Enrique José Varona en Repertorio Americano

Por Mauricio Núñez Rodríguez

Destacadas figuras de la cultura cubana de la primera mitad del siglo XX fueron colaboradores de la revista Repertorio Americano. A propósito de los cien años de su aparición en el ámbito hispanoamericano rememoramos la impronta de Cuba en sus páginas, específicamente la del intelectual cubano Enrique José Varona.

Repertorio Americano (Costa Rica, 1919-1958) fue fundada, dirigida y editada por Joaquín García Monge, a diferencia de otras importantes revistas en América Latina que estaban integradas por varios creadores que devinieron posteriormente en grupos artísticos y literarios.

Cuba y la cultura cubana tuvieron una presencia sistemática a través de las colaboraciones de figuras célebres del ámbito creativo nacional de esa época o a partir del estudio de la obra de nuestros estudiosos por colegas de otras latitudes.

En sus páginas también se analiza la trascendencia del legado martiano en sus contemporáneos y en las generaciones posteriores de intelectuales cubanos.

De ahí que las semblanzas sobre significativos estudiosos de su obra sea otra de las peculiaridades que identifica las páginas de Repertorio Americano. Me detendré en la que brinda el puertorriqueño José Ferrer Canales sobre el pensador cubano Enrique José Varona, titulada “Perfil de Varona”.(1)

La semblanza que escribe el conocido ensayista, narrador, profesor universitario y activista social José Ferrer Canales sobre Enrique José Varona se detiene en numerosas ocasiones, no solo en la admiración y devoción que Varona sentía por José Martí, sino la presencia del autor en la creación intelectual de Varona.

Se estructura a partir de cinco secciones; pero desde el final de la segunda la presencia de Martí emerge y permanece en las siguientes. Ferrer Canales enfatiza en las afinidades entre ambas personalidades y pensamientos. Narra los encuentros que tuvieron y la admiración entre ambos. Realmente es una semblanza dedicada a Varona y a Martí. Ferrer Canales los define como el maestro y el Apóstol de Cuba. La semblanza a Varona también es un homenaje a Martí. Este trabajo bien pudiera agregarse a la bibliografía martiana de Repertorio Americano. Su presencia es expresión de una marcada intencionalidad editorial. No es casual que este trabajo esté en la portada del segundo número de enero de 1953.

La crítica coincide en afirmar que, en la amplia labor ensayística de Ferrer Canales, la más significativa es la consagrada a la vida y obra de algunos autores hispanoamericanos de proyección universal, como Enrique José Varona (1849-1933); José Martí (1853-1895); y el pedagogo, ensayista y narrador puertorriqueño Eugenio María de Hostos (1839-1903).

Su tesis de Maestría en Estudios Hispánicos en 1944 fue sobre el filósofo cubano: “Enrique José Varona es cifra alta de la intelectualidad de América, voz serena y militante por la libertad y la cultura superior de nuestros pueblos, presencia simbólica del más alto magisterio”..(2) Parece ser que esta semblanza es un adelanto de una investigación mayor en proceso en ese momento porque años más tarde, Ferrer Canales publica el volumen Imagen de Varona (1964) donde muestra un exhaustivo itinerario crítico de su creación.

Tres etapas distingue Ferrer Canales en la evolución del estilo de Varona:

  1. La primera incluye el tiempo que media entre la publicación de sus Odas anacreónticas (1868) y los Paisajes cubanos (1879).
  2. La segunda época (1880-1883) se inaugura con las conferencias filosóficas dictadas en la Academia de Ciencias Médicas, Físicas y Naturales de La Habana. En 1883 pronuncia su famosa conferencia sobre Cervantes.
  3. Una tercera etapa que se inicia en 1894 hasta el epílogo de su vida en 1933. Esta fase la define como la de “su más alta depuración” y, a su modo de ver, tiene su culminación artística en el volumen Martí y su obra política (1896).

El análisis de Ferrer Canales descansa en la recepción que hace del legado martiano uno de sus contemporáneos que le sobrevive 38 años: “Varona asciende hasta la comprensión cabal del viril, tierno y puro Martí”..(3)

La presencia de Varona no es circunstancial en la revista, además de ser colaborador, no solo se menciona en secciones de Repertorio la salida de sus libros en La Habana, sino que se brinda acuse de recibo de la llegada de alguno de estos.

En el discurso de esta semblanza se establece una interrelación muy interesante: un autor puertorriqueño (José Ferrer Canales), publica en Repertorio Americano en Costa Rica, un texto sobre una de las personalidades más notables de la historia del pensamiento cubano (Enrique José Varona); que además de ser contemporáneo de José Martí, fue un gran admirador de su legado, de su accionar y estudioso de su obra.

Esta colaboración entrelaza a creadores del Caribe y, a su vez, establece puentes culturales entre el Caribe y Centroamérica. Ese necesario diálogo intelectual en la región lo propician las páginas de Repertorio Americano y la marcada intencionalidad editorial de Joaquín García Monge. Este discurso es un botón de muestra de la comunicación intercultural que propició la revista. Es un texto que unifica geografías y pensamientos liberadores, teoría y acción, a dos creadores y un oficio: el magisterio.

 

.(1) José Ferrer Canales: “Perfil de Varona” en Repertorio Americano, no. 2, 15 de enero, Año 33-no. 1147, Costa Rica, 1953.

.(2) José Ferrer Canales: ob. cit., p. 17.

.(3) José Ferrer Canales: “Perfil de Varona” en Repertorio Americano, no. 2, 15 de enero, Año 33-no. 1147, Costa Rica, 1953, p. 18.