Contribución de las bibliotecas cubanas a la Agenda 2030 de la ONU

Por Miguel Viciedo Valdés y Margarita Bellas Vilariño

Las bibliotecas públicas son espacios de garantía en la protección del derecho humano al acceso público a la información y del fomento democrático de las nuevas tecnologías. Son nuevos escenarios de sostenimiento de sociedades pluriculturales, de apoyo económico y de democratización de los Estados. Hoy en día son las instituciones de mayor multiplicidad cultural, que tienen como principio su gratuidad e igualdad de derechos, por lo que se ubican entre los principales organismos ilustrativos de desarrollo social sostenible de cualquier país del mundo, connotación que no era vista así tan solo pocos años atrás.

Son las instituciones encargadas de fomentar los hábitos de lectura en la comunidad, siendo vital la vinculación con el resto de las instituciones culturales en cada uno de los territorios, lo que fortalece su papel preponderante en la comunidad.

En este sentido, la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible aprobada en la Cumbre de las Naciones Unidas celebrada en el 2015, es un plan de acción que pretende transformar al mundo en favor de las personas, el planeta y la prosperidad, que tiene como objetivo principal fortalecer la paz universal dentro de un concepto más amplio de la libertad reconociendo que: “la erradicación de la pobreza en todas sus formas y dimensiones, incluida la pobreza extrema, es el mayor desafío a que se enfrenta el mundo y constituye un requisito indispensable para el desarrollo sostenible”.

En virtud de estos presupuestos las bibliotecas cubanas y la Asociación Cubana de Bibliotecarios (Ascubi), exponen la incidencia que han tenido en el cumplimiento de algunos de los 17 objetivos y las 169 metas que contempla dicha agenda, respaldada por una política gubernamental cubana de más de 50 años de implementación para mejorar la calidad de vida de los cubanos.

El objetivo de este artículo es mostrar la incidencia que ha tenido la labor desarrollada por las bibliotecas cubanas y la Ascubi en los fines de desarrollo sostenible de la agenda 2030 de la ONU a través de su Plan de Defensa de la Profesión.

La información recopilada y analizada permitió constatar que una de las herramientas que ha ayudado a promover un cambio positivo en la comprensión del papel que desempeñan las bibliotecas en la comunidad, ha sido la creación del Programa Nacional por la Lectura devenido en Plan de Promoción y Defensa de la Profesión, el cual es un plan de acción que tiene su antecedente en la Campaña Nacional por la Lectura dirigida y ejecutada por la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí entre 1963 y 1964.

A partir de la implementación del Programa Nacional por la Lectura y su revitalización como Plan de Promoción y Defensa de la Profesión, la Ascubi y las bibliotecas cubanas han desarrollado un programa de acciones y actividades que han estado encaminadas en una primera etapa a sensibilizar a los bibliotecarios, las instituciones y los funcionarios de como las bibliotecas contribuyen y pueden contribuir al cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030.

Algunos de los resultados significativos que demuestran el avance que ha tenido el Plan de Promoción y Defensa de la Profesión son:

El incremento de la lectura y el estudio de la Obra del apóstol José Martí en niños, adolescentes y jóvenes a través de su participación en el Concurso Nacional Leer a Martí en el cual se ha tenido una aportación anual de más de 400 mil estudiantes de diferentes niveles de enseñanza del país.

Ha mejorado la calidad de vida de los adultos mayores en todas las regiones del país, a partir del incremento del número de aquellos que leen y participan en actividades de promoción de la lectura programadas por las bibliotecas públicas. En lo que va de año las 397 bibliotecas públicas que tiene la isla han realizado un total de 10 mil 351 actividades de fomento de la lectura y la cultura, en las cuales han participado 255 mil 266 adultos mayores en un año.

Las bibliotecas públicas han creado convenios de trabajo permanente con las prisiones, creando salas de lectura y bibliotecas en estos centros penitenciarios y se han formado 87 reclusos como bibliotecarios, de esta manera se ha contribuido a su preparación profesional y a una mejor inclusión como ciudadanos de la sociedad cubana, una vez cumplida su sanción penal y puestos en libertad. Por otra parte se han efectuado dos mil 693 actividades en los centros penitenciarios con la asistencia de 116 mil 755 reclusos.

Las bibliotecas realizan actividades conjuntas con las instituciones provinciales y municipales del Centro Nacional de Educación Sexual y la Oficina de la Unicef  en Cuba, lo cual ha incidido en la disminución de la violencia contra la mujer. Se ha potenciado, a través del acceso a la información y el fomento de la lectura, la igualdad de derecho de los niños con la participación de un millón  805 mil 512 infantes en 44 mil 251 actividades realizadas por las bibliotecas en las diferentes comunidades del país.

Asimismo, trabajan por la inclusión de las personas con desventajas sociales y discapacitados. En este sentido además de las actividades que se realizan a favor de eliminar las desigualdades de estos grupos vulnerables incorporándolos a la vida social, en algunas de nuestras bibliotecas de la capital y otras provincias del país contamos con trabajadores bibliotecarios que son ciegos, limitados físicos y motores, sordos e hipoacusicos y con síndrome Down, que se han formado profesionalmente en nuestras escuelas de técnicos y en universidades y que en la actualidad trabajan ofreciendo servicios de información desde sus instituciones a la comunidad. En el año 2017 se efectuaron un total de 6 mil 597 actividades con 96 mil158 personas con desventajas sociales.

Además permiten mejorar la salud ciudadana contribuyendo a prevenir en grupos vulnerables enfermedades de transmisión sexual, el embarazo precoz, la obesidad, la drogadicción y el alcoholismo, con la realización de diferentes acciones como: charlas, conferencias, exhibiciones de audiovisuales, exposiciones, presentaciones de libros, encuentros con especialistas en estos temas, en las bibliotecas y comunidades. Las bibliotecas públicas han realizado un total de 8 mil 293 actividades de prevención con un total de 188 mil 791 adolescentes y jóvenes. En este sentido se destaca el Proyecto BiblioSida de la Biblioteca Médica Nacional, que desde finales de la década de los años 90 ha incrementado su accionar en la capital habanera con resultados satisfactorios.

Se ha podido concebir una enseñanza de calidad para todos los ciudadanos cubanos, al facilitar su acceso a la información y al conocimiento a través de los servicios de información y las actividades de fomento de la lectura que ofrecen las bibliotecas. Durante el año 2017 se realizaron 81 mil 864 actividades con una participación de 4 millones 244 mil  471 personas.

Las bibliotecas públicas tienen en su programación cultural actividades dirigidas al cuidado y protección del medio ambiente, la naturaleza y la biodiversidad. Entre las más significativas podemos señalar la siembra de árboles maderables, frutales y medicinales en áreas cercanas a las bibliotecas, en parques, patios interiores de instituciones bibliotecarias y culturales de las diferentes provincias de la isla. También se ha colaborado en la reforestación de jardines, se han impartido charlas y conferencias con especialistas del tema para niños, adolescentes, jóvenes y adultos mayores con el objetivo de incentivar la contribución de todos los ciudadanos a la limpieza de las calles en las ciudades y comunidades rurales y al cuidado de las plantas y los animales. Actualmente existen 2 bibliotecas parques ubicadas en la Biblioteca Nacional de Cuba y en la ciudad de Santiago de Cuba. Estas bibliotecas parques ofrecen servicios bibliotecarios y actividades de promoción de la lectura en pleno contacto con la naturaleza y las mismas han estimulado el estudio del ecosistema.

Las bibliotecas apoyan el proceso de informatización de la sociedad llevado a cabo por el gobierno cubano desde los primeros años de la década del 2000, a través de la capacitación de los bibliotecarios en el uso de las  Tecnologías de la Información y la Comunicación, en la realización de servicios de información digitalizados para los usuarios y población de la comunidad a pesar de la escasez de recursos de este tipo y las dificultades para la conexión a las redes internacionales, provocado por el embargo económico y la crisis económica mundial y nacional actual.

Las bibliotecas cubanas y la Ascubi han trabajado para promover un cambio positivo en la comprensión del papel que desempeñan las bibliotecas en la comunidad para mejorar la credibilidad de las mismas y de la propia asociación, así como para ayudar a una planificación coherente de los servicios bibliotecarios, proyectos o programa de acciones que permitan llegar a un público más diverso e inclusivo, a partir de la solución de sus demandas y necesidades de información que contribuyan a mejorar su educación, cultura y calidad de vida. El Programa Nacional por la Lectura ha sido impulsado, desde su creación e implementación, en 1998, por la Biblioteca Nacional de Cuba con la participación de las bibliotecas públicas y escolares, ha permitido un mayor acercamiento de estas instituciones a la comunidad, a los ciudadanos. El mismo, en su concepción, apoya 8 de los 17 puntos de la Agenda 2030, que son prioritarios para Cuba, pues forman parte del Programa Nacional de Desarrollo. De ahí su adopción por los afiliados de Ascubi como Plan de Defensa de la Profesión Bibliotecaria durante el proceso de sensibilización que sobre el tema se analizó en los talleres realizados.

De estos talleres tuvo una connotación especial el realizado durante la celebración del Encuentro Nacional Científico Bibliotecológico que convoca la Ascubi cada año como parte de la celebración de la Feria Internacional del Libro de La Habana, en febrero de 2017. En el referido taller participaron todos los presidentes de las filiales provinciales de la Asociación, los directores de las bibliotecas públicas provinciales, algunos profesores de la carrera de Bibliotecología y Ciencias de la Información de la Universidad de La Habana, bibliotecarios de bibliotecas especializadas y Gloria Pérez Salmerón, presidenta de la IFLA, la cual fue invitada especial a este evento y tuvo una importante intervención en la ejecución del taller junto a la directiva de Ascubi.

El Plan de Promoción y Defensa tenía la dificultad de que no había logrado involucrar de manera integra, en los primeros años de su creación, a algunas instituciones de la sociedad como: el Instituto Cubano del Libro, el Instituto Cubano de Radio y Televisión y otras, las cuales se consideraba que eran importantes para el desarrollo pleno del mismo.

Pero en la actualidad se ha creado un Comité Nacional que agrupa a escritores, artistas, funcionarios del Ministerio de Cultura, el Instituto Cubano del Libro, la Biblioteca Nacional de Cuba, el Ministerio de Educación, algunos miembros de la directiva de la Ascubi, así como a bibliotecarios especializados en la promoción de la lectura, alrededor del Observatorio Nacional del Libro que lidera el escritor Enrique Pérez. La finalidad de este comité es fortalecer las acciones en torno a la promoción del libro y la lectura en función de la comunidad cubana. El Plan que tiene un carácter permanente, se ha enriquecido con los aportes que realizan los bibliotecarios y las bibliotecas involucradas en el mismo.

Las bibliotecas cubanas, la Asociación Cubana de Bibliotecarios y su Programa de Promoción y Defensa de la Profesión han contribuido notablemente a través de sus servicios bibliotecarios, proyectos y el programa de actividades que realizan en 8 de los 17 objetivos que contempla la Agenda 2030 de la ONU. Los resultados mostrados, así como los ejemplos de buenas prácticas socializados en la Plataforma de Contribuciones de las Bibliotecas a los ODS de IFLA, son evidencias de esa contribución.

El mayor reto que tienen las bibliotecas cubanas y la Ascubi para mantener e incrementar todo lo conseguido hasta hoy en los 8 objetivos de la Agenda 2030 es enriquecer su Plan de Promoción y Defensa con el diseño de un conjunto de estrategias a corto y mediano plazos que involucre a todos los bibliotecarios cubanos, para continuar mejorando la calidad de vida de la población, contribuir a elevar los niveles de educación alcanzados en Cuba, seguir abogando por la igualdad de géneros, la salvaguarda de nuestro ecosistema, la eliminación de las desigualdades sociales que aún puedan subsistir y la búsqueda de alianzas para hacer una sociedad más próspera y sostenible hacia el 2030.

 

Bibliografía

Cuba. Biblioteca Nacional de Cuba (1998). Programa Nacional por la lectura. Documentos de archivo.

Cuba. INFOMED (2016). Horizontes del bibliotecario. Revista digital. Recuperada. Abril 4 de: http://www.sld.cu

Ejemplos de cómo las bibliotecas contribuyen con la Agenda 2030 de Naciones Unidas.

https://www.surveygizmo.com/s3/3311305/Examples-of-how-libraries-contribute-to-the-UN-2030-Agenda

IFLA (2015) Declaración de IFLA sobre Bibliotecas y Desarrollo. Recuperado abril 12 de:

http://www.ifla.org/ES/publications/declaraci-n-de-la-ifla-sobre-bibliotecas-y-desarrollo

IFLALAC (2017) Resultados de la investigación desarrollada por la Asociación Cubana de Bibliotecarios como parte del proyecto "Mapeo de las iniciativas de bibliotecas latinoamericanas y caribeñas en apoyo al Plan Nacional de Desarrollo – Agenda 2030" propuesto y coordinado por la Sección de América Latina y Caribe de IFLA.

https://blogs.ifla.org/lac/2017/01/proyecto-mapea-las-iniciativas-de-las-bibliotecas-de-lac-en-apoyo-a-agenda-2030/

Informes enviados por las Bibliotecas y las Filiales Provinciales de ASCUBI a la Directiva Nacional de la Asociación. Enero a Mayo de 2017.

ONU (2015) Transformar nuestro mundo. La agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Recuperado abril 12 de:

http://www.un.org/ga/search/view_doc.asp?symbol=A/70/L.1&Lang

ONU (2017) Sustainable Development knowledge Platform. Recuperado abril 14 de:

 https://sustainabledevelopment.un.org/topics

Programa de Desarrollo Cultural de Bibliotecas Públicas. Biblioteca Nacional de Cuba y Ministerio de Cultura de la República de Cuba. Documento de archivo.