San Cristóbal de la Habana se ha seleccionado un bellísimo álbum producido en la Isla, de un alto valor patrimonial por su escasez en el comercio de anticuarios, el hecho de tratarse de un original producido por entregas, lo que atenta siempre contra el grado de completamiento de los ejemplares disponibles, y por si fuera poco, que se caracteriza por la alta calidad de su material ilustrativo.

Vicente Díaz de Comas fue un abogado y compositor español, fallecido hacia 1855, según se dice, cuando naufragó el barco que lo trasladaba de La Habana a España. En el volumen se presenta su retrato en las páginas preliminares dibujado a plumilla por Augusto Ferrán y Andrés (Mallorca, 1814 – La Habana, 1879).

Una preciosa portada grabada inicia la edición ilustrada con figuras alegóricas y personajes ataviados con trajes típicos de muchas de las localidades representadas. Siguiendo el estilo de los ejecutados por Víctor Patricio de Landaluze (1827-1889) se destaca en al extremo izquierdo un campesino cubano con su guitarra y machete. Don Víctor Patricio de Landaluze, como también se le conoce, nació en Bilbao, España y falleció en Guanabacoa, Cuba, en 1889 y se caracterizó por dedicarse a la lustración de obras emblemáticas de la cultura cubana, como Los Cubanos pintados por sí mismos y Tipos y costumbres de la Isla de Cuba.

   

El libro está considerado como un verdadero tesoro bibliográfico muy raro, donde se pone de manifiesto el vínculo de la isla con la metrópoli en el campo de la música. La impresión se realizó en la Litografía del Progreso, en la ciudad de la Habana,  en 1855 y está dedicada a Isabel II (1830-1904), reina de España:

 “El Álbum Regio que el exponente con la mayor veneración tiene el alto honor de elevar hasta la Real Persona de V. M., contiene setenta y cinco escudos que con sus respectivos colores, representan todos los timbres y blasones que decoran los antiguos títulos de los Reyes de España; los de las capitales de cada una de las provincias en que está dividida la Península y posesiones de Ultramar; el árbol Genealógico de V. M.; la explicación circunstanciada de cada escudo y diversas piezas de música de su humilde composición.”

Consta de cerca de un centenar de páginas, gran parte de las cuales, como se expone en la dedicatoria están conformadas por litografías de los escudos de los territorios de la Corona de España, complementados con las partituras, enmarcadas por un recuadro con figurillas alegóricas tales como leones, torrecillas de las fortalezas y otros elementos alusivos a ésta.

Su parte musical es toda una manifestación de un momento histórico dado, (mediados del siglo decimonónico) incluyendo contradanzas, habaneras, zapateados, valses, polkas, himnos y marchas de diversas regiones. Todas las obras musicales son originales del autor excepto la Marcha Real que figura bajo el escudo de Castilla.

   

La isla de Cuba está perfectamente definida con un escudo acompañando una contradanza. Por otra parte bajo el escudo de Ciudad Real se inserta un zapateo cubano.

Al final del libro aparece una página con el árbol genealógico de la familia real española: “Árbol genealógico de la ilustre casa de Borbón desde su advenimiento al trono de las Españas hasta nuestra amada reina Ysabel segunda”. Al pie aparecen las firmas del taller, dibujante y grabador: “Landaluze Inv. y Lit. – Genealogía por R. R. – Lit. del Progreso, Habana. ” Los colores fueron adicionados a las litografías velando por la fidelidad del producto final. Al parecer los escudos no se deben al grabador español, pero ese hecho no ha podido ser verificado.

La obra se llevó a cabo por fascículos mediante suscripción, aunque el editor no pudo completar la entrega a todos con los que se había comprometido, de ahí que al igual que otras ediciones similares de la época difieran unos ítems de otros en la cantidad de sus láminas. Al final aparece la Nómina de las personas que han propendido a su publicación de esta obra colocadas por orden de antigüedad y jurisdicciones donde residen.

   

El ejemplar original perteneció a Josefina Fuentes y Tejidor, según consta en firma borrosa en hoja aparte. Se conserva en un estado relativamente bueno, con papel ligeramente afectado por agentes químicos y físicos aunque se mantiene la belleza de las litografías, y está encuadernado en piel.

En 1998 se produjo por la Fundación Autor de la Sociedad General de Autores y Editores un facsímil de una edición compilada por María Teresa Linares e igualmente en Internet circulan reproducciones de la obra, pero en este caso se trata de un ejemplar original que indiscutiblemente forma parte de los más preciados tesoros de la Biblioteca Nacional José Martí por lo que ha de ser divulgada su existencia entre los lectores de esta Sección y desplegarse una pequeña parte de su hermosura, como joya que solamente se expone al público en exposiciones de obras musicales por tratarse de una publicación muy especial, realmente impresionante como ha podido observarse en este breve artículo.

 

Bibliografía consultada

Álbum regio http://cubamuseo.net/categoria-es-148 (Consulta: 30 jun.  2018).

Álbum regio ESAC. Deutsch Wikipedia © Academic, 2000-2017 http://www.esacademic.com/dic.nsf/eswiki/1264182  (Consulta: 30 jun.  2018).

Augusto Ferrán y Andrés (Mallorca, 1814 – La Habana, 1879) http://cuadernodesofonisba.blogspot.com/2017/12/ferrant-una-familia-de-artistas-i.html (Consulta: 30 jul.  2018).

Tipos y costumbres de la isla de Cuba por los mejores autores de este género / obra ilustrada por D. Víctor Patricio de Landaluze ; fototipia Taveira ; con un prólogo de Antonio Bachiller y Morales. – Ed. facs. --  La Habana : Biblioteca Nacional de Cuba José Martí; Oficina del Historiador de La Habana; Imagen Contemporánea

2010. – v, 255 p. : il. (1 color) ; 35 cm. – (Raros y valiosos. Colección facsimilar ; 2).  Reproducción facsimilar de la edición de: La Habana : Ed. Miguel de Villa, 1881.  Realizada en el taller del Avisador Comercial.