¡Bienvenido el Certamen literario Luis Rogelio (Wichy) Nogueras!

Por Astrid Barnet

“En mi formación personal y hasta espiritual mi madre ha sido siempre una persona muy presente y estrechamente cercana, y es por ello que en el  poemario La Recitadora -- mi primera obra premiada--, expreso mis sentimientos, mi realidad interior, intimista, en especial, junto a ella y mi familia en general, como algo muy básico en relación con conceptos de formación educacional e instrucción dentro y fuera del contexto hogareño”.

Así expresó la escritora Ismaray Pozo Quiñones en breve entrevista concedida a este Sitio Web, luego de serle entregado el Premio Poesía por su libro La Recitante, correspondiente al Certamen literario Luis Rogelio (Wichy) Nogueras 2018.  La entrega de tal distinción a la también Licenciada en Historia del Arte se efectuó en el Centro Cultural Dulce María Loynaz, con motivo del Aniversario 500 de La Habana; acto que coincidió, al mismo tiempo, con la premiación de dicho concurso el presente año.

Anteriormente, la joven poetisa obtuvo mención en el Premio Calendario (2017) con el poemario Abisales, publicado por la Editorial Hermanos Loynaz, además de poseer otro título Regresiones, estrenado con el sello español Guantamera (2017).

Acerca de su gusto hacia la escritura destacó Pozo Quiñones que “procedo de un pueblo muy pequeño y eminentemente tabacalero conocido con el nombre de Puerta de Golpe, ubicado en la occidental provincia de Pinar del Río, y la literatura vino a ser para mí desde muy pequeña como una especie de ventana o puerta hacia el exterior, hacia el mundo, a lo que se unió también mi convivencia junto a una familia de lectores y a poseer una gran cantidad de libros en mi casa, en especial, sobre literatura y medicina. Esta última materia debido a ser mi padre, médico de profesión, y mi madre, oficinista del sector de la salud”.

. ¿Alguna expectativa inmediata?

“No obstante la depresión editorial existente en Cuba en estos momentos, aspiro a continuar escribiendo. La expansión literaria de obras concebidas por nuestros escritores es fundamental actualmente. En el caso de los poetas jóvenes es imprescindible tener un mayor contexto de visibilidad, y los certámenes o concursos literarios son la mejor opción como apertura al conocimiento hacia el interior y exterior de Cuba. Sin lugar a dudas que nuestro país es un Archipiélago de literatura, de reconocidos escritores desde hace muchas centurias; estoy segura que el futuro de nuestra literatura está garantizado, y esto lo observo en la gran cantidad de obras que acostumbran presentarse en los certámenes anuales de creación literaria en todos sus géneros por parte no sólo de creadores jóvenes, sino también de niños.

“Por otra parte, en  mi escritura quisiera explorar también el género de la narrativa lírica o poética. Vamos a ver cómo sale”, concluyó.

. Acerca de La Recitadora…

…dos experimentadas escritoras y críticas literarias Caridad Atencio y Leyla Leyva, realizaron su presentación.

La también investigadora de la obra martiana, doctora Atencio, subrayó en la mencionada obra la trascendencia de la oralidad en la poética de la Autora, donde el poema es como el desarrollo de una exclamación, testimonio de la vida (…) Posee un regusto especial por el poema largo, algo poco común en la poesía cubana contemporánea. Los poemas son como viajes en los que se aprecia o clasifican dentro de paisajes específicos de la identidad femenina que la poeta arrebata en estado de lucidez. El hallazgo de estos versos es, quizás, uno de los aspectos más valiosos de esta entrega que la hace singular, y donde la naturaleza se cifra y se escapa, se escapa y se cifra al empaque frío e irónico del discurso. Lenguaje irónico bien cosido al dolor”.

Por su parte Leyla Leyva, dijo que dicha obra poéticaestá estructurada en tres partes: La Recitante, Intermezzo y El Simple Olor. Desde el primer poema, de los 26 textos hasta el último enumerados bajo el título El Simple Olor, no desaparece nunca lo penetrante, lo sustituye un texto discursivo como modo; tampoco la eficacia poética de una escritura comprometida con los saberes sensitivos. Todo ello, sin impostura o afectaciones”.

La Casa (V)

Pero una casa sin gobierno 

aunque tenga una tarja:

Aquí vivió Quintín Banderas y se fue

a lo que sería su exterminio.

Dejó un deseo y un problema, ¿es una casa?

¿aún sin gobierno? ¿sin defectibles voces?

¿sin consecuencia? ¿sin amenaza o cobija para alguien?

¿sin el embotellamiento del día?

¿sin cuchillos de mesa para zanjar, simplemente el apetito?

 

. Certamen Literario Luis Rogelio (Wichy) Nogueras 2019.

Con motivo de los festejos por el Aniversario 500 de La Habana, el habanero Centro Cultural Dulce María Loynaz fue sede del acto de entrega del premio y menciones del Certamen Literario Luis Rogelio (Wichy) Nogueras 2019.

Una vez más Ediciones Extramuros del Centro Provincial del Libro y la Literatura de La Habana, convocó a la realización de dicho certamen, el que este año incluyó para su otorgamiento la modalidad de Narrativa infantil.

Finalmente, un jurado compuesto por los escritores Alberto Hernández Sánchez, Olga Montes y la investigadora doctora Denise Ocampo, efectuaron el análisis de doce cuadernos y decidieron unánimemente entregar el Premio a Mabel y el misterio del Cemí, de la joven escritora Malena Salazar, “por mostrar habilidad en el empleo de los códigos de la aventura y la eficacia en la concepción de personajes propios de la tradición oral cubana”.

Asimismo, les fueron otorgadas Menciones a los cuadernos Un paseo con Luna en bicicleta, de Maykel Paneque, y a Un globo rojo en tu ventana, de Elaine Vilar Madruga. El primero, “por constituir una obra de historia contemporánea, cargada de lirismo y peripecias propias de los preadolescentes, además de atrevida en el manejo de recursos formales novedosos”. En el caso de Vilar Madruga, “por la concepción dramática de los personajes, la plasticidad en el tratamiento de  espacios y la sutileza en el abordaje de los conflictos”.

Dentro del contexto de la celebración habanera fue presentado el libro recién publicado La Recitante, de la escritora Ismaray Pozo Quiñones -- ganadora del certamen el pasado año en la modalidad de Poesía--, a la vez que el promotor cultural y escritor Alberto Hernández Sánchez, recibió la distinción Cisne Salvaje, que otorga cada año el Centro Provincial del Libro de La Habana.

El connotado escritor Wichy Nogueras cumpliría 75 años de edad este 17 de noviembre.