Imaginarios: Habana nuestra en sus 500 primaveras

Recopilado Por: M.S.c. Reina Ramírez Cranela

 
Imagen del Castillo del los Tres Reyes del Morro. La Habana, Tomada de Internet

La Habana cumplió 500 años y aun es una joven doncella que mira desde su mar con ojos de azules aguas, arrecifes y malecón. La Habana nuestra, siempre enigmática de callejones alegres en su área colonial, pintada de colores varios e inundadas de amor y fe.  Calles prendadas de historias, poesía, música, danza, artesanía, aromas de culinarias mezcladas con varias religiones, tejida de  manifestaciones híbridas de arte pleno, lo que la hace más rica culturalmente.

Es nuestra Habana, la capital de todos los cubanos y a ella hemos querido homenajear una vez más en Librínsula, colocando en nuestras páginas, varias creaciones que forman parte del amplio espectro del patrimonio cultural, que acaricia sus paisajes y reseña su fabulosa existencia.

¡Felicidades Habana nuestra!

 

La Habana contada desde doce de sus barrios
Por Yirian García de la Torre

A menudo quienes nos visitan alegan que uno de los tesoros más grandes de La Habana es su gente. Ese peculiar carisma que encuentran. Y es que La Habana está cada vez más renovada como destino, madre e hija de su gente a quien venera, como morral sobre su propia espalda.

Tan viejo como los tiempos es esa curiosidad de adentrarse en sus barrios e intercambiar – amen del origen natal – por ese sabor a rumba, plato criollo de la cocina cubana o sencillamente conocer, entrando – quizás – en el equívoco de un sin querer o una elección a propósito como destino. Es ya el barrio habanero un acomodo turístico elegido, incuso a distancia o por puro fisgoneo.

Por esos latidos que provocan sus calles, el narrador y ensayista cubano Pedro Pérez Rivero convirtió en libro ese “olor” que emana puro vecindario, “Doce barrios habaneros”, un libro de la colección Catalejo, presentado por la Editorial José Martí y parte de “500 años de La Habana”, Colección conmemorativa. Publicado en 2017 es una fotografía desde la identidad.

 


Portada de libro Doce barrios Habaneros de Pedro Pérez Rivero

Comoquiera que al lector se le asemeje, la ciudad como un amasijo de construcciones retóricas o ideas para otras producciones artísticas o literarias; el autor – puro habanero - ha propuesto otros títulos: “Porque yo soy habanero” (Ediciones Extramuros) y “Hoy La Habana” en textos narrativos (Ediciones Ávila), ambos editados en 2010. Para el 2015 la Editorial Boloña publicó de su autoría “De La Habana somos”. También le han prestigiado otros títulos, aunque no es el tema.

Conocer de la mano de Pérez Rivero, los barrios de “Santo Ángel Custodio”, “Jesús María”, “Los Sitios”, “Regla”, “Guanabacoa”, “Cerro”, “El Cano”, “La Rampa”, “Alamar”, “La Güinera” y “Cayo Hueso” convierte a los lectores en dueño de sus calles, habitante ocasional o permanente, enigmático habanero de una noche entre lo irreal o inesperado bajo este pedacito de cielo caribeño.

Más latinoamericano que ningún extremo continental y más enigmático que ninguna isla imaginaria y tropical del Caribe; sencillamente Cuba, y más aún, La Habana se deja fotografiar zalamera para ilustrar las páginas del libro presentado desde lo particular en la Oficina del Historiador de la Ciudad, o de archivos personales de Natalia Bolívar, Eduardo Cabrera y el autor del libro.

Leonardo Padura inspira al lector desde la frase que antecede la lectura propuesta: “Sin camisa, salió al pequeño balcón del apartamento en busca de un alivio para sus calores físicos y mentales y observó, en la noche incipiente, las azoteas de La Habana Vieja, erizadas de antenas. Ansias de derrumbes e historias inabarcables”. Es, igual puede ser, la idea de muchas personas asomadas a la ventana o al balcón de su barrio. Una idea de hogar, de descanso, de paz sin que la mente descanse del todo pues el entramado arquitectónico abre el imaginario de miles de posibilidades.

Cantera inagotable de singular hechizo, dice de La Habana, y orgulloso el autor pondera para presentar los barrios, el natal “Santo Ángel Custodio”, para sus presentaciones hace el panegírico a “los bautismos de Félix Varela y Morales (1787-1853) y nuestro Héroe Nacional José Martí Pérez (1853-1895), en el templo del Ángel Custodio, constituyen la cúspide para una extensa lista de habaneros ilustres que han recibido sacramentos allí”.  (1)

Es una lógica de altruismo histórico porque son muchos los habaneros ilustres en el entorno con calles de cuchillos, que por antonomasia tiene hoy día un pasaje de barberos, cuya entrada recibe con unas tijeras enormes al visitante.

Entonces estar allí es sentir ese halo de identidad del investigador, es autenticar toda la historia que rodea esa visita, estancia, ese estar en el lugar donde antes llegaron otros a través de lo conocido o por conocer. Se enamora el lector de sus encantos, cuando lee sobre una calle apenas…por ejemplo…

“Peña Pobre es la primera calle transversal a Cuba; esquina donde todavía se encuentra el otro bar-cafetería más famoso del barrio del Ángel: el Cabaña. A pesar de solo contar con cuatro cuadras – excelente cuchillo para cortar camino hacia  el área del palacio presidencial, hoy Museo de la Revolución – esta callecita resulta de gran interés por haber residido allí José Lezama Lima (1910-1976), Marcelo Pogolotti (1902-1988) y su hija Graziella, cuando era una niña, y porque el único texto novelístico de Cintio Vitier (1921-2009), incluye en su título el nombre de la pintoresca vía, pues se llama De Peña Pobre”. (2)

Con éstas y otros artificios del buen escritor encanta Pérez Rivero con la belleza en las letras del buen conocedor de las emociones emanadas de su propia nostalgia o admiración por el barrio, el suyo, así encaminar a los otros a sus “yoes barriales” – pues hace que cada quien se identifique con ese, tal cual nacido, le imprime esa identidad al amar lo auténtico.

El encanto de los barrios habaneros está en su gente, en lo que cuentan las calles, en lo que narra , quizás Eusebio Leal Spengler cuando declara a La Habana capital de todos los cubanos, “vista en su conjunto, tan abigarrado por la pluralidad, cabe sospechar que La Habana crece de perfiles nítidos. Pero quienes asumimos el reto de derogar esa hipótesis, nos damos a la búsqueda de indicios de lo que suelo llamar habanidad”. (3) (4)

Es el libro para “pinzar”, tocando cada lugar descrito con la sutileza de “lo nuestro” de cada lugar más o menos conocido, así enamora con sus descripciones táctiles de asentamientos como “Jesús María” o “Los Sitios”, tal vez remanso de barriadas, a veces, no tan bien tratadas por su historia.

El autor describe a los ilustres, el lugar, cuenta su historia, dignifica calles, asume figuras descollantes como “el violinista Claudio Brindis de Salas (1800-1872), conocido como el Paganini negro, nació en Jesús María. Otro ilustre hijo del barrio, en la música, fue el gran intérprete de la rumba y el son Carlos Embale (1923-1998)”… (…) la fundación en él de insignes agrupaciones entre las que se distinguieron especialmente el Septeto de Ignacio Piñeiro, La Sonora Matancera y la Orquesta Ideal de Joseíto Fernández”. (5)

Los mares separan y unen a “Regla”, en el imaginario popular o las prácticas religiosas con las que acuñan a Guanabacoa”, la llave que designan al “Cerro”, la lejanía, si entras desde Matanzas o la cercanía relativa, si vuelve de Pinar del Río. “El Cano” afronta la geografía relativa de su ubicación y el dato alfarero como cultura del lugar; todas las novelescas imágenes apuntaladas en el estereotipo, las desmonta “Doce barrio y habaneros” (2017), en un lenguaje de fácil lectura e investigaciones emanadas de estudios con diferentes miradas.

Las personalidades otorgan una importancia mística a cada parte de La Habana, la fragmenta en barrios, en encantos personalizados, interesantes.

Es así, autentica, se lee “la declaratoria, en 1987, de la categoría de Santuario Nacional a la iglesia de Regla ratifica la fuerza de una identidad local que a la vez representa con creces lo habanero, a partir del culto a la Virgen María declarado, bajo esta representación, gobernadora de la bahía de La Habana, en 1714”. (6) A la que van a venerar habaneros, visitantes, amantes de los cultos o seguidores en una religión u otra pues el sincretismo hace de los cubanos de una multireligiosidad, una espiritualidad, además habanera como cubana, de un santo, deidades o “fabulaciones” de fe en diferentes direcciones, unificando occidentalidad y orientalidad otorgando unicidad y respeto.

Por “La Rampa” parece cantar la cultura citadina, el centro de la ciudad, los encantos de etiquetar a La Habana con otro eslabón identitario más allá de la tradicional foto en El Capitolio para el visitante; un paseo Rampa arriba y Rampa abajo, se observa la arquitectura de mucho antes del triunfo de la Revolución, asimismo el centro de encuentro entre capitalinos y visitantes.

El autor recomienda al libro de Mario Coyula, digamos si lo viste de descripciones arquitectónicas que enamoran al transeúnte, y esa pasión de ir mirando la ciudad cuando camina “La Rampa”, donde puede concebirse el modelo urbano de los cincuenta y los setenta.

Al “Rincón” se le conoce como el santuario más visitado, cada 17 de diciembre, en el antes, durante y después, una eventualidad más allá de ser oficiante de Ifá, “de sobrado carisma y prestigio, han existido y existen en todos los municipios de la capital, pero a la villa de Pepe Antonio” – por ejemplo volviendo a Guanabacoa – “nadie le quita la fama por el dicho popular…

El “premio Memoria Viva a Enrique Armenteros, en 2008, residente en el asentamiento de La Jata, y la incidencia de este guía espiritual para varias generaciones, en distintas manifestaciones de los cultos sincréticos, confirma la fuerza del territorio en estas tradiciones y continuidad histórica”. (7)

“Alamar” en la lectura de “Doce barrio y habaneros” es una ciudad dentro de la ciudad de La Habana, una solución habitacional a gran escala, venerada y vilipendiada en su arquitectura uniforme, y hasta “Mario Benedetti (1920-2009), en su novela autobiográfica “Primavera con una esquina rota” (1983), la describe ·carente de suficientes árboles y autobuses. Aunque agrega el poeta, quien residió por más de dos años allí, que era un lindo lugar con un aire liviano”. (8) E libro menciona hasta las comparsas en los carnavales con la identidad de cada barrio. En el que nos ocupa entona en la letra del estribillo más típico: “¿Dónde más se goza en La Habana?/ Del túnel pa´llá, del túnel p´llá”… en el agorero de la distancia, difícil en tiempos de playa, o en el nombre de ciudad dormitorio; va una identidad de quienes la habitan.

 Para “La Güinera” el ensayista destaca “el movimiento de microbrigadas, con uno de los tres talleres de transformación integral (TTI) de barrios habaneros, fundados en 1988”. (9) el impacto material y espiritual en los habaneros con diferentes proyectos de éste tipo y “la irrupción de una diferencia social difícil de aceptar; la identidad travesti” (10), igual menciona la contribución a desmoronar el tabú del filme Mariposas en el andamio (1995) (11).

De identidad musical, religiosa, o de ventas en sus calles de la culinaria criolla, refleja en “Cayo Hueso” no sólo vestigios de la historia que aún perdura, sino el influjo de músicos y bailadores, como colofón identitario del barrio, el Centro Promotor de la Música Ignacio Piñeiro inaugura en 2009 el “Palacio de la Rumba” situado por el parque Trillo.

Para Cantarle a esa arquitectura de palabras se enhebrar la estructura apocalíptica de la ciudad, de su gente, de su cultura, La Habana es sitio de encuentro genérico político, social; se erige como puerto seguro, de ida y vuelta. Curioso destino turístico del siglo XXI, retorno de modernos cruceros  atraídos con estampas de múltiple cultura, la de los nativos, los de estancia permanente o casual en la urbe capitalina para adentrarse en los barrios como en esta maravillosa lectura, haciendo suya la Ciudad Maravilla.

Bibliografía

1.- Pedro Pérez Rivero. Doce barrios habaneros. Editorial José Martí. Colección por los 500 años de La Habana. Colección conmemorativa, 2017. p.15

2.- Ibídem. p. 17

3.- Ibídem. p. 9 y 10

4.- Ibídem. p. 11

5.-Ibídem. p. 25

6.- Ibídem. p. 39

7.-Ibídem. p. 46

8.- Ibídem. p 79 y 80

9.- Ibídem. p. 86

10.- Ibídem. p. 87

11.- Ibídem Mariposas en el andamio (1995) filme de Luis Felipe Bernaza (1940-2005).

 

Andar La Habana entre libros

Por: Yirian García de la Torre
Fotos: Yirian García de la Torre

Por cualquiera de los transportes que llegues a La Habana, incluso desde un útero o hasta de una producción in vitro, en barco – crucero - , Buque escuela, lancha, tren, ómnibus, carro ligero, moto, a pie y hasta en bici… todos traen un denominador común el hecho de llegar y “Andar La Habana” como tantas veces hace el Historiador de la Ciudad, desde su homónimo programa televisivo. En éste viaje andaremos “Entre libros”, semejando el programa conducido por Magda Resik, en la pequeña pantalla cubana.

La conducción de este recorrido no será ni Eusebio Leal Spengler, ni la periodista, directora de la emisora Habana Radio; sino el todo al que alude la Editorial Boloña, cuando a 500 años de creada la villa San Cristóbal de La Habana, se editan libros que recorren la ciudad de una u otra forma, así como estudios de la ciudad, libros que pretextan, recorren La Habana. ¿Están listos?

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Yirian García de la Torre- 17032019- Andar La Habana entre libros Editorial Boloña\Editorial Boloña- La Habana 500-Foto Yirian García de laTorre.jpg 
Punto de venta Editorial Boloña, Habana Vieja
Fotos: Cortesía de la autora

Para comenzar, lo haremos en el propio viaje del título “La Habana a través de los siglos”, editado en 2012. Su libro reúne ocho artículos del historiador César García del Pino, publicados en diferentes revistas culturales durante las décadas del setenta y ochenta del pasado siglo. La Habana es protagonista de estos ensayos, aportadores de datos, anécdotas y sucesos, unos conocidos y otros no tanto, conformando el legado histórico de la ciudad.

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Yirian García de la Torre- 17032019- Andar La Habana entre libros Editorial Boloña\La Habana a través de los siglos autor César García del Pino_ Foto Internet.jpg
Portada del libro: La Habana a través de los siglos, de César García del Pino. Foto cortesía de la autora

Entramos por las “Puertas coloniales del Centro Histórico de La Habana”, igual editado en 2012, con esta publicación Paul Mordan, Hilda González, Juan Guerra y Juan Jesús Gesen, pretenden inventariar la carpintería del Centro Histórico de La Habana, con la finalidad de brindar al especialista e intere­sado en los valores culturales y arquitectónicos; una herramienta de trabajo para la investigación histórica, posibilitar nuevos proyectos o conocer mejor el pasado.

Para los inquietos no basta andarla, está sentarse en el propio malecón “Viendo La Habana pasar”, un texto, cuya travesía a través de dibujos y crónicas, propone esa caminata por La Habana, que comenzó hace quinientos años. En ese camino idéntico al que transitan a diario los habitantes de la ciudad. Sus autores Evelio Toledo Quesada y Ciro Bianchi Ross pasean sitios que marcaron hitos en el devenir, a la par de lugares, a veces humildísimos, que gozan, sin embargo, de arraigo entrañable o se instalaron para siempre en el imaginario colectivo.

Ecléctica ciudad, capaz de ejercer un influjo etéreo a los amantes de la arquitectura sin una explicación definida, es observar con detenimiento los vestigios de deseos, dinero, ánimos, historias de amor y cualquier pretexto para hacerla un paraíso definitivo, llamado al fin Ciudad Maravilla.

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Yirian García de la Torre- 17032019- Andar La Habana entre libros Editorial Boloña\Art Déco en La Habana Vieja-Alejandro G. Alonso.jpgDe diseños anhelados nació el “Art Déco en La Habana Vieja”, hasta influenciar el evento periódico que se celebra en la ciudad, para honrar el movimiento, la presencia en Cuba y su establecimiento como capital. Alejandro G. Alonso, con la edición en 2013, del volumen profusamente ilustrado, permite recorrerla presencia del estilo Art Déco en el casco histórico. La atenta mirada de su autor pondera los valores arquitec­tónicos de las edificaciones, asimismo llama la atención sobre exquisitos detalles que valorizan las obras

Portada del libro Art Deco en La Habana Vieja de Alejandro G. Alonso

 

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Yirian García de la Torre- 17032019- Andar La Habana entre libros Editorial Boloña\Cayetano Pagueras y la Capilla de Música de la Catedral de La Habana-Miriam Escudero.jpgDel paseo a una joya inminente se considera la publicación “Cayetano Pagueras y la Capilla de Música de la Catedral de La Habana” (2)

 

Portada del libro Cayetano Pagueras y la Capilla de Música de la Catedral de La Habana >>

 

En el que aparece la colección Música Sacra de Cuba, siglo XVIII se publican catorce composiciones completas e inéditas de Cayetano Pagueras (Barcelona, siglo XVIII−La Habana?, siglo XIX) que forman parte de las diecinueve obras de su extenso catálogo localizado hasta el momento. Como en los volúme­nes anteriores, se incluyen los facsímiles para ofrecer a los especialistas la consulta de los manuscritos ori­ginales, además de preservar mediante su publicación estos documentos históricos. Revisión, estudio y trans­cripción de Miriam Escudero.

“La Habana: ciudad mágica” (2013), resurge una, dos, tres veces o más en diferentes tiempos. De manos de Félix Julio Alfonso López, en el libro paseamos por el fruto de varias tareas de indagación sobre la historia y el urbanismo de la capital cubana. Con ello comunica a un público amplio algunos hechos y figuras trascendentales de una ciudad extraordinaria, La Habana, que puede blasonar con orgullo de su pasado, su presente y su futuro.

<< Portada del libro La Habana: ciudad mágica de Félix Julio Alfonso López

 

Es difícil imaginarse éste viaje por La Habana sin una “Guía de museos. Oficina del Historiador de la ciudad de La Habana” (2014) sin esa posibilidad de conocer cuán amplias y diversas son las colecciones atesoradas, durante años, los treinta y un museos y casas especializadas de la Oficina del Historiador de la ciudad de La Habana, enriquecida con la labor sociocultural de dicha institución con la sapiencia de relacionarjunto al proceso de restauración del Centro Histórico, la exaltación y perpetuidad de sus valores culturales, enriquecer la espiritualidad de la población y contribuir a la reafirmación de nuestra identidad nacional.

 

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Yirian García de la Torre- 17032019- Andar La Habana entre libros Editorial Boloña\Guía de museos. Oficina del Historiador de la ciudad de La Habana.jpg
Portada del libro: Guía de museos. Oficina del Historiador de la ciudad de La Habana

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Yirian García de la Torre- 17032019- Andar La Habana entre libros Editorial Boloña\Patrimonio y ciudadanía-Martha Oneida Pérez y Maidolys Iglesias.jpgEs difícil imaginarse éste viaje por La Habana sin una “Guía de museos. Oficina del Historiador de la ciudad de La Habana” (2014) sin esa posibilidad de conocer cuán amplias y diversas son las colecciones atesoradas, durante años, los treinta y un museos y casas especializadas de la Oficina del Historiador de la ciudad de La Habana, enriquecida con la labor sociocultural de dicha institución con la sapiencia de relacionarjunto al proceso de restauración del Centro Histórico, la exaltación y perpetuidad de sus valores culturales, enriquecer la espiritualidad de la población y contribuir a la reafirmación de nuestra identidad nacional.

Cada acción realizada es contada por sus hombres y mujeres, ciudadanos cuya acción enriquece “Patrimonio y ciudadanía. Experiencias de participación en La Habana Vieja”, libro con el que Martha Oneida Pérez y Maidolys Iglesias, publicado en 2014, recopilan veintitrés experiencias de la ciudadanía en la toma de decisiones, aporta­ción de recursos humanos y financieros, y en la gestión y administración de procesos. Todo ello de manera con­junta con técnicos, especialistas, representantes de órganos del gobierno e investigadores, como parte del proceso de rehabilitación que tiene lugar en el Centro Histórico de La   Habana, a favor del patrimonio y de la calidad de vida de sus habitantes.

 << Portada del libro: Patrimonio y ciudadanía. Experiencias de participación en La Habana Vieja de las autoras, Martha Oneida Pérez y Maidolys Iglesias.
El paisaje de La Habana Vieja, con sólo mirarlo basta para saber detalles en “Una historia de La Habana contada por sus piedras”, salta a la vista, en el imaginario de la visita, incluso habitarla tiene su propio halo de misterio. Ese que enamoró a los autores del libro; Jorge Sariol y Ángel Velazco. Editado en 2014, tanto más aborda el tema a través decuatro niños curiosos, quienes realizan una fantástica excursión por la memoria de la ciudad antigua y son testigos de la evolución de algunas de sus principales edificaciones.

Personajes contemporáneos e históricos coinciden en esta historieta.

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Yirian García de la Torre- 17032019- Andar La Habana entre libros Editorial Boloña\Una historia de La Habana contada por sus piedras-Jorge Sariol y Ángel Velazco.jpg
Portada del libro: Una historia de La Habana contada por sus piedras de los autores, Jorge Sariol y Ángel Velazco

                                                                              

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Yirian García de la Torre- 17032019- Andar La Habana entre libros Editorial Boloña\Historia de la Quinta de los Molinos-Luis Abreu González.jpg

 

Otro paseo interesante va en la “Historia de la Quinta de los Molinos”, en cuyo libro Luis Abreu González (2014), esclarece y recrea, con prosa amena y ele­gante, la historia de la Quinta de los Molinos, la cual se inicia en la época de la colonia y se relaciona con va­riados acontecimientos y personajes históricos cubanos. De esta manera, resulta una fuente de referencia para estudiosos, además de una interesante y agradable lectura para el público en general.

 

<< Portada del libro: Historia de la Quinta de los Molinos de Luis Abreu González

 

Yaneli Leal del Ojo de la Cruz, con el volumen Los Jardines de la Tropical
(2014), de rigor académico y minucioso, ofrece a los lectores –con una apoyatura gráfica excepcional– una exhaustiva historia de las construcciones de Los Jardines de la Tropical y la laboriosidad de los maestros de obra catalanes en la concepción y desarrollo de sus locaciones, que se convirtieron en sitios de fomen­to de tradiciones populares y reuniones de la sociedad habanera durante gran parte del siglo xx.

 

 

 Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Yirian García de la Torre- 17032019- Andar La Habana entre libros Editorial Boloña\Los Jardines de la Tropical -Yaneli Leal del Ojo de la Cruz.jpg
Portada del libro: Los Jardines de la Tropical de Yaneli Leal del Ojo de la Cruz

Por su parte Pedro Pérez Rivero, va a la totalidad de sus coterráneos con el título “De La Habana somos. Aproximaciones a la identidad cultural habanera” (2015) en el que reúne tres ensayos representativos de las sostenidas investigaciones del autor en torno a la validaciones de elementos identificativos de una cultura local con la cual se identifica el habanero/a. En su dedicatoria: «A mi Habana de siempre y sus moradores», Pérez Rivero invita a compartir con su pasión por la ciudad, capital de la nación cubana, desde su más añeja pre­sencia hasta el presente, cuya divisa fundamental es lo diverso.

Para el “Centenario de Miramar. Reparto habanero” (2016), varios autores
compendian ensayos de prestigiosos espe­cialistas cubanos acerca de la evolución urbanística, histórica y social del reparto habanero Miramar, así como un excelente pliego de cien obras edificadas en el entorno. En una valiosa memoria crítica y gráfica del centenario reparto y de algunas de sus ampliaciones. Para los urbanistas, constituye un cúmulo de ideas imprescindibles para la reconsideración del futuro de la ciudad.

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Yirian García de la Torre- 17032019- Andar La Habana entre libros Editorial Boloña\Centenario de Miramar.Reparto habanero.jpg
Portada del libro: Centenario de Miramar. Reparto habanero compendio de varios autores.

Si el paseo por la capital cubana no parece suficiente en los Tomos I, II y III de los “Cuadernos de Historia Habanera”, editados en 2017, se reedita la afamada colección, con lo cual se propone divulgar la labor de promoción cultural desplegada por Emilio Roig de Leuchsenring, Historiador de la ciudad de La Habana, entre 1935 y 1964.

El primer volumen compila los cinco primeros Cuadernos, en los que encontramos temas tan diversos como el tributo a José Agustín Caballero y Rodríguez, y el papel desempeñado por la Benemérita Sociedad de Amigos del País. Ya en el segundo se reúnen los Cuadernos seis y siete, consagrados a dos figuras tras­cendentales en la historia cubana: José Martí y Máximo Gómez.

Por último, el tercer volumen alcanza los Cuadernos ocho, nueve y diez, en los cuales se agrupan la primera serie de las Conferencias de Historia Habanera.

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Yirian García de la Torre- 17032019- Andar La Habana entre libros Editorial Boloña\Cuadernos de Historia Habanera-Emilio Roig de Leuchsenring.jpg
Portada del libro: Recopilación de la labor de Emilio Roig de Leuchsenring

En el oeste de La Habana, aguarda “Marianao en el recuerdo” (2017), con el cual Félix Mondéjar y Lorenzo Rosado, con la monografía del Marianao, anterior a la división político-administrativa de 1976, realiza una profunda y sistémica obra de investigación, de búsqueda en una abundante bibliografía, que incluye fotos de diversas épocas; también es una obra de amor al lugar en el que han vivido sus autores como justificación a sí mismos de ese interés y deseo de plasmar en este libro el sentimiento profundo y comprometido.

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Yirian García de la Torre- 17032019- Andar La Habana entre libros Editorial Boloña\Marianao en el recuerdo-Félix Mondéjar y Lorenzo Rosado.jpg
Portada del libro: Marianao en el recuerdo de los autores, Félix Mondéjar y Lorenzo Rosado,

Para los museos, el paseo inicia en el “Museo Nacional de la Cerámica”, de
Varios autores, publicado en 2008, 2011 y 2014. Con una visión general del desarrollo de la cerámica artística en Cuba, en esta especie de visita guiada al Museo Nacional de la Cerámica Contemporánea Cubana, que atesora más de dos centenares de piezas, se ofrece un amplio diapasón expresivo que abarca desde 1950 hasta la actualidad. Los certámenes más importantes nacionales e internacionales auspiciados por la institución, mues­tras transitorias, críticas y una amplia colección de obras ambientales, pueden ser igualmente apreciados en esta cuidada entrega. Este título presenta además una traducción al inglés de sus textos originales en español.

En “Museo Casa Natal de José Martí”, de 2011 y 2014, Varios autores
dedican, muy especialmente a los niños de La Habana Vieja y de Cuba, esta multimedia que parte del libro Museo Casa Natal de José Martí, de Armando O. Caballero, para ofrecer la historia del inmueble hasta convertirse en el museo que apreciamos hoy. Además recorre su vida y obra. Incluye una iconografía martiana, glosario de tér­minos y una Ruta por La Habana que conoció el Após­tol, guiada por el Historiador de la Ciudad, Eusebio Leal Spengler. Como valor añadido los más pequeños pueden interactuar con juegos didácticos que permitirán un mayor conocimiento del legado martiano.Esta multimedia mereció el Premio Palma Digital en 2011.

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Yirian García de la Torre- 17032019- Andar La Habana entre libros Editorial Boloña\Museo Casa Natal de José Martí-de Armando O.jpg
Portada del libro: Museo Casa Natal de José Martí de Armando O. Caballero

Tomando el aire de la bahía, puede observarse el “Museo Castillo de La Real Fuerza”, (2015), en el cual varios autores, proponen un acercamiento a la historia de esta fortaleza habanera, construida en 1577 y considerada una de las más antiguas de América. A través de un recorrido exhaustivo por sus salas y colecciones, pro­mueve el conocimiento de temas relacionados con la construcción naval, la historia y la arquitectura de las fortificaciones, la arqueología subacuática y el modelis­mo naval. Textos, imágenes y videos, realizados espe­cialmente para esta entrega, ponen en valor la cultura naval en una ciudad que ha crecido en torno al puerto y frente al mar, cuya historia, de algún modo, siempre ha estado ligada a esta condición marinera.

Ilustraciones, minuciosos estudios desde las primeras apariciones de un estilo original en la capital, fuerte y de nostálgica presencia en los años cin­cuenta del pasado siglo, La Habana pondera valores arquitec­tónicos de sus edificaciones, sobre exquisitos detalles, inadvertidos quizás, se respira, siente, vibra dentro de sus obras, valoriza una inserción natural en la diversa trama urbana de la parte más antigua de la ciudad, para hacerse imperecedera, acurrucada o añorada por el andar de sus calles, unas veces como avenidas florecientes de urbe moderna, de Quinta Avenida, la barriada de Miramar o en estrechas callejuelas de La Habana antigua, igualmente adorada, acaso se reinventa.

Bibliografía

1.- Con notas del sitio http://habanacultural.ohc.cu/?p=26502

2.- Cayetano Pagueras y la Capilla de Música de la Catedral de La Habana. Libro noveno: Repertorio litúrgico. 2013. En coedición con la Universidad de Valladolid.

 

La Habana magia de mi ciudad

Autora de testimonios históricos, guionista de la radio y la televisión, protagonista de historias no contadas, escritora ferviente de las epopeyas de la guerra revolucionaria; es Carmen R. Alfonso Hernández, una exponente vívida, de esa ciudad de hombres y mujeres casi niños, enrolados en la clandestinidad, venidos desde la Sierra Maestra o partiendo de Artemisa, habaneros de esa capital tantas veces desheredada de sus límites geográficos para conformar el amor por una ciudad que la engendró. Su libro se titula La Habana magia de mi ciudad.


Portada del libro: La Habana magia de mi ciudad de Carmen R. Alfonso Hernández

“Cuando alguien llega a La Habana descubre que es una ciudad única. La abraza por el norte un mar cálido y atrayente, la cubre un cielo azulísimo y brillante, y la envuelve un aire especial e inolvidable. Sus construcciones erigidas en los siglos XVII, XVIII, XIX y XX, y sus calles adoquinadas o asfaltadas, albergan a un pueblo sencillo, alegre y acogedor.” (1) La autora caracteriza en su libro “La Habana…”, a esa capital acogedora, presente en quienes la visitan o en sus interiores más inesperados.

Insiste en una entrada de amores a la ciudad, un canto que enarbola desde sus experimentadas letras, prosigue en la presentación: “Hay quien se deslumbra por su luz, irradiada en los atardeceres románticos que suelen aparecer sobre el Malecón.” (2)

A 500 años de fundada la villa de San Cristóbal de La Habana, la autora apela a estructuras más allá de la construcción de una ciudad, de hechos históricos,  a través de 21 capítulos desde sus propias fuentes

hacia otras para contar sus iniciales, al decir de Alicia Alonso: “La Habana es una ciudad que siempre estamos haciendo, que nunca dejaremos de construir. ¡Cuánta historia, cuánta cultura acumulada paso a paso por nuestro pueblo, con su forma de ser, su trabajo y sus principios! En La Habana está la continuidad de nuestro ser, la prolongación de cada uno de nosotros hacia el pasado y hacia el futuro.” (3)

De la Editorial Pablo de la Torriente Brau, en 1998, para entonces la autora rememora un inicio en que La Habana fuera capital de una república neocolonizada, hasta las pretensiones de convertirla en Las Vegas del Caribe.

Igualmente, los tiempos de convertirla, tras el triunfo de la Revolución, en “capital de la dignidad”, así como sus transformaciones con la llegada de barbudos, el peregrinar de los alfabetizadores, las transformaciones de una leyenda como capital de un país, que la mantiene como capital, en tanto la nómina en la nueva división política administrativa de 1976.

Refiere que La Habana continúa siendo capital, con un área limitada a 15 municipios, y la describe de una extensión de unos setecientos veinte kilómetros cuadrados, de ellos 306 de tierras agrícolas sin núcleos zonales de significación. Entonces la concentración demográfica estaba en los municipios Centro Habana, La Habana Vieja, Cerro y 10 de Octubre. ¿Cuánto han variado desde entonces estos datos? ¿Cuántos se mantienen? Comoquiera el texto caracteriza a La Ciudad de La Habana de ese momento y abre la curiosidad del período pasado, por uno presente, así como se sucedieron los cambios.

¿Cómo es su población actual?, si al decir de Alfonso Hernández en aquellos datos, la población capitalina era “de unos dos millones trescientos mil habitantes, de blancos, negros, mestizos, alegres y dicharacheros.” (4)

El libro menciona aun la provincia de La Habana, y la capital titulada Ciudad de La Habana.  Esa Habana caracterizada por sus áreas rurales y con 19 municipios, para, ya fuera del tiempo de lectura propiciada por el libro, ser hoy Artemisa y Mayabeque, reestructurada en la suma de municipios aledaños.

Como periodista de reconocido prestigio, la autora, incursiona en esa Habana de todos, desde lo interno de su corazón, con la experiencia de sus colaboraciones en el periódico Trabajadores, evoca a otros colegas, “¿Quién negará que sea toda una institución este muro que huele a  mar y, en sus esquinados repliegues, a otros líquidos igualmente salobres?”, cita a Jorge Mañach, cuando abre el capítulo “Bordeando el malecón habanero” (5)

Alfonso responde en otra de sus búsquedas en libros de su autoría como “100 preguntas y respuestas sobre Cuba”; también exhorta en el título, “Conozca Cuba. Principales ciudades”, pero insiste en volver a ésta por sus tradiciones, el Capitolio, el Malecón, la presencia de Martí, el Che, las esquinas, las creencias, La Habana de noche, en platos y bebidas preferidas, sobre la música, de cuando la caña llegó a La Habana, tradiciones seculares o el arte.

Evoca a ese eterno enamorado de La Habana, su historiador, Eusebio Leal Spengler, cuando la describe, en su parte antigua “vive su tradición y su leyenda, una atmósfera muy suya, íntima, que la luce inolvidable”. (6)

No puede faltar esa ciudad de José Martí, que vivió y amó: “La Habana no peca de miedo. Una puerta a la guerra, y La Habana se va por ella. Armas: y es soldado La Habana, como la isla toda. Arde La Habana en impaciencia de salvarse de la ignominia que se la come. Es mucha la vergüenza para que no sea mucho el deseo de rescatarla. ¿A quién respeta La Habana, y a quién ama de veras, sino a los que le dicen la palabra santa.” (7)

Es su presencia martiana, o la habana de Martí, un enriquecimiento acaso poético, histórico, rasgado de la presencia camino a las Canteras de San Lázaro, Fragua Martiana o en devenir histórico de la marcha de las antorchas que recorre esa Habana martiana de la Generación del Centenario.

“Si se pregunta a los habaneros, y a los cubanos en general, dónde encontrar la huella de Martí, posiblemente le miren sorprendidos y respondan con un gesto abarcador: ¡Está en todas partes”! (8)

De su paso (…) cuenta Eusebio Leal, historiador de la ciudad, “en ese lapso, José Martí conoce el mundo interior de la cárcel habanera –allí le es asignado el número 113 en la primera galera de blancos- y la fortaleza de la Cabaña, donde permanece un tiempo; y, desde luego, recorre diariamente el áspero camino que, bordeando la orilla del mar, conduce a las canteras del barrio de San Lázaro. Entre los compañeros que conoce es popular la figura de su maestro Mendive.” (9)

A los martianos le es común este recuerdo del historiador, pues corre por las venas de su encarcelamiento, vida; tanto como la denuncia en su testimonio “El presidio modelo en Cuba”, publicado en Madrid – 1871-, tras describir la horrenda vida de los reclusos, las cadenas, los grilletes, convertidos como memoria histórica en aquel anillo de hierro izado grillete perenne desde su adolescencia en recuerdo de sus seres queridos y la angustia familiar.

La lectura de “La Habana magia de mi ciudad” va igualmente a un lapsus breve, pero intenso, ésta vez de Ernesto Guevara de la Serna. “El Che radicó en La Habana durante los primeros seis años del proceso revolucionario hasta su partida hacia tierras bolivianas.” (10) La llegada de Ernesto Guevara de la Serna a Cuba se produjo “el 2 de diciembre de 1956, como parte del grupo de expedicionarios que, liderados por Fidel Castro, venían con el propósito de hacer libre a Cuba o morir en el empeño.” (11)

El paso del Che por La Habana, permanece en la Plaza de la Revolución, de otrora desandar con entusiasmo creativo en funciones, en fábricas, en el trabajo voluntario; con su ejemplo de vida laboral y revolucionaria de esos años, razones para quedar en habaneros y cubanos como su hijo.

Es su vuelta la más triste, 30 años después de su muerte, rememorada en la sala del Memorial martiano, cuando allí, también su Plaza se le rindiera homenaje de tristeza y dolor aquel octubre de 1967. Incluso esas perennes figuras del Che y Camilo a ambos lados de la Plaza de la Revolución, de modo permanente, en trilogía con la estatua de Martí en un pensamiento perpetuado.

Así como triangular figuras emblemáticas de la historia, la autora se refiere a esquinas famosas de La Habana, donde el paso del tiempo no ha mermado esa fama, como la de L y 23, de Coppelia, la de 12 y 23; en la primera el Centro Cultural Cinematográfico Yara, antes con el nombre de Radiocentro; en la segunda una obra de la Revolución en la tercera numerosos sucesos.

Uno de ellos, en 12 y 23, cuando el líder de la revolución cubana, Fidel Castro, despidió el duelo de las víctimas del criminal bombardeo a la capital cubana, como preludio del ataque mercenario por Playa Girón, y proclamó el carácter socialista de la revolución. Más conocido hecho, de historia sin igual como antes del primero del 59 lo fue la esquina de Infanta y San Lázaro, la escalinata universitaria, o que una canción como “La Engañadora” hiciera famosa la esquina de Prado y Neptuno en hechos de la historia musical en la urbe.

Son 21 imágenes, en blanco y negro, huellas de personalidades como Hemingway; la leyenda, arte y el silencio del Cementerio de Colón, la religiosidad, el arte, las raíces; los habaneros y cubanos por el mundo dejando esa huella de La Habana que caracterizaron sus obras o las comparsas de los Carnavales de La Habana. Un colorido muestrario de esa capital de todos los cubanos, su influencia en otros, y en la propia autora, hacen de la compilación de escritos, acaso un punto de partida, otro, para seguir escribiéndola en esas mismas poesías que genera, o en la que es como ciudad de embrujos y conceptos estatuidos por su gente, su historia y el modo de contarla.

Quién sabe cuánto queda por decir, lo cierto es que para la autora de La Habana magia de mi ciudad, es loable acariciar esa Habana entre manos, para tenderla tal cual la siente, la observa, la estudia, la reconoce, por su arquitectura o su gente, su geografía o el modo en que se divide una y otra vez para seguir fundando espacios de leyenda en quienes la habitan o visitan, es igual porque para nadie es secreto ya, ese amor incondicional de Carmen R. Alfonso Hernández, quien quiso honrarla hojeando amaneceres,  dejando de dormir por ella, cantándole sus miradas disímiles, curiosas, de antes o ahora; con la clarividencia de que perdura en el tiempo, en los corazones, en sus esquinas más famosas.

La Habana también de tabaco, caña, ron, café, o personas que degustan esa visita fugaz, no anunciada, de altos rangos políticos; artistas, científicos o deportistas famosos; esa Habana que queda en el paladar más exigente, en el olor de sus tradiciones, en su gente bonita, cariñosa, ferviente; es La Habana de la autora, La Habana del libro y La Habana que cada quien atesora desde lo profundo de unas palabras, una sonora risa, entre rumba o concierto, entre libros, jazz, cine, el silencio de los museos, el rumor del mar, una mirada.

La Habana invita, entre glamour o solar, entre hoteles de lujos, cruceros, casas particulares o entre páginas de éste libro de apenas 105 páginas para invitar a quedarse, acaso quede sólo como una inspiración más de esa Habana que enamoró a la autora, que quiso hacerla escribir, publicar, cantarle; acaso quede como un decir, del hecho o lugar contado.

Es una invitación literaria, de sabor a La Habana que tentó a que quisieran degustar alguna vez en la Bodeguita del Medio “el Poeta Nacional Nicolás Guillén, el escritor Alejo Carpentier y el pintor Carlos Enríquez; o en las décadas del cuarenta y cincuenta Nat King Cole, Errol Flynn, Brigitte Bardor y otras relevantes figuras.” (12)


Bibliografía

1.- Carmen R. Alfonso Hernández. La Habana magia de mi ciudad. Editorial Pablo de la Torriente, 1998. p.3

2.- Ibídem

3.- Ibídem p. 5

4.- Ibídem p. 9

5.-Ibídem p. 15

6.- Ibídem p. 20

7.-Ibídem p. 30

8.- Ibídem

9.- Ibídem p. 31

10.- Ibídem p. 41 y 42

11.- Ibídem p. 40

12.- Ibídem p. 74

 

El Libro de los libros sobre La Habana

Texto e imagen de Johan Moya Ramis

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Imaginario Noviembre\Imégenes para Carlitos\mail.bnjm.cu.jpgPortada del libro La Habana puerto y cuidad historia y leyenda de Siomara Sánchez Robert

La memoria de una ciudad trasciende en el tiempo, no solo por la impresión que deja en viajeros y citadinos siempre presente en la oralidad, sino también a través de sus documentos escritos, en especial los libros. La Habana ha tenido mucho de ambas cosas. Es una ciudad que posee una rica memoria que vibra en la tradición oral de sus visitantes y moradores, y al mismo tiempo goza de inmensa riqueza documental.

Entre los libros que ostentan un lugar meritorio si de la memoria bibliográfica de la Capital de todos los cubanos se trata, vale citar La Habana. Puerto y Ciudad, historia y leyenda de la investigadora Siomara Sánchez Robert. La razón de este mérito es que este libro es como una vasta Matroska documental, un libro que trae en sus páginas múltiples referencias a libros y documentos de inmenso valor patrimonial sobre la historia de la urbe habanera. Por otra parte, han pasado diecinueve años desde su publicación y continúa siendo un libro de referencia obligatoria para todo aquel que desee estudiar o conocer lo que se ha escrito dentro y fuera de Cuba sobre La Habana desde el siglo XVI hasta el XX.

Publicado en 2001por Ediciones Boloña, institución de la Oficina del Historiador de la Ciudad, La Habana. Puerto y Ciudad, historia y leyenda es un libro de 285 páginas de fácil lectura por su tipografía Times New Roman 12, desplegada en una cuartilla de amplia dimensión (21 X 35 cm). Su carátula es de tapa dura para su buena conservación y manejo. La cubierta con solapa está ilustrada con la foto The new punta Forefront o a holyday in Havana, y las guardas delantera y trasera con la serie Baile en el navío reina Isabel II grabado de Eduardo Laplante y litografiado por Víctor Patricio Landaluze.

En su estructura el libro está divido en tres capítulos, el primero aborda la bibliografía habanera de los siglos XVI-XVIII, el segundo está dedicado al XIX y cierra con el siglo XX. Para facilitar y precisar contenidos durante las búsquedas bibliográficas, el texto posee tres índices de búsqueda por materia de autor, temáticas y de las ilustraciones referidas. Acerca de esto último, hay que recalcar el rico trabajo de diseño y composición del célebre Masvidal, con las casi 900 ilustraciones que acompañan las 242 entradas bibliográficas.

Los contenidos se abren a múltiples tópicos de la historia habanera. La descripción de los libros referenciados es sucinta pero muy objetiva, lo cual resalta el hecho de que La Habana. Puerto y Ciudad, historia y leyenda es un texto pensado para investigadores en busca de comentarios bibliográficos analíticos sobre los contenidos de la obra a valorar. No obstante, su diseño atractivo y la suavidad de su tipografía hacen que el este también pueda ser disfrutado por un lector que desee ampliar su acervo cultural.

Para los amantes –académicos o curiosos- del conocimiento sobre elementos poco conocidos del pasado habanero, esta obra de Siomara Sánchez Robert, no solo es reflejo de entrega, profesionalidad y amor a la Capital Cubana, sino también un regalo para aventurarse a hallazgos fascinantes y buenas lecturas en el cumpleaños 500 de La Habana, de la cual un viajero del siglo XIX dijo en sus memorias “Ninguna ciudad en el Mar Caribe y, muy bien pudiera ser en otros mares del mundo, pueden compararse a este conjunto de palacios, fortalezas, templos y monasterios”(1).

 

José Martí y Fermín Valdés Domínguez, entre causas y azares de la prensa

Por Javier Santovenia Díaz

Se afirma que los adolescentes priorizan la inteligencia emocional con gran energía vital y tienen la convicción que sus sueños pueden ser realizables.  La experiencia confirma que es cierto, siempre que ideas estén enfocadas dentro pensamiento más racional, el amor y la responsabilidad social con que asumen sus concepciones de la vida con criterio propio.

El Diablo Cojuelo fue una publicación editada en La Habana hace 150 años a raíz de la libertad de imprenta decretada el 9 de enero de 1869.  En diez días de intensa labor editorial por parte de dos adolescentes José Martí y Fermín Valdés Domínguez, se presenta ante la opinión pública el único número que fue publicado el 19 de enero de 1869; documento que actualmente se puede considerar de alto valor histórico, precisamente porque constituye el primer trabajo periodístico de corte político de Martí.  Se puede apreciar en sus cuatro páginas un editorial, varias notas satíricas sobre la prensa y acontecimientos de la época.

Se pueden leer algunas escenas mínimas, de agudo humor y trasfondo crítico, reflejo del acontecer sociopolítico:

― ¿Señor Castañón?

― ¿Qué hay? ― Aquí lo busca a usted la señorita Cuba, que viene a reclamar su voz, que según dice, ha tomado usted sin su licencia. ― ¡Ay, cierra, cierra, amigo! Di que me he ido al infierno, que...que qué sé yo...en fin...mira...como te atosigue mucho, le dices de mi parte, que pienso mudar de voz, ¿eh? Pero pronto, ¡pronto! (...)

La existencia humana está  llena de causas y azares,  por lo que se pudiera afirmar que algunas personas tienen la suerte que estar relacionados con diversos hechos históricos,  este  es el caso de Fermín Valdés Domínguez, quien se ve envuelto en los acontecimientos que involucran a toda la clase de primer año de Medicina al ser acusados por el Cuerpo de Voluntarios de La Habana de profanar la tumba del periodista español Gonzalo de Castañón Escaro nacido en Asturias, España, en 1834,  director de La Voz de Cuba,  vocero y Coronel  de dicha fuerza paramilitar. Esto ocurrió en el cementerio Espada, que radicaba al lado del edificio donde los estudiantes recibían las clases de Anatomía descriptiva. El 25 de noviembre de 1871, Dionisio López Roberts que tenía el cargo de Gobernador Político de La Habana había formulado oficialmente la acusación. 1

Mucho tiempo y energías invirtió el Dr. Valdés Domínguez en la humana gestión por encontrar los cadáveres de sus compañeros fusilados para narrar la historia verdadera en un libro, cuya primera versión se publicó en España y otra edición más completa en Cuba, en el año 1887.  2


Monumento erigido en La Habana a los 8 Estudiantes de Medicina. Imagen tomada de internet.

Martí hace justicia en  el poema "A mis hermanos muertos el 27 de noviembre", escrito en 1872;  que puede consultarse en los Cuadernos Martianos, tomo III; edición de Pueblo y Educación,  financiada por Cintio Vitier, Abel Prieto, Roberto Fabelo, el Fondo de Desarrollo para la Cultura y la Educación, y el Centro de Estudios Martianos  en el año 1996.

Estos dos grandes intelectuales artífices de la palabra, José Julián Martí Pérez y Fermín Valdés Domínguez, quienes amaron profundamente a la ciudad que les vio nacer, de tal modo que muchas de  esas locaciones se han convertido por derecho propio en  objeto de homenaje de sincera recordación a sus trayectorias en defensa a los  valores patrióticos y humanos.

Bibliografía

1. Enciclopedia  Colaborativa en Red. ECURED.  El Diablo Cojuelo.  Recuperado desde:
https://www.ecured.cu/El_Diablo_Cojuelo

2.  TOLEDO GARNACHE, YASEL LUIS.  Fermín Valdés Domínguez, una mirada a través de inocencia. Recuperado desde: http://www.cubahora.cu/cultura/fermin-valdes-dominguez-una-mirada-a-traves-de-inocencia

 

Nuestra Plaza de la Revolución José Martí, también en el extranjero

Texto y fotos: Lucía C. Sanz Araujo

No conocí a Juan José Sicre (1898-1974), considerado el fundador de la vanguardia escultórica cubana. De haber conversado con él dos cosas hubiese hecho.

En primer lugar, darle las gracias por la monumental estatua del Apóstol que desde mediados del pasado siglo custodia la Plaza de la República, Cívica o de la Revolución José Martí —como se le ha conocido, indistintamente, desde su nacimiento—, y que siempre me estremece, lo confieso, sobre todo cuando se halla flanqueada por nuestra bandera.

En segundo término, filatelista al fin, le preguntaría si alguna vez pasó por su mente la idea de que ésta, su obra emblemática, sea la más reflejada en nuestros sellos de correos así como en otros materiales filatélicos y postales: sobres, aerogramas, cancelaciones de primer día, especiales o conmemorativas, tarjetas telefónicas…

Tanto es así que ha desbancado de ese sitial a uno de los más antiguos símbolos de la capital cubana: el Castillo de los Tres Reyes del Morro, la más significativa de nuestras fortificaciones, monumento nacional, obra del ingeniero Juan Bautista Antonelli, construido durante el reinado de Fernando II, para proteger la villa de San Cristóbal de La Habana del ataque de corsarios y piratas.

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Lucía Zans\perto de la habana Soglo XVIII.jpg

Hasta la fecha, más de una veintena de emisiones postales reflejan el gigantesco monumento que, cual insomne centinela, custodia una plaza testigo de desfiles militares; celebraciones por el Primero de Mayo; marchas del pueblo combatiente; misas oficiadas por los Papas Juan Pablo II, Benedicto XVI y Francisco; la segunda edición del concierto Paz sin fronteras; dos Festivales Mundiales de la Juventud y los Estudiantes, amén de veladas culturales, deportivas y patrióticas.

La primera se remonta al año 1955. Se trata de una emisión conmemorativa (impresa en Cuba por la Compañía P. Fernández S.A.) con la cual se festejaban el centenario de los primeros sellos del país y el cincuentenario de los de la República. Aparece en el sello de 30 centavos la imagen de la entonces denominada Plaza de la República, todavía en construcción.

 

No solo en Cuba

También en otros países, con motivo de diversos acontecimientos, ha sido reflejado el imponente monumento, eso sí de manera muy estilizada, en sellos de correo.

Por ejemplo, en el ya lejano año 1963, la República Popular China lo incluyó en la emisión Viva Cuba socialista y revolucionaria, puesta a circular el primero de enero, en saludo al triunfo de la Revolución liderada por Fidel Castro Ruz, e integrada por seis estampillas.

Diseñada por Sun Cuanzhe fue impresa mediante el sistema offset, en papel sin filigrana, en la Casa Impresora del Pueblo de Beijing.

En la pieza de 4 fen, encontramos una escena de soldados rebeldes y de fondo el monumento; mientras en uno de los valores de 8 fen se muestra un acto del pueblo cubano que bien pudiese ser en la Plaza de la Revolución habanera, aunque en realidad no queda definido el lugar.

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Lucía Zans\China monumento a José Martí en la Plaza de la Revol.jpg
Por vez primera en una emisión extranjera el monumento al Apóstol.

Por su parte la hermana República Socialista de Vietnam, nación a la cual pertenece la mayor cantidad de emisiones realizadas para festejar la amistad con nuestro pueblo, debemos una hermosa pieza de 400 dong emitida en diciembre de 1998 para saludar las cuatro décadas de la Revolución. Como elemento para formar el número 1 sobresale el obelisco martiano,

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Lucía Zans\VIETNAM 40 ANIVERSARIO.tif

Tanto la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas como la República Democrática Alemana pusieron a circular sellos en 1974 y 1978, respectivamente, en los cuales volvemos a ver en lugar destacado el conjunto monumentario de la Plaza de la Revolución.

En el primer caso, se trata de una referencia a la visita a Cuba del entonces Primer Secretario del Partido Comunista de la URSS Leonid Brezhnev; en el segundo de la realización en la mayor de las Antillas del XI Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes. A destacar que también se muestran otras sobresalientes edificaciones capitalinas: el Capitolio Nacional y la Universidad de La Habana.

1Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Lucía Zans\RDA Martí.jpg   2Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Lucía Zans\SELLO RDA FESTIVAL PLAZA DE LA REVOLUCIÓN.tif 
1 Cancelación especial con motivo del XI Festival Mundial de las Juventud y los Estudiantes celebrado en La Habana en el verano de 1978.
2 Se tenant y bandeleta que muestra en tres idiomas el lema del Festival.

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Lucía Zans\SELLO URSS. MON MARTÍ sellos de otros países donde aparece la habana.tif
Observe en la pieza soviética, a la izquierda, la presencia de varios elementos, entre ellos la Universidad de La Habana y altos edificios, quizás de la zona de El Vedado.

Como curiosidades en estos materiales tenemos que en el caso dela soviética posee una bandeleta, es decir el apéndice o cupón de un sello en el que aparecen inscripciones o dibujos relativos a la emisión, su uso u otros motivos de propaganda. Va separada de la estampilla mediante una perforación.

Por su parte la alemana es un se tenant que a su vez cuenta con una bandeleta. En el lenguaje filatélico se denomina se tenant a la pareja de sellos con facial o diseños distintos, unidos, que han sido impresos a propósito y no por error. Se trata de una palabra francesa, idioma oficial de la Federación Internacional de Filatelia.

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Lucía Zans\emisión conjunta Cuba Bulgaria.jpg

 

Una emisión bien diferente

¿Qué aspectos reflejar, filatélicamente hablando, acerca de la capital cubana en ocasión del medio milenio de su fundación?

Estoy convencida de que esta interrogante se la harían, una y otra vez quienes  deseaban confeccionar y poner en circulación para Cuba y el mundo entero una emisión postal digna de la efeméride.

Personalmente desconozco de quién o quienes fue la selección final. ¿La certeza?  Aniversario 500 de la fundación de la ciudad de La Habana 1519-2019 constituye, sin duda alguna, una excelente propuesta y selección que bien debemos aplaudir tanto los filatelistas como los amantes de la historia.

¿Las razones? Quizás la primordial radique en el hecho mismo de abordar una temática casi inexistente en la filatelia cubana: la heráldica, es decir, la disciplina que describe, estudia y explica el significado de imágenes y figuras de los escudos de armas, la cual ha sido admitida dentro de las ciencias anexas de la historia.

A destacar, asimismo, la cuidadosa selección de los elementos gráficos de cada pieza. Estamos ante doce sellos con los siguientes valores faciales: 5, 10,15, 20, 30, 35, 40, 45, 50, 65,75 y 85 centavos. Por cierto, ya esta emisión, diseñada por Ricardo Monnar y puesta a circular el 16 de noviembre del presente 2019, se cuenta entre las más extensas de la filatelia nacional, pero realmente vale la pena.

Acerca de los escudos de la bien nombrada Ciudad Maravilla existen numerosas conjeturas y estudios que permanecen abiertos; por tanto, constituye un aspecto en el cual estamos seguros nos aguardan nuevos descubrimientos.    

Volviendo a Aniversario 500 de la fundación de la ciudad de La Habana 1519-2019 otro elemento sobresaliente, en nuestro modesto criterio, estriba en la selección del caché de los sobres de primer día, en los cuales se reproduce el identificador que ha presidido los soportes comunicativos de la Oficina del Historiador de la Ciudad (OHC) en ocasión del significativa efeméride.

Está compuesto por elementos gráficos simbólicos: la aldaba colonial, elemento indispensable en las puertas de la vieja ciudad; el león, símbolo de la villa establecido en el imaginario popular; así como la referencia directa al logotipo de la OHC, en la distribución circular de los elementos. 

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Lucía Zans\500 aniv 3.jpg       Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Lucía Zans\500 aniv 4.jpg       Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Lucía Zans\500 aniv 5.jpg    Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Lucía Zans\500 aniv 7.jpg  
   Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Lucía Zans\500 aniv 8.jpg     Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Lucía Zans\500 aniv 9.jpg    Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Lucía Zans\500 aniv 500 10.jpg
Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Lucía Zans\500 anive 1.jpg    Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Lucía Zans\500 anive 8.jpg     Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Lucía Zans\500 aniv 2.jpg
Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Lucía Zans\aniv 500 6.jpg      Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Lucía Zans\Escudo enseñat.jpg 

 

Del lenguaje filatélico

Valor facial o Facial: Precio escrito en los sellos y hojas bloque. Cubre las tarifas postales y es el de venta en las oficinas de correos. Se expresa en la moneda del país emisor.

Caché: Término de origen francés, que en filatelia (y en español) se utiliza en el sentido de estampación conmemorativa. Corresponde a un diseño estampado en un sobre o tarjeta mediante un cuño metálico o timbre de goma y que lleva inscripciones y/o ilustraciones. Describe o conmemora algún evento, como el aniversario de una institución, el homenaje a un personaje célebre, el primer día de emisión de un sello, algún primer vuelo, una exposición filatélica, etc.

Sobre de primer día: Sobre ilustrado con un diseño especial alusivo en el que se colocan los sellos de una emisión los que se cancelan o matasellan con un matasello o cuño especial con la fecha del primer día de circulación.

La Capital cubana en el Papel Periódico de La Habana

Por: María Eugenia Mesa Olazábal.

El volumen La literatura en el Papel Periódico de La Habana (1790-1805),  está conformado por un conjunto de textos seleccionados  y prologados  debidos a tres prestigiosos autores: Fina García-Marruz (la crítica y la polémica), Cintio Vitier (poesía) y Roberto Friol (cuentos). Entre los  artículos críticos registrados  encuentran varios referidos a diferentes cuestiones sociales y/o culturales  latentes en la ciudad de La Habana de entonces. Época caracterizada por la formación de una conciencia nacional derivada de un proceso  complejo, no excepto de contradicciones,  dinámico y transicional a consecuencia de la política del despotismo ilustrado instaurado primero en España y lentamente en las colonias hispanoamericanas, en las cuales “se desenvolverá un proceso de dirección y promoción de la cultura por parte del Estado que junto al propio desarrollo de las colonias, propiciará un cambio cualitativo en el orden económico, político y social dentro del vasto imperio colonial español”(1)

El Papel Periódico de la Habana (1790-1864) fue exponente de esa etapa y, aunque  no fue la primera publicación periódica en Cuba,  si fue  la primera en mostrar un periodismo  socialmente significativo que reflejó en sus páginas el ideario del reformismo criollo, el costumbrismo, además de las contradicciones y la dinámica del antes mencionado   proceso de formación de la conciencia nacional.

Los temas tratados en dicha publicación periódica  fueron abundantes, poco o casi nada quedó fuera: artículos de economía, higiene, medicina, moral, física, química, religión, literatura, observaciones meteorológicas, gramática, historia, agricultura, educación y crítica en general, sin que faltasen poesías, fábulas, epigramas, noticias comerciales y otras que advierten el movimiento de la ciudad, entrada y salida de las embarcaciones. Respecto a la crítica nos dice Fina García Marruz  fue ejercida en “tres direcciones: crítica de costumbres, reforma de la educación y corriente de mejor trato al esclavo”. (p. 20)

El presente texto pretende evocar y comentar brevemente   algunos de los artículos críticos que  dan idea de  cómo era y cómo funcionaba la capital cubana de fines del XVIII. La mayoría de estos trabajos  aparecen firmados con seudónimos, tales como: El amante del Periódico…, El amigo de los encarcelados, Un buen habanero, atribuidos a la autoría del presbítero  José Agustín Caballero(2) y otros pertenecientes a  El Observador de la Habana, atribuido a Manuel de Zequeira(3).

El titulado: <<Noticias particulares de La Habana>>(4), se corresponde con una carta – de autor anónimo- dirigida al Impresor del periódico donde aborda “las inscripciones imperfectas que se hallan en las calles, y  otros lugares de  La Habana”. El  remitente  dice haberse motivado por la invitación que en la edición I del Papel…, lanzara a los lectores con el propósito de que comunicaran asuntos que fueran útiles a la sociedad, no sin antes advertir: “me dirijo contra un público defecto que he notado, y es a la verdad un oprovio que se hace á nuestra Patria”. Confiesa, no poder  mirar con indiferencia que en una Ciudad:

[…] opulenta y  por su situación freqüentada de muchos  curiosos viagéros, se vean  unos indebidos y  groseros letreros para la denominación de las Calles, puestos en la esquinas de las Manzanas de mala letra, material, y ortografía. ¿Podrá presentarse a la vista objeto mas ridículo que para significar la Calle de Paula, leerse en sus esquinas: Calle de Paubla: en la que del costado del Monasterio de Santa Clara va para Belén, que para nombrarla de San Isidro se lee: Calle de San Isdro; y así por este término una infinidad de disparates que desacreditan el buen gusto que generalmente reynan en el País?  (P. 49)

En esas noticias, señala el articulista, se advierten rasgos de ignorancia e incluye y destaca las faltas visibles en un Santuario, donde todo “debe ser grave y magestuoso”.Allí se lee:

Entrando en una iglesia de Religiosos M., con lo primero que se encuentra a la derecha es una efigie del Sr. del Rescate; y después de varias y enormes imperfecciones del arte, se lee un letrero al pie, en que dice haberse retocado aquella Imagen por unos Negros; y a la verdad que por la letra y ortografía se conoce lo pusieron ellos, y que estaban recien llegados de Angola. Es vergonzoso copiar aquí el letrero como se vé  en el original. El curioso que lo busque. (P.49-50)

Antes de finalizar, solicita continuar publicando en el Papel…, criticas sobre “otros varios defectos de una educación popular” porque considera es el periódico el medio más oportuno para cualquier reforma.

En <<Carta sobre establecimiento de un Hospicio en esta Ciudad>>(5), luego de una introducción derivada de un debate acerca de lo beneficioso o no del Periódico…, entre los diaristas; entre tanto, el autor destaca la utilidad del mismo considerándola meritoriamente conocida por toda la Ciudad, e indaga ¿Quien no ha de corregir sus defectos a vista de una crítica juiciosa? Entonces, afirma: “Ella es un espejo que se nos pone delante para que quitemos las manchas que afean nuestras costumbres”. Con esa idea, describe diversas situaciones que afean a La Habana, no sin antes puntualizar en aquellos aspectos hermosos y positivos de la capital:

Dolor es que me traspasa el alma, ver una Ciudad como la nuestra, adornada con una excelente y abrigada Bahía, hermoseada con unos fértiles y abundantes campos, de unas tierras feraces que no necesitan de abono para dar todo el año copiosas cosechas de azúcar, tabaco, maíz, arroz, que producen con asombro todo género [de maderas]  para la construccion  y de otras exquisitas piezas: bañadas y fertilizadas de muchos y caudalosos rios medicinales, ya de aguas acidulas, ya termales, donde encuentra su remedio el galicoso, el hidrópico y el descalentado; ver una Ciudad; digo, de un comercio floreciente, frecuentada de viagéros de todas Naciones, madre, en fin, de bellos talentos. ¡Y que con todo no tengamos un monumento que nos acredite! Todo, todo se lo debemos a la Naturaleza, nada al arte. (P. 52)

Sin medias tintas, de forma brusca, el articulista se adentra en párrafo siguiente en una serie de indagaciones destinadas a señalar, mejor, sacar a la luz aquello que está afeando a La Habana por la carencia de  instituciones religiosas y/o manos piadosas que amparasen a personas desprotegidas, tales como: mendigos, niños huérfanos y, en particular niñas huérfanas que perdieron la virginidad. Allí se lee:

¿Donde está un hospicio que recoja tantos mendigos que andan vagabundos por esas calles, quitándoles el sustento á los verdaderamente  pobres? ¿Donde una casa de piedad que albergue mil niñas huérfanas, que perdieron la vergüenza, a fuerza de pedir, pierden también ¡ó dolor! la prenda que debería hacerlas amables á los ojos de un hombre de bien, si por fortuna tuviera educación y recogimiento? ¿Donde la caridad que lleve de la mano multitud de parvulitos en pós del pan de la Doctrina? ¿Dónde los piadosos oídos que escuchen las penetrantes voces de la humanidad y de la Religion, que son las que interceden por ellos? ¿Donde, en fin, los Ciudadanos que se dediquen á socorrer estas desgraciadas criaturas, y que conozcan que  cada uno, según sus facultades, está obligado á ello de justicia? (p.53)

Reafirma la obligación de los padres de alimentar a sus propios  hijos, porque son ante todo “hijos del pueblo, y de cada unos de sus individuos, son éstos desamparados inocentes”. Advierte que de tales circunstancias muchos niños quedan sin instrucción en las primeras letras y sin los precisos conocimientos de la fé a causa de que no hay quien sensibilizado diga como en otro tiempo el Padre de la misericordia: “yo extenderé mis manos á estos parvulitos para remediarlos en sus miserias”. Agrega que no pudiendo las pobres madres alimentarlos y vestirlos, se ven en precisadas a “echarlos a la calle  con la jaba”, y que lleguen a las puertas de la vecindad a pedir una limosna para ayudar a alimentar a su madre. En ese sentido estima: “Que un muchacho que podía ser algun día útil á la Patria, viene á parar en un hombre donde albergan como en propio nido, todos los vicios juntos. Esto és lo que freqüentemente vemos”. Añade su deseo de ver remediado tal situación divulgada a través del “utilísimo Periódico”. (p. 53)

En <<Carta sobre el trato que se le da a los presos en la Cárcel>>(6) se hace eco de la acusación que cierto escritor ha pronunciando fuertemente  contra dos abusos introducidos en las Cárceles; uno, acerca del malísimo  trato que se les da a los presos “faltando en ésto á las leyes de la humanidad”; el otro, la mezcla confusa de delincuentes de toda clase.  Refiere que los fondos destinados para beneficio de la subsistencia de  los presidiarios siempre han sido muy cortos y que esta situación se agudiza debido al incremento diario de encarcelados que se agolpan en las Cárceles. (Pp-54,55)

El firmante Amante del Periódico, en: <<Carta sobre la educación de los hijos(7)>>, critica a quienes  hacen despreciable la crianza de los  hijos en nuestro país, donde es recurrente escuchar a padres de familia, “tal vez para evadir la obligación” de educar bien a los hijos, alegan “es en vano la dedicación” para alcanzar una buena formación, “cuando los niños salen de perversas inclinaciones”; circunstancias que atribuye a un ¡Sistema errado! Más adelante medita cuando relata el hecho frecuente:

 […] ver a un niño [de la Habana] Gramático y Filósofo, y con todo ni sabe [ilegible], ni escribir. ¿Y de dónde nace esto? De que los padres fiados de que van  á la Escuela donde tal vez el maestro cuida poco de instruirlos bien, jamás se toman el trabajo de examinarlos y de vigilar sobre los adelantamientos que hacen en las primeras letras. Así se ve que escriben un papel, y son más los yerros que las letras, siendo lo peor que estan bien hallados  con sus defectos, que si  alguno caritativamente lo corrige, dice: “que lo mismo es escribir Cabayero que Caballero, que todo está en que lo entienda el que lee y lo demás es superfluo” (p. 64)

Ante esas circunstancias nuestro articulista se pregunta: “¿Dónde  están los sentimientos de humanidad y de Religión que les inspiran? ¿Dónde sus efectos? Yo no los veo. Por el contrario orgullo, vanidad y soberbia son las señales características que distinguen a un Havanero”. (p. 64)

 Variados ejemplos presenta donde la mala educación de los hijos se aprecia incluso, en las familias pudientes que poseen esclavos  cuyos hijos “aperrean al negrito de la Casa y al de fuera también”, hasta en las más desposeídas de las cuales proviene “la multitud de mozalbetes holgazanes, cruzando calles y estudiando el modo de estafar al pueblo. Quedando al descubierto los malos hábitos contraídos desde la infancia.

Dando continuidad al pensamiento educador del Amante de Periódico, se publica en el Papel …<<Exhortación a la juventud habanera(8)>>  Y, a modo de subtítulo se lee: En la que se procura inspirarle amor a la sabiduría. Explica la importancia de conocer las Ciencias y cómo se estudian.  Se detiene en el estudio de las Letras, no sin antes aclarar que: no pretende  hacer una apología de éstas, sino con el objetivo de “persuadir a la Juventud que las mismas han de ser  uno de los principales cuidados del hombre para vivir como tal” porque ellas son las que ilustran el pensamiento humano. Ejemplifica cómo el hombre  ha ido enriqueciendo el conocimiento, el saber,  durante siglos mediante el estudio de la naturaleza y de la historia. Finalmente persuade y, a la vez  exhorta   a los jóvenes habaneros a la persistencia del estudi; así les dice:“único móvil que puede conducirte a gozar las eminencias del Olimpo, y á alcanzar la corona conque Minerva ciñe la frente de sus Alumnos. Feliz yo sí acierto a inspirarte amor á la Sabiduría”. (P. 85)  

<<Consideraciones sobre La Habana>>(9), aparecen subtituladas: Se continúan las consideraciones del medio filósofo sobre la Havana. Escrito atribuido a Manuel de Zequeira, reflexiones publicadas en varias ediciones del Papel Periódico…, en las cuales aborda disímiles asuntos, de diversa índole casi siempre con incidencia en la población habanera; tales como: la insuficiente iluminación de las calles dada la incorrecta posición y fijación de los faroles, los defectos de estos, así como  la interferencia de las ventanas voladizas de las casas. Al suministro de agua a la población por medio de  las fuentes publica, no se les presta la debida atención, predomina el descuido. De las cinco existentes en la Ciudad sólo en dos  fluye la corriente todo el año, las demás  no están bien surtidas;  a ello se suma el estado deplorable de las cañerías las cuales  fueron mal diseñadas y construidas con  materiales de mala calidad, se tupen con facilidad, se revientan y por encima de las roturas, se arroja cualesquier inmundicia y de allí mismo es donde los vecinos recogen el agua para las viviendas.

Más adelante subraya que los edificios públicos, dan idea del buen gusto, e ilustración de los habitantes de un pueblo culto. Sin embargo, en los templos de La Habana “no se vén  sino extravios  y caprichos infelices de imaginaciones desarregladas. En lugar de unas nobles y magestuosas fachadas, que anuncien la dignidad de la casa del Señor...” Tampoco  los Hospitales dan ideas ventajosas que los hagan más útiles a los pobres enfermos.  Los Puentes, no escapan a la observación del articulista pues han sido maltratados por las crecientes de los ríos; ilustra el hecho diciendo del “celebrado Puente grande” que por sus restos expresa la pobreza del ingenio que dirigió su construcción. Prefiere no hablar de los caminos para no describir el grado de indolencia existente, aunque hace una excepción respecto al camino  que conduce al pueblito de Guiñes dada la diligencia y patriótico celo de un joven a cargo que recibió la generosidad de varios vecinos “honrados” quienes  han “contribuido y contribuyen con sus bienes a la ejecución”.

En párrafo aparte  se refiere a la casa de Recogidas, edificio que considera uno de los más “apreciables que tenemos, no porque carezca de defectos, sino por su forma simple y sin cargazón de adornos impertinentes”. Se lamenta de no poder decir lo mismo de la “costosisima  casa de Gobierno”, no es agradable a la vista al ver montones de piedras labradas que dan idea confusa de grandeza. Indica que además de la  profusión en sus ornatos estos han sido trabajados “en materiales toscos y despreciables.” Respecto a la gran casa de Correos, señala que “es dignísima compañera de  la de Gobierno” y  la de la  Cárcel, “que es parte de esta, no se puede hablar porque es  bien notorio el vicio de su situacion y la estrechez, miseria é infelicidad que en ella se padece”. Añade  algunas características del  cuartel de Milicias, en particular los moños que adornan sus puertas principales.

En la siguiente entrega de las Consideraciones del medio filósofo (3 de junio 1792), aborda la necesidad e importancia de que la Ciudad tenga un Teatro, pues sus moradores la apreciaron cuando se construyó el Coliseo, ya medio arruinado. Afirma que si en los edificios públicos hay tan poco gusto y son tan desatendidas las verdaderas reglas del arte, “no reina mas ni son mejor observadas en las Casas particulares”; observa que las portadas engalanadas con una especie de mascarones así como los balcones enmaderados a modo de andamios no ofrecen aspecto agradable. No obstante, considera que el mejor adorno de estas es la pintura usadas con “buen gusto y economía”. En ese sentido  medita:

 Si se hubiera observado esta en la fachada ultimamente pintada en la plazuela de la Catedral, excusados unos cuantos figurones que la sobrecargan, se tendría en este frente y hermoso balcón descubierto, un exemplo del buen efecto de esta especie de adorno”.

Todos los defectos notados, y otros muchos que omito por no ser difuso en materia de tan poco agrado, hacen ciertamente muy poco honor á la Ciudad. ¡Lo peor es que no encontremos en otros establecimientos utiles con que consolarnos de esta triste consideracion! ( P.100)

Reprocha la carencia de un Hospicio para los impedidos  que “ocupe a los ociosos, y sea saludable correcion á los mal entretenidos”. Revela cómo los hospitales de Paula y San Lázaro, no han progresado como debieran. Exhorta a que las cuantiosas limosnas  que se distribuyen sin tino y que muchas sirven para aumentar la ociosidad, sean entregadas a una casa  de Misericordia para que sean  aplicadas al “socorro de la verdadera necesidad”.

El tercero y último trabajo del medio filósofo (7 de junio, 1792), trata las insuficiencias de  los programas de enseñanza para el estudio de las ciencias; insinúa no son modernos pues  constituyen una pérdida de tiempo para los jóvenes porque entre otras causas no se hace buen uso de la razón en la investigación. Recalca la carencia de escuelas - ni una sola- donde se enseñen las primeras letras con “método, con orden, o con aquellos principios elementales para ganar tiempo en los demás conocimientos que se deben cultivar: la Gramática  de la lengua castellana, y el estudio de su propiedad,  energia, y abundancia”, materias casi del todo abandonadas, prefiriendo unos “escasos rudimentos de latinidad (esteril para los mas) á las verdaderas y utiles riquezas del propio idioma”. (p. 101, 102)

El buen Havanero,  no demoró en ofrecer al público lector  su <<Crítica á las Consideraciones (sobre la Havana) del medio filósofo, antes, recapacita ampliamente acerca del progreso del hombre mientras se propone  la pública utilidad.  Cree ver que  el medio filósofo se entristecerá  por la  confusión que le traerá cuando valore que ha dado oportunidad para que se le interrogue:

“¿que ha hecho para el fomento de la Havana?, ¿Qual ha sido la utilidad de sus consideraciones? Ninguna. Afearla y deprimirla és lo que ha hecho, porque á la verdad, ¿Qué dicen los Periodicos? […] ¿y quien desconoce  estas verdades que afligen a todo buen ciudadano? Los que tienen ojos los registran; todos las confiesan con que és claro que el objeto del medio filosofo ha sido solo ponderar y reunir en un quadro todas nuestras imperfecciones, y suprimir o empañar el indisputable mérito que en otras cosas distingue la Havana.”

Al finalizar la crítica al Medio Filosofo, El Buen Havanero  expresa: “Mi objeto que juzgo evacuado ha sido manifestar al medio filósofo que no ha seguido las maximas ni el método de su título, que es lástima que se extravíe porque tiene posiciones muy ventajosas para servir con utilidad pública”.

<<Papel Sexto del Observador. El Relox de la Havana(10)>>, es uno de los artículos mas famosos  atribuido a Zequeira. Allí se registra la cadencia de la ciudad  y los murmullos de la vida cotidiana  de la ciudad y sus habitantes durante las veinticuatro horas del día, a partir de las seis de la mañana cuando los comerciantes abren sus negocios, hasta las  cinco de la madrigada del siguiente día. Hora por  hora, el Observador va  describiendo cómo transcurre el tiempo en un día habanero.

Los artículos críticos glosados constituyen una pequeña muestra de la crítica a diversos asuntos que en su día insidian en el bien común de los habaneros y su ciudad. Problemas  y situaciones que encontraron divulgación  en el Papel Periódico de la Havana, por medio de los artículos por el Pbro. José Agustín Caballero  y por el poeta Manuel de Zequeira,  iniciadores de   la primera  “crítica criolla a las realidades  de la colonia”. (García Marruz: P.25)

Jorge Luís Arcos. Primera Etapa: 1790-1820. <<La literatura en la etapa del proceso de institunacionalización literaria (predominio del neoclasicismo)>>. Historia de la Literatura Cubana. Instituto de Literatura y Lingüística.  Editorial Letras Cubanas. La Habana, 2002. Tomo I, p. 57.

José Agustín Caballero (La Habana, 1762-1855).  Figura importante del reformismo, en su faceta filosófica. Formado en el Real Colegio Seminario de San Carlos y San Ambrosio y en la Real y Pontifica Universidad de La Habana, miembro activo de la Sociedad Económica de Amigos del País. Entre otros asuntos se destacó por su labor para reformar los estudios universitarios. También se distinguió por su prosa destinada a la crítica social. Profesor en varias cátedras universitarias, publicista y redactor del Papel Periódico de la Habana. Datos tomados de Obra citada nota 2, p. 84. 

Manuel de Zequeira y Arango (1764-1846) Poeta significativo para la poesía cubana, sin desdeñar su prosa costumbrista. Fue el poeta más publicado en Cuba entonces. Fue director del Papel Periódico de la Habana, desde 1800 hasta 1805. Etapa en que la publicación acogió por primera vez una acentuada intención literaria. Además Fundó y dirigió El Criticón de la Habana. Redactó una apreciable cantidad de artículos críticos de costumbres

<<Noticias de la Habana>>. En Papel periódico de la Habana. No. 12. 10 de febrero de 1791, p.  49, 50.

<<Carta sobre establecimiento de un Hospicio en esta Ciudad>> En: Papel periódico de la Habana. No. 14 y 15, 17 y 20 de febrero de 1791.p. 52,53. Firmado. El Amante del Periódico

<<Carta sobre el trato que se le da a los presos de la Cárcel>>>. En Papel Periódico de la Habana. No. 16.  24 de febrero de 1791, pp. 54-55

<<<<Carta sobre la educación de los hijos>>. En Papel Periódico de la Habana. No. 23, 20 de marzo de 1791, p. 64,65. 

<<Exhortación a la juventud habanera>>.  En Papel Periódico de la Habana. No.43, 29 de mayo, 1791, p.83-85.

<<Consideraciones sobre La Habana>> En Papel Periódico de la Habana. No. 44, 31 de mayo, 1792, No. 45, 3 de junio de 1792. No. 46, 7 de junio de 1792, pp. 97-103.

<<Papel Sexto del Observador. El Relox de la Hava>>. En Papel Periódico de la Habana. No 85. 1 de noviembre de 1801. pp. 126-132.

(1) Jorge Luís Arcos. Primera Etapa: 1790-1820. <<La literatura en la etapa del proceso de institucionalización literaria (predominio del neoclasicismo)>>. Historia de la Literatura Cubana. Instituto de Literatura y Lingüística.  Editorial Letras Cubanas. La Habana, 2002. Tomo I, p. 57.

(2) José Agustín Caballero (La Habana, 1762-1855).  Figura importante del reformismo, en su faceta filosófica. Formado en el Real Colegio Seminario de San Carlos y San Ambrosio y en la Real y Pontifica Universidad de La Habana, miembro activo de la Sociedad Económica de Amigos del País. Entre otros asuntos se destacó por su labor para reformar los estudios universitarios. También se distinguió por su prosa destinada a la crítica social. Profesor en varias cátedras universitarias, publicista y redactor del Papel Periódico de la Habana. Datos tomados de Obra citada nota 2, p. 84. 

(3) Manuel de Zequeira y Arango (1764-1846) Poeta significativo para la poesía cubana, sin desdeñar su prosa costumbrista. Fue el poeta más publicado en Cuba entonces. Fue director del Papel Periódico de la Habana, desde 1800 hasta 1805. Etapa en que la publicación acogió por primera vez una acentuada intención literaria. Además Fundó y dirigió El Criticón de la Habana. Redactó una apreciable cantidad de artículos críticos de costumbres

(4)<<Noticias de la Habana>>. En Papel periódico de la Habana. No. 12. 10 de febrero de 1791, p.  49, 50.

(5)<<Carta sobre establecimiento de un Hospicio en esta Ciudad>> En: Papel periódico de la Habana. No. 14 y 15, 17 y 20 de febrero de 1791.p. 52,53. Firmado. El Amante del Periódico

(6)<<Carta sobre el trato que se le da a los presos de la Cárcel>>>. En Papel Periódico de la Habana. No. 16.  24 de febrero de 1791, pp. 54-55

(7)<<<<Carta sobre la educación de los hijos>>. En Papel Periódico de la Habana. No. 23, 20 de marzo de 1791, p. 64,65. 

(8)<<Exhortación a la juventud habanera>>.  En Papel Periódico de la Habana. No.43, 29 de mayo, 1791, p.83-85.

(9)<<Consideraciones sobre La Habana>> En Papel Periódico de la Habana. No. 44, 31 de mayo, 1792, No. 45, 3 de junio de 1792. No. 46, 7 de junio de 1792, pp. 97-103.

(10)<<Papel Sexto del Observador. El Relox de la Hava>>. En Papel Periódico de la Habana. No 85. 1 de noviembre de 1801. pp. 126-132.

 

La Habana Monumental, las imágenes de una ciudad recién renovada a través de algunos de sus monumentos más emblemáticos.

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Imégenes de monumentos y esculturas de la habana\Imaginario\imágenes internet\muralla de la habana.jpg          Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Imégenes de monumentos y esculturas de la habana\Imaginario\imágenes internet\san francisco de asis.jpg
Restos de la Muralla de la Habana           Convento de San Francisco de Asís                               

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Imégenes de monumentos y esculturas de la habana\Imaginario\imágenes internet\morro 2.jpg
El Faro del Castillo del Morro

      Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Imégenes de monumentos y esculturas de la habana\La Giraldilla de la Hab.jpg
La giraldilla

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Imégenes de monumentos y esculturas de la habana\havana suite.jpg      Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Imégenes de monumentos y esculturas de la habana\Imaginario\imágenes internet\barrio chino.jpg
La fuente de la India                                       Entrada del Barrio Chino de La Habana

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Imégenes de monumentos y esculturas de la habana\Imaginario\imágenes internet\capit 6.jpg     Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Imégenes de monumentos y esculturas de la habana\Imaginario\imágenes internet\capitolio 5.jpg
Capitolio Nacional

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Imégenes de monumentos y esculturas de la habana\Imaginario\imágenes internet\lonja del comercio.jpg      Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Imégenes de monumentos y esculturas de la habana\Imaginario\imágenes internet\malec.jpg
La Lonja del Comercio                                  Malecón Habanero      

    Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Imégenes de monumentos y esculturas de la habana\Imaginario\imágenes internet\Teatro alicia alnso.jpg
Gran teatro Alicia Alonso

   Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Imégenes de monumentos y esculturas de la habana\Imaginario\imágenes internet\parque central.jpg     Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Imégenes de monumentos y esculturas de la habana\Estatua de Martí Parque Central.jpg
Estatua de José Martí Parque Central

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Imégenes de monumentos y esculturas de la habana\Imaginario\imágenes internet\monumento a José martí plaza de la rev.jpg     Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Imégenes de monumentos y esculturas de la habana\monume José Martí.jpg
Monumento a José Martí Plaza de la Revolución

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Imégenes de monumentos y esculturas de la habana\monum a Máximo Gómez.jpg     Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Imégenes de monumentos y esculturas de la habana\Imaginario\imágenes internet\túnel.jpg
Monumento a Máximo Gómez                        vista de la salida del Túnel de La Habana.

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Imégenes de monumentos y esculturas de la habana\Imaginario\imágenes internet\VISTA NOCTURNA DE LA CIUDAD.jpg
Vista nocturna de una parte de La Habana

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Imégenes de monumentos y esculturas de la habana\Imaginario\imágenes internet\paseo del prado.jpg
El paseo del Prado de La Habana

 Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Imégenes de monumentos y esculturas de la habana\Imaginario\imágenes internet\fuegos artificiales.JPG
Celebración en la víspera del Aniversario 500 de La Habana, Castillo del Morro

Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Imégenes de monumentos y esculturas de la habana\Imaginario\imágenes internet\fetejos del capitolio.jpg Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Imégenes de monumentos y esculturas de la habana\Imaginario\imágenes internet\de fiesta la habana.jpg  Descripción: D:\Salva Reina\Salva disco D\LIBRINSULA\Librínsula\Imaginario 2019\La Habana Noviembre\Imégenes de monumentos y esculturas de la habana\Imaginario\imágenes internet\celebracion en capitolio.jpg
Imágenes tomadas de Internet.