Aniversario 117 de la fundación de la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí

Por Alejandro Zamora Montes

Octubre es un mes que a los cubanos nos trae muchas satisfacciones por las diferentes fechas significativas que nos unen; pero este 2018, la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí tuvo muchas razones para el reencuentro.

En el contexto del 150 aniversario del inicio de las guerras de independencia y en el marco de la cultura cubana, los trabajadores e invitados se dieron cita en la sala de Referencia Leonor Pérez Cabrera el 18 de octubre para celebrar el 117 aniversario de la fundación de esta insigne institución.

Bajo la conducción de nuestra promotora cultural Maribel Duarte, estuvo la presentación de un panel conformado por Tomás Fernández Robaina, investigador titular; Silvana Pérez Zapino, Jefa del Laboratorio Digital y Johan Moya Ramis, jefe del Departamento de Publicaciones quienes, en apretada síntesis y de manera brillante, resumieron la historia de estos frentes en la Biblioteca.

Tomás, considerándose cada día más cimarrón, reflexionó sobre su vida como bibliotecario durante 56 años de trabajo en la Bncjm. Muy entusiasmado dijo haber tenido un antes y un después. Antes, cuando todos los procesamientos se realizaban de forma manual, demorado y difícil, ahora, con las nuevas tecnologías reconoció un salto cualitativo para los usuarios: “con los nuevos equipamientos todo es más fácil”, dijo. Se siente orgulloso de estar al lado de las nuevas promociones Silvana y Johan que representan la automatización y las ediciones de los nuevos tiempos. Reconoció todo el quehacer de la Biblioteca y de Ascubi para alfabetizarnos en estas nuevas tecnologías, comentó acerca de la posibilidad de realizar doctorados, maestrías, sus propios libros, así como la participación en Congresos. Aseguró que no se piensa retirar.

Dos aspectos importantes que no quiso dejar de manifestar fueron los consejos que siempre ofrece a todos, especialmente a los bibliotecarios: la importancia de estudiar, trabajar con amor, ser cada día más martianos, hacer por la Revolución y no olvidar nunca nuestra procedencia, … “provengo de un barrio marginal, Belén, fui gastronómico, nunca pensé llegar a trabajar en la Biblioteca y todo lo que soy es resultado de la Revolución”, dijo.

Silvana representa el salto cualitativo del siglo XXI en el Laboratorio Digital creado en el año2002 con un inicio de equipamientos de nivel medio y un personal empírico. Apuntó que con el apoyo gubernamental se realizó la importante inversión y se comenzó a trabajar con una metodología para rescatar la memoria histórica del país, en principio con las publicaciones periódicas y continuaron con otras líneas de trabajo, facsimilares, raros y valiosos. Nos comentó la nueva obra de trabajo, la línea de la Biblioteca Digital Nacional, reconvertir los catálogos manuales a catálogos digitales con la excelente ayuda del profesor Urra. Hoy tienen un personal joven con muchos deseos de trabajar, el mayor reto, consideró, es cumplir, conservar y preservar a mediano y largo plazo la información digital y que el trabajo pueda ser visible para garantizar que las futuras generaciones accedan de forma online a las nuevas informaciones.

Johan, autodeterminándose hijo de la generación de las nuevas tecnologías, apoyado en un enriquecido power point nos comentó sobre el trabajo editorial en la Biblioteca, sus retos y perspectivas que tiene como objetivo la difusión del Patrimonio histórico Cultural Cubano. Enfatizó los perfiles editoriales de la institución: Bibliotecológico, Histórico-Bibliográfico-Patrimonial y la Divulgación Cultural, sus inicios, evoluciones e importancia, por resaltar algunos está el Concurso Leer a Martí, la revista digital Librínsula y las reproducciones digitales y multimedias. Son varios los retos y perspectivas que Johan manifestó como propuestas para el mejoramiento del trabajo editorial. La recuperación de la licencia de comercialización de la Biblioteca, presupuestos y nuevas tecnologías entre otros, así como un llamado al equipo para no perder la profesionalidad y entrega al trabajo, además de materializar la concepción de una Biblioteca Nacional en el siglo XXI.

Alabados con aplausos, los panelistas, además, fueron homenajeados con libros y reconocimientos y a continuación la Editorial Pablo de la Torriente Brau realizó la entrega de una donación de sus últimas publicaciones, realizada por la Directora Esther Pozo a la Subdirectora de Servicios al Público de la Bncjm, Lourdes de la Fuente, y en nombre de la propia editorial Pablo Noa, su promotor agradeció el apoyo incondicional y la hermandad que siempre ha recibido de nuestra Biblioteca.

Con la actuación de los cantantes de Guanajay, municipio de Artemisa, Aleida Acosta, Oricel Hernández y José Armando Valdés culminó esta especial actividad.