Una perla americana: la provincia de Santa Marta vista en una edición original de la decimoctava centuria

Por Olga Vega García

En esta ocasión se selecciona un tesoro no muy conocido por los lectores habituales pero que por su valor representó a Cuba en la Exposición Internacional de Sevilla en 1942. Testimonios: cinco siglos del libro en Iberoamérica, está considerada “la más relevante muestra cultural de la región relacionada con la conmemoración de los 500 años de la llegada de Colón a nuestro continente, que se presentó en Caracas y en Madrid en 1992 y requirió de más de tres años de exhaustivo trabajo de investigación y localización de las 240 obras antiguas que fueron exhibidas”. Una excelente obra de consulta fue entonces publicada en forma de catálogo impreso.

La Perla de América, provincia de Santa Marta: reconocida, observada y expuesta en discursos históricos publicada en Madrid en 1787 por el célebre Antonio Sancha cuya marca tipográfica decora la portada era una edición príncipe, rara y valiosa, poseía encuadernación artística y su contenido resultaba de interés para ampliar el conocimiento de las regiones americanas y sus aborígenes.

El subtítulo aclara aún más el objetivo trazado el mayor bien de la Católica Monarquía fomento del comercio de España, y de todo el Nuevo Reino de Granada, é incremento de la Christiana (sic) Religión entre las naciones bárbaras, que subsisten todavía rebeldes en la Provincia”.

   

Su autor, el sacerdote jesuita, Antonio Julián, 1722-1790, nació en Camprodón, Girona, Cataluña, estudió filosofía y teología en la Compañía de Jesús, partió hacia el llamado Nuevo Reino de Granada para ser ubicado en la provincia de Santa Marta. En Bogotá fue profesor en la Universidad Javeriana hasta su expulsión junto al resto de los jesuitas en 1767 marchando a Italia donde falleció.

En su libro en un español legible, aunque de acuerdo con la ortografía de la época, hace un recuento de todo lo que observó en la provincia de Santa Marta, llamada la “Perla de América” por el comercio de perlas que allí existía y las maravillas que encerraba ese territorio.

   

Describe los tesoros de la región, destacando sus riquezas naturales, como los ríos y presencia de minerales, sobre los nativos de la zona, su vida social y costumbres, y ofrece información acerca de la lengua wayu o wayoo, originaria de la península de La Guajira.

Su punto de vista es subjetivo como regularmente sucede en estos casos, brindando un enfoque personal, que no obstante es curioso y fiel reflejo de la visión de un europeo enfrentado a un Nuevo Mundo, asombroso y extraño para él. El sacerdote hace un elogio de la planta llamada hayo y por otro nombre coca, común entre los campesinos. Se hace la descripción de dicha planta, la forma de cultivarla y cosecharla y su uso en el campo de la medicina y como alimento para los indios. Se refiere igualmente al café, al cacao y el tabaco.

   

Se trata de su edición príncipe publicada en Madrid en 1787 por uno de los más destacados editores hispanos del Siglo XVIII, Antonio de Sancha (1720-1790) que consta de 280 páginas numeradas correspondientes al cuerpo de la obra.

Antonio de Sancha fue un librero, encuadernador de la Academia de la Lengua y de la Historia y en la Biblioteca Real, e insigne impresor de su tiempo, con una labor editorial reconocida por la calidad de sus ediciones, nitidez en la impresión y exquisita presentación tipográfica, el cual contribuyó a la difusión de las obras de los más importantes escritores del Siglo de Oro español. A su muerte fueron sus herederos Gabriel y Antonio, los cuales como era costumbre en las dinastías de impresores, continuaron juntos el negocio familiar hasta el año 1797 en que se separaron, continuando con la imprenta el primogénito y trasladándose a la calle del Lobo.

Incluye, adherido al inicio un mapa plegable bien conservado. Obsérvese que Santa Marta aparece invertida en el material cartográfico, ya que la costa se ubica al norte de la actual Colombia y en éste se presenta como si se ubicara al Sur, lo que tiende a confundir a un lector no familiarizado con el tema. La presencia de una rosa náutica aclara para un experto la posible confusión.

Presenta la ubicación exacta de la ciudad, relieve, hidrografía, fortificaciones y al pie su cartela donde se expresa: “Puerto de Santa Martha. La Ciudad de Santa Martha está fundada en sitio sano, a la orilla del Mar con Puerto seguro, grande y de suelo limpio, que hace una Caldera de mucho fondo sin Bruma, sin Arrecifes ni baxos (sic), y donde se da carena: enfrente del Pueblo ay un Morro grande que le sirve de reparo. Escala de una legua a 20 por grado”

Perteneció a la biblioteca Manuel Sanguily del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, según consta en el cuño que aparece en su portada.

Muy bien conservado, confeccionado con un excelente papel, tiene una encuadernación valiosa en piel, con guardas de satín y reborde dorado en el reverso de la tapas.

Se publicaron ediciones más recientes del libro y aparecen en Internet reproducciones digitales que facilitan su consulta evitando la innecesaria manipulación de esta edición príncipe, pero un original de época tiene un valor comercial mucho mayor.

Todo lo antes expuesto acerca a los lectores a una pieza significativa para Latinoamérica debido a que el estudio de los diferentes países de la región y sus naturales cada día es más valorado por investigadores de todo el mundo. Es una joya más del patrimonio que se atesora en la Biblioteca Nacional José Martí para ser admirada y celosamente preservada.

 

Bibliografía

Carta que atribuye el apodo de Perla de América a Santa Marta http://vivecaribe.co/carta-que-atribuye-el-apodo-de-perla-de-america-a-santa-marta/ Consulta:  29 ago. 2018

Julián, Antonio. La Perla de la América. En: Testimonios : cinco siglos del libro en Iberoamérica. Madrid.Biblioteca Nacional; Asociación de Bibliotecas Nacionales de Iberoamérica.