Los fanzines: una búsqueda de libertad creativa (III parte y final)

Por Alejandro Zamora Montes

Con relación al universo hiphopero en nuestro país, la publicación de fanzines (o zines) es casi inexistente –al menos, en la capital–, a diferencia de la escena rockera. Las causas por las que esto ha sucedido pueden ser de índole multifactorial y espero sea motivo de futuros abordajes desde los predios académicos. En el año 2003 surge Movimiento (primera revista nacional especializada en cultura Hip Hop), que cuenta hasta la fecha con doce números. No obstante, existieron antecedentes. El boletín “Hip Hop.cu” es uno de ellos1, pero lamentablemente no se ha podido recuperar hasta el momento ningún ejemplar; al igual que un fanzine posterior nombrado “Hip-Cuba”, cuyos autores fueron: la poetisa Elvira Rodríguez Puerto, el promotor cultural Carlos Aldana, el rapero Yrak Sáenz y el ilustrador Maikel García. En el 2002 surge otro fanzine nombrado “Café Hip Hop”, justamente un año antes de la salida oficial de Movimiento. Solo cuenta con un número, y el consejo editorial estaba conformado por las siguientes personas: Maikel García (Director y realizador); Ariel Fernández; Otane; Juan Carlos Briñas; Edeyvis; Edgar González; Alexis Renova; Joaquín Borges Triana; Héctor Saroal, entre otros. Existe un ejemplar del mismo en la Biblioteca Nacional de Cuba donado por el veterano rapero Reynier Fumero Noriega, de nombre artístico “Adverzario”. El fanzine “Forjando luces” emerge en el año 2018 bajo la autoría de Elier Álvarez Arcia (El Brujo), uno de los principales exponentes del Spoken Word en Cuba. La fotografía de esta publicación corrió a cargo de Mavel Valdés Campos, y algunos ejemplares también se conservan en la BNCJM, con el objetivo de alimentar el futuro archivo de Hip Hop que se quiere implementar en la mencionada institución.

Dentro del universo de la ciencia ficción en Cuba, existen zines como “Pórtico XXI”, “Nova” y “Nexus”.
Aunque no sean fanzines, sino e-zines (revistas en línea) y boletines digitales, sería justo mencionar los grandes aportes socioculturales de “Korad”; “Informativo Estronia”; “Minatura”; “Informativo Onírica”; “Qubit”; “Disparo en red”, “I + Real”, entre otras. Todas estas publicaciones se mueven dentro de la denominada literatura fantástica y de ciencia ficción.

       

Formando parte del universo teológico tenemos los fanzines “El Ciervo Blanco” y “Supervivo”. El primero comenzó teniendo un carácter “fanzinero”, evolucionando hasta convertirse en una revista en línea, y dentro de sus líneas principales se encuentran la mitología, la magia y la religión. El neo paganismo; las brujas; la celebración del Día de los muertos; el grimorio; el vudú haitiano y la wicca, son algunas de las dimensiones socio-religiosas que podemos encontrar a través de sus páginas. “Supervivo” procede originalmente de un proyecto llamado “Misión Calle”. Mediante el empleo de símbolos, poesías, artículos, historietas y caricaturas, el lector/a puede acercarse a temas complejos de nuestra realidad desde un abordaje ético-filosófico. Todo ello acompañado de un diseño innovador, deliciosamente insolente. Quedan muchos fanzines por mencionar, dispuestos todos a ser estudiados a profundidad por ciertos sectores de la academia cubana. Más allá del interés por la autonomía creativa por parte de quienes los realizan/defienden, de lo que se trata –en mi opinión– es de atender este tipo de literatura que nos convida a pensar(nos) culturalmente desde lo subjetivo, transnacional, diverso.

 

1. Baguer Hernández, Grizel y Duffay Junco, Malcom: Contar el rap. Narraciones y testimonios. Tomo I. Ediciones CIDMUC. La Habana, 2017.