El positivo sabor dejado por el II Encuentro internacional preservación del patrimonio documental: experiencias y desafíos

M.Sc. Osdiel R. Ramírez Vila

Toda ciudad o pueblo necesita preservar los fondos bibliográficos atesorados en sus instituciones para contar su historia. Con el fin de contribuir a este propósito la Biblioteca Nacional de  Cuba José Martí realizó el “II Encuentro Internacional preservación del patrimonio documental: experiencias y desafíos”, del 24 al 27 de septiembre de este 2019. El mismo tenía los objetivos siguientes:

Estos objetivos fueron cumplidos en primer lugar con la participación de colegas de diferentes instituciones nacionales como:

Además, se presentaron otros países de América Latina, como Brasil, Panamá y México. En los días del encuentro, la socialización de las valiosas experiencias de todos los participantes puso broche de oro al cumplimiento de los objetivos.

Este inició con las palabras de Dr. Eduardo Torres Cuevas, director de la Biblioteca Nacional de Cuba. En su mensaje señalaba la importancia de la realización de este segundo encuentro y la necesidad de que se continúe realizando. Al mismo tiempo señalaba que no importa la estructura de los diferentes sistemas de información, el valor está en los temas a tratar durante los días reunidos acá; en torno a las experiencias, conocimientos, alianza entre los colegas asistentes, el diálogo inteligente de todos, unido a la alta sensibilidad de los especialistas que hacen posible la conservación; quedando reflejado en el correcto trabajo de preservación de los fondos que se atesoran en cada uno de los centros que representan como delegados.

El programa científico con un total de 26 ponencias aprobadas, de ellas  no se presentaron 3 para un 88.46% de cumplimiento. El mismo estuvo organizado para que cada día estuvieran presente diferentes temas, ya que los participantes no se concentraron en su perfil de trabajo desde la preservación misma.

Algunos de los participantes expusieron criterios donde nos quedó demostrado lo interesante de la unión de diferentes temáticas en el programa:

Onoria Céspedes Argote de la Universidad Autónoma del Estado de México expresó: Primera vez que participo en un evento de conservación, he trabajado muchos documentos de archivo y sabemos la importancia de los documentos con los cuales trabajamos, pero no tenía idea de los riesgos que corremos con la manipulación de los mismos. Recién concluimos el Diario de Francisco Vicente Aguilera para ver si lo podemos publicar. En el Diario de Aguilera se trabajaron como 15 cuadernos, es el diario más amplio de la guerra, cada día es como de 15 páginas. De ahí la importancia de la socialización, esto son cosas que no se conocen prácticamente....

Tamara Gispert Galindo, Profesora de la Facultad de Conservación, expresaba que unos de los fondos que menos se les presta atención es al industrial, fondos que no están dentro de instituciones bibliotecarias o archivísticas reconocidas. Estos son trabajo para ser publicados y sensibilizar. Tenemos estudiantes que identifican fondos en lugares como una industria y esa es la pequeña historia que hace las grandes historias. Los estudiantes son buscadores de tesoros y les pido que los utilicen, que nos pidan ayuda, que estamos dispuestos a colaborar como universidad.

Por lo que la discusión de los temas giraron en tornos a:

Como parte del encuentro quedó inaugurada la exposición temporal Preservación documental: experiencias y desafíos. La cual trata de hacer un recorrido por el trabajo realizado en la Biblioteca Nacional de Cuba en la conservación de sus fondos, difícil tarea ya que el trabajo es grande y muy complicado de exhibir en una pequeña muestra. Al recorrer las piezas expuestas los delegados se llevaron la idea de cuan arduo ha sido el desafío para mantener ejemplares antiguos, manuscritos, mapas, encuadernaciones valiosas, en fin, un día a día no solo entendido desde el hacer conservación/restauración, sino además entendido desde la experiencia de enseñar el arte a otros; visualizado en la muestra con las maquetas realizadas por estudiantes, con el objetivo de que trascienda este legado en soporte papel con el que contamos a la posteridad.

Debemos señalar como inolvidable para los participantes en el segundo encuentro, la visita dirigida al Museo Ernest Hemingway, donde los delegados pudieron disfrutar de la exuberante belleza del lugar, la magia que aporta al alma de cada uno el saber que se observa el lugar y la forma en que vivió en Cuba el célebre escritor norteamericano desde 1940 hasta su muerte en 1961. A través de la riqueza cultural del guía, sobre el lugar y el escritor, que satisfizo todas las curiosidades de los participante hasta en lo más mínimo.

En la parte más moderna de la Finca Vigía, se palpó de primera mano cómo realizan el trabajo de preservación. Se nos fue explicado de forma amena, por los especialistas del Museo Ernest Hemingway el origen de la creación del taller de conservación, auspiciado por la fundación norteamericana del mismo nombre. Destinado a la reparación del patrimonio documental del escritor, el mismo tiene la misión de preservar y conservar todos los objetos de este lugar y fundamentalmente la documentación en soporte papel.

Debemos ser reflexivos al divulgar los aciertos y desaciertos del II Encuentro Internacional de preservación del patrimonio documental, ya que se quedaron temas interesantes por tratar o instituciones por participar. Pero lo discutido durante estos días es la más clara manifestación de la cultura que tienen hoy los muchos especialistas que tributan a la preservación documental, en las diferentes instituciones cubanas o latinoamericanas. Estamos dando valor a las obras de tantas mentes y manos que intervinieron para que hoy las instituciones que representamos tengan atesorados este rico legado que los humanos han querido perpetuar de ideas, historia, sentimientos, etc. a través de los tiempos pasados, presente y futuros.