Joya bibliográfica de la tipografía habanera: Los cubanos pintados por si mismos de Víctor Patricio de Landaluze

Por Olga Vega García

En saludo a un próximo aniversario de la fundación de la ciudad de La Habana el 16 de noviembre de 1519,  se selecciona un verdadero tesoro producido en uno de sus talleres tipográficos del Siglo XIX, el que por su extrema rareza y su encanto ha rebasado las fronteras del país convirtiéndose ya en obligatoria cita de referencia para todo tipo de lectores.

Se trata de la emblemática obra Los cubanos pintados por sí mismos, ilustrada por el famoso grabador Víctor Patricio de Landaluze (1827-1889), ampliamente citada o reproducida en documentos bibliográficos y electrónicos, de ahí que se hará fundamentalmente un estudio sucinto del ejemplar atesorado en la institución.

En el año 2009 se produjo en la Bncjm un facsímil de otro título de Landaluze posterior a ésta, que aunque versaba sobre un tema similar resultaba más completo: Colección de artículos: tipos y costumbres de la isla de Cuba,  por lo que se decidió hacer la nueva edición facsimilar de lujo sobre éste. Su presentación, hecha por la autora de este artículo, puede ser consultada para profundizar en el conocimiento de su vida y obra. (1)

La edición príncipe de Los Cubanos pintados por sí mismos: colección de tipos cubanos, como toda obra por entrega de la época, resulta difícil de encontrar completa en instituciones de Cuba y otras partes del mundo ya que no aparecieron sucesivas ediciones originales de ella, de manera que se considera ya como muy rara. Producida en la ciudad de La Habana en la Imprenta y Papelería de Barcina, editada por Blas de Milián en el año 1852, tiene un formato menor al de la denominada bajo el título abreviado de Tipos y costumbres de la isla de Cuba, antes citado.

El profesor Ambrosio Fornet en su El Libro en Cuba se refiere al hecho de que durante el siglo XIX “fuera de los canales oficiales era virtualmente imposible publicar un libro; por pequeña que fuera la tirada, el autor no podía sufragar la edición…” lo que motivó que “tanto las ediciones de lujo como las didácticas pasando por las obras literarias, se vendieron normalmente por entregas” (2). Ese sistema tuvo ventajas para su comercialización en esos momentos, pero ha incidido en el grado de extrema escasez de originales con el transcurso del tiempo.

Según afirma la prestigiosa investigadora y bibliotecaria cubana, la Doctora Zoila Lapique Becali en su Memoria en las piedras (3) en sus Tipos y costumbres… “hay coincidencia en los autores y los artículos, excepto los que se refieren a la población negra y mulata de Cuba, con los que integraron los Cubanos pintados por sí mismos”.

Es una edición de lujo ilustrada con frontispicio y una veintena de litografías realizadas por Landaluze, con numerosos grabados y viñetas xilográficas del cubano Don José Robles.

Como apunte curioso puede añadirse que en una simpática caricatura de la revista cubana La Charanga del 2 de mayo 1858, firmada por “J.R”, Robles aparece junto al vasco. El primero dirige el grupo de músicos con la batuta en la mano y a su derecha Landaluze está tocando el bombo.

Don Víctor Patricio de Landaluze o Landaluce, como también se le conoce, nació en Bilbao, España, en 1827 y falleció en Guanabacoa, Cuba, en 1889. Su llegada a la isla, de acuerdo con la necrología publicada el 19 de junio de 1889 en el Diario de la Marina, fue antes de mayo de 1850 y residió temporalmente en Cárdenas. Al referirse a su aporte a la historia del grabado en la isla, Mario Sánchez Roig afirma que: “su obra fue tan extensa que es rara la revista ilustrada entre 1852 y 1890 en la que no apareciera ninguna colaboración suya, abarcando personajes, costumbres y paisajes cubanos.”(4)

     

No debe obviarse que las obras ilustradas de carácter costumbrista reflejando tipos populares no fueron producidas no sólo en Cuba sino que existieron obras similares realizadas por editoriales de otros países; Les Français peints par eux mêmes (1840-42), Los Españoles pintados por sí mismos (Madrid: Ignacio Boix, 1843-1844), entre otras. Sorprende Las mujeres españolas, americanas y lusitanas pintadas por sí mismas, de Faustina Sáez de Melgar, con láminas de Eusebio Planas. Esta iconografía mantiene su validez y despierta el interés de un amplio número de personas, puesto que el valor de esas representaciones gráficas es indiscutible.

La introducción estuvo a cargo de Blas San Millán con un conjunto de algunos de los personajes representados en el libro.

Las hojas estaban dispuestas de la forma siguiente: litografía en algunos casos y artículo al que se añadían las viñetas o letras capitales.

Los treinta y ocho textos en prosa o verso estaban a cargo de un conjunto de escritores relevantes: José Victoriano Betancourt (1813-1875), Manuel Costales y Govantes (1815-1866), Manuel de Zequeira y Arango (1764-1846), y José María de Cárdenas y Rodriguez, (1812-1882) y José Agustín Millán (c.1810), entre otros.

Procede del Fondo antiguo de la Biblioteca. Su estado de conservación es regular, afectado por agentes externos, observándose manchas en las páginas. Un problema que presentan sus láminas es la colocación, por parte de algún celoso bibliotecario, del cuño rojo del llamado fondo antiguo sobre el título al pie de la imagen, que impide su legibilidad. Esta práctica está prohibida actualmente pero era seguida décadas atrás por los colegas velando por la seguridad del material ilustrativo sin tener en cuenta del daño irreversible realizado sobre textos o grabados.

Para concluir basta decir que a casi 500 años de la fundación de la “Ciudad Maravilla” esta edición habanera “de lujo” es perfecta para recordar que personas de diferentes profesiones andaban caminando por sus adoquines muy semejantes a los habitantes actuales, de manera que mantiene latente un interés a nivel nacional e internacional y constituye una vía para salvaguardar un documento de valor patrimonial de la entonces denominada “Siempre fiel Isla de Cuba.”

 

Bibliografía

Colección de artículos: tipos y costumbres de la isla de Cuba por los mejores autores de este género / obra ilustrada por D. Víctor Patricio de Landaluze ; fototipia Taveira ; con un prólogo de Antonio Bachiller y Morales. – Ed. facs. --  La Habana : Biblioteca Nacional de Cuba José Martí, 2009. – v, 255 p. : il. (1 color) ; 35 cm. – (Raros y valiosos. Colección facsimilar ; 1). Reproducción facsimilar de la edición de: La Habana : Ed. Miguel de Villa, 1881.

Fornet, Ambrosio.  El Libro en Cuba. – La Habana: Editorial letras Cubanas, 2002. – p. 146.

Lapique Becali, Zoila. La Memoria en las piedras / prólogo de Eliseo Diego. – La Habana : Ediciones Boloña, 2002. – p. 202.

Notas inéditas sobre el grabado en Cuba. --  La Habana : Biblioteca Nacional José Marti, 1966. --p. 36.

Bermúdez, Jorge R.  De Gutenberg a Landaluze.  – La Habana : Editorial letras Cubanas, 1990. – 274 p.: il.