Síntesis histórica de la Biblioteca Pública Provincial Raúl Gómez García. Mayabeque.

 

En las primeras etapas de dominación colonial española, las pequeñas bibliotecas de Güines no eran sino colecciones diminutas de libros en iglesias, logias, sedes asociativas de élite, domicilios de figuras relevantes y demás sociedades de instrucción y recreo.

El municipio Güines se caracteriza entonces por ser un enclave próspero desde el punto de vista económico y sociocultural.

Durante ese período, numerosas tentativas de fundar una biblioteca pública quedan solo en el intento.

Tras numerosas gestiones a favor de que las grandes colecciones de literatura estuviesen al alcance de todos, el 28 de enero de 1939, a propósito del aniversario 86 del natalicio de José Martí, se funda oficialmente la primera Biblioteca Pública en Güines; recibiendo por nombre el de Francisco de Arango y Parreño, el destacado estadista y reformista cubano ligado a esta Villa por su ardua labor. Funciona en el domicilio particular de Nicolás García Curbelo, un connotado educador güinero, sensible a la evolución sociocultural de los pobladores, por lo que conjuntamente con esta biblioteca él y su hija fundaron, también en la misma vivienda, un pequeño museo. Su hija, Mercedes García Cárdenas, se convierte oficialmente en la primera bibliotecaria por Decreto Municipal. El propio Nicolás había llevado a cabo una campaña para el recaudo de fondos, la que nombra Amigos de la Biblioteca.

La Doctora Dulce María Borrero, ante esa iniciativa llevada a cabo, contribuye con el aporte de bibliografía, no comportándose de igual modo el Ayuntamiento de Güines, que da la espalda a tan noble empeño. Ese mismo año de 1939, García Curbelo pide a los directores de los diarios güineros le cediesen ejemplares para engrosar los fondos de la Hemeroteca y crear así un Archivo histórico. También se instaba a los jóvenes güineros a asistir a esta para aprender Historia de Cuba.

No obstante, esta biblioteca comienza sus servicios. Funda su Boletín oficial de igual nombre, cuyo objetivo era promocionar sus actividades y avivar el espíritu comunitario hacia la lectura para contagiar así a otros territorios. Se ubica en la vivienda situada frente al Instituto Politécnico Antonio Guiteras Holmes, en la actual calle 92.

En 1965 en pleno proceso revolucionario se funda la Biblioteca Pública Municipal Raúl Gómez García.

Según consta, esta biblioteca Francisco de Arango y Parreño funciona hasta el año 1976, por lo que entre 1965 y 1976 coexistían en Güines dos bibliotecas públicas.

Ante la disposición de fundar en Güines otra biblioteca mucho más amplia y acoplada a los intereses de la comunidad, el Gobierno Revolucionario de 1959 decide escoger como local el inmueble que perteneciera antes al antiguo Liceo Artístico-Literario, una colosal edificación céntrica y de dos niveles, aprovechando así la existencia en ella de grandes anaqueles, muebles y estantes de madera muy bien conservada que habían conformado su exquisita colección  de obras editadas durante la primera mitad del siglo XX. Sus amplias salas y su salón de bailes, el gran patio con jardines, su azotea abierta, los pisos de mármol y granito blanco, y sus ventanales de cristal y madera son las características más significativas para decidir su instalación en esta local.

Al triunfar la Revolución, las famosas Actas del Cabildo, que recogen toda la vida económica, política y social güinera desde el siglo XX recuperadas y guardadas en esta biblioteca por algunos años. Gracias a este gesto, hoy el Museo municipal cuenta con esa colección de gran valor patrimonial.

Se impone la necesidad de reestructurar arquitectónicamente el inmueble, con vistas a los servicios que presta como biblioteca. Una de las tareas era la de cementar el patio, pues la directiva del Liceo en 1959 pretende la construcción de una piscina para el disfrute de sus socios y el área se remodela con ese fin.

En 1963 se acuerda tomar el local del Liceo para convertirlo en Biblioteca, definiéndose entre las reestructuraciones necesarias la instalación sanitaria en los pisos, la construcción de otra escalera y la ampliación de la planta alta, con vistas a remodelarla para el procesamiento de documentos y de servicios de Hemeroteca.

En 1964, tras algunas reformas arquitectónicas necesarias, se recibe el primer envío de libros, procedentes de la Biblioteca Nacional, que se suma a la rescatada colección valiosa de obras que heredadas de la Biblioteca del Liceo y de las colecciones presentes en otros recintos como el Ayuntamiento, las clínicas privadas, archivos personales y demás propiedades. Algunas familias deciden donar libros y archivos recuperados de algunas viviendas cuyos moradores se marchan del país.

El 15 de julio de 1964, aún sin ser inaugurada, iniciaba sus labores, cuenta con un Departamento de Procesos Técnicos. Días después, se reciben materiales de oficina y una parte del mobiliario, fundamentalmente sillas y mesas donadas por la Biblioteca Nacional. Sin embargo, el montaje íntegro de la institución tarda alrededor 6 meses.

Por fin, el 27 de enero de 1965, con un sencillo acto, queda inaugurada oficialmente con el nombre de Raúl Gómez García, el mártir del Moncada que viviera una parte de su juventud en Güines. Al acto de inauguración asisten sus familiares, funcionarios del sector cultural y trabajadores de la Biblioteca Nacional, entre ellos, las doctoras María Teresa Freyre de Andrade y Blanca Rosa Sánchez, quienes pronuncian las palabras inaugurales.

El Consejo Nacional de Cultura designa como su directora a Heliana Raurell, otras directoras asumirían en años sucesivos, resaltando el trabajo en la institución, entre ellas: Eneida Quindemil (hasta 2003), Beatriz Sierra (hasta 2005) y Maite Capo (2005-2016).  

Comienza así un proceso organizativo en horarios y servicios que deriva en acciones concretas para lograr una eficiencia en el servicio al público. No obstante, de la prioridad social y cultural en su funcionalidad como institución del libro, comienza a desarrollar actividades colaterales, de manera que no solo fuese una institución por y para libros. Entre las principales actividades colaterales figuran la realización de Conferencias, Recitales de Poesía y de Música, Exposiciones de obras plásticas, Conversatorios y Galas de Homenaje a figuras del Arte cubano y del extranjero. Además, se comienzan a visitar centros de trabajo para promocionar el fondo y garantizar la afluencia del público a la institución.

Actualmente desarrolla y ofrece múltiples servicios, opciones y proyectos culturales, devenidos algunos en espacios fijos que conforman su programación cultural. Se caracteriza por la creatividad y el afán de educar a la población a través de su diseño de acciones que benefician la gestión cultural. Entre esos servicios y acciones aún se destacan encuentros literarios, promoción de lectura, celebración de efemérides vinculadas a la Literatura, la Historia o a fechas globales declaradas, competencias deportivas, conferencias, simposios y talleres, homenajes a figuras relevantes de la cultura local o nacional, intercambios con especialistas sobre temas sugerentes de interés, lanzamiento y premiación de concursos de diferentes géneros, atención especial a personas discapacitadas, embarazadas y reclusos, actividades infantiles y de promoción o prevención social, además de presentaciones musicales.

La Sala denominada Fondo Raros y Valiosos, posee una exquisita colección patrimonial de publicaciones seriadas y libros que conforman parte de toda la bibliografía de Güines, con ejemplares tan antiguos y conservados que datan de 1907, además de un Periódico Patria, dirigido y fundado por José Martí, con fecha de 1895 y un fondo fotográfico de escenas locales de gran valor patrimonial.

La biblioteca recibe una reparación capital y el 14 de febrero de 2017, quedaba reinaugurada como Biblioteca Provincial de Mayabeque “Raúl Gómez García”, actividad que contó con la participación de sus trabajadores, obreros constructores, miembros de las Direcciones de Cultura y de Gobierno municipal y provincial, así como la actuación del Grupo Moncada.  Se nombra como su directora a Yrela Esther Milian Ortiz.

Su estructura constructiva está regularmente conservada y goza de un impresionante diseño epocal respetado en todas sus etapas, se mantienen sus dos niveles amplios, convertidos en las diversas salas y departamentos de trabajo. De igual forma, aún prevalecen algunos muebles originales, las columnas de estilo en su salón principal, el piso de granito blanco, entre otros rasgos de interés.