En "Sobre una Palma Escrita": Una Ficción Carnal Y Una Investigación Desmedida

Por Amado René del Pino Estenoz

A poco más de 125 años de la muerte de Cirilo Villaverde, la sala Cubana de la Biblioteca Nacional de Cuba José Martí le ha rendido al narrador habanero una de las expresiones de tributo más memorables que se recuerden en la institución. En el ámbito del espacio Sobre una palma escrita se convocó a los intelectuales Cira Romero —miembro de la Academia Cubana de la Lengua— y Reynaldo González —Premio Nacional de Literatura en 2003— para rescatar la dimensión artística y patriótica de uno de las figuras más prominentes de nuestro pasado cultural.


La especialista principal M.Sc. Lourdes Morales expone la significación del trabajo del colectivo de Sala Cubana

Las sendas conferencias de Reynaldo y Cira sobre el proceso de investigación que exigió la edición crítica de Cecilia Valdés o La loma del Ángel, un proyecto narrativo que abarcó casi medio siglo de gestación por parte de Villaverde; fueron antecedidas por la presentación del Lic. Amado René del Pino Estenoz. El especialista de sala Cubana recreó la huella editorial de Cirilo Villaverde en la colección bibliográfica más representativa del patrimonio documental cubano: la aparición en forma de relato de Cecilia Valdés en la revista La Siempreviva; las ediciones de las obras Dos amores y El penitente, publicadas por entregas en el Faro Industrial de La Habana; los folletos El señor Saco con respecto a la Revolución Cubana y La Revolución de Cuba vista desde Nueva York, tomas de posición emitidas por Villaverde ante la situación sociopolítica cubana; los Apuntes biográficos de Emilia Casanova, manifiesto en defensa de la labor patriótica femenina durante la guerra de independencia; la versión «definitiva» de Cecilia dada a la estampa en la imprenta El Espejo de Nueva York en 1882.

La presencia de Cira Romero en sala Cubana resulta por frecuente no menos entrañable para los especialistas del Departamento. En este ámbito Cira ha refrendado sus más osadas hipótesis de investigación y ha publicado como fruto de sus faenas investigativas, acercamientos cenitales a figuras como José Jacinto Milanés, Anselmo Suárez y Romero, José Antonio Ramos y Lino Novás Calvo. Con el fervor que la identifica ha manifestado en cada espacio público que accede, el caudal informativo y testimonial que representan las colecciones de la BNCJM para investigadores de diversa índole.


Imagen de la edición príncipe de Cecilia Valdés publicada en Nueva York en 1882

Su formación filológica le ha permitido «batirse» con la edición príncipe de Cecilia Valdés y con la correspondencia de Villaverde donde plasma sus ansias no materializadas de corregir las limitaciones tipográficas y expresivas de esa publicación. La versión de Cecilia gestada por el ímpetu de ediciones Boloña en 2018, busca indicarles a los lectores contemporáneos las intenciones creativas de Villaverde y devolverles la madeja de referencias culturales que iluminan la interpretación de la novela.

Reynaldo González Zamora ha incorporado a su faceta de investigador y editor su pasión superlativa por el periodismo, la crítica de arte y la literatura. Su agudeza longeva le ha permitido identificar la condición de historicidad de Cecilia Valdés, erigida como la representación artística más rotunda del régimen esclavista que laceró y propulsó a la sociedad cubana a niveles insospechados. Heredero del afán fecundo y problematizador de Manuel Moreno Fraginals y Juan Pérez de la Riva, el narrador avileño había sistematizado todas sus ansias de conocimiento sobre el siglo XIX cubano en su imprescindible Contradanzas y latigazos. A un siglo y medio de las publicaciones sucesivas de Cecilia, el autor de La fiesta de los tiburones puso en evidencia en carácter expresivo transgresor de esos personajes vitales y de esa Habana mítica y recuperada en las páginas de la novela; antes de repasar los creadores de diversos lenguajes expresivos —el compositor Gonzalo Roig, el cineasta Humberto Solás, el dramaturgo Abelardo Estorino— que han sucumbido a la pasión convulsa de Leonardo Gamboa y la «virgencita de bronce».

La actividad pública fue apreciada en particular por un grupo de estudiantes de postgrado —guiados por el profesor Dr. Miguel Valdés Pérez—del Colegio Universitario San Gerónimo de La Habana, quienes han situado dentro de su horizonte profesional el cotejo de ediciones y el trabajo con manuscritos. También colmaron la sala Cubana estudiantes de la especialidad de filología, ansiosos de reinterpretar a Cecilia bajo el entusiasmo y profundidad que ameritan los clásicos. Fue una oportunidad excepcional adquirir la edición anotada y embellecida de Cecilia Valdés o La loma del Ángel, fruto de un binomio magistral de investigadores y un equipo editor que prestigia a nuestra ciudad cinco veces centenaria.


El público satisfizo las inquietudes que genera la obra narrativa de Cirilo Villaverde

Uno puede asociar la condición perenne de Cecilia Valdés a la negativa del público a la hora de preguntar a viva voz «quién» no la había leído. O al recordar la anécdota mencionada en la que una profesora del actual Centro Varela situado en el antiguo Seminario, destacó la «presencia» de Leonardo Gamboa en sus claustros junto a José Antonio Saco y Carlos Manuel de Céspedes. En resumidas cuentas quedó evidenciado en Sobre una palma escrita el poder seductivo de un personaje femenino que puebla de manera simultánea los productos turísticos y los graves ámbitos académicos.