Mujeres en la conexión Irlanda-Cuba. Un saludo de Irlanda a la cultura cubana en la Biblioteca Provincial Rubén Martínez Villena.

Por Miguel Viciedo Valdés

Como saludo a la Jornada por la Cultura Cubana y dentro de las actividades por la presencia Irlandesa en Cuba, la Biblioteca Pública Provincial Rubén Martínez Villena de la Oficina del Historiador de La Habana, en coordinación con la embajada de Irlanda en Cuba organizaron la celebración que comenzó con la inauguración de la Exposición Mujeres en la conexión Irlanda-Cuba, una muestra de imágenes fotográficas acompañadas de textos que ilustran el paso por ambos países de féminas que han dejado su huella en estas culturas. La exposición tuvo su presentación a cargo de la Lic. María del Carmen Arencibia, especialista de la biblioteca y de Rafael Fernández Moya, investigador dedicado por más de 20 años  al tema de la historia y cultura irlandesa y su relación con Cuba. Fernández Moya en su alocución expresó que el objetivo principal de esta exposición era visibilizar y dignificar a la mujer de una y otra nación en su quehacer intelectual.

La referida exposición contó con la presencia de funcionarios de la embajada Irlandesa en La Habana y el Sr. Stephen Garry, cónsul irlandés, agradeció que la biblioteca Villena se uniera a las celebraciones por el 20 aniversario del establecimiento de las relaciones entre Cuba e Irlanda.

La presentación del documental Los campos verdes de Cuba, en la sala teatro de esta institución, el cual refleja el recorrido que realizara por algunas ciudades de la isla el grupo musical irlandés The green fields of America, de ahí el título parafraseado del documental, fue el cierre de esta celebración. El audiovisual exhibido, con una impecable fotografía, revelaba la belleza del paisaje cubano aderezado con la banda sonora ejecutada por el mencionado grupo musical e imágenes de los encuentros sostenidos con bailarines y músicos cubanos en ciudades como Holguín y Santiago de Cuba.

Estos encuentros e intercambios entre dos países con idiosincrasias tan distintas, reafirman una vez más que la cultura hermana a los pueblos.