Cienfuegos preserva sus valores

Cienfuegos preserva sus valoresPor: Onelia Chaveco
3 de julio del 2007
 

A punto de cumplir dos años con su centro urbano declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad, Cienfuegos trabaja motivada en preservar los valores universales y singulares que le hicieron trascender como ente único.

Entre 35 ciudades de América Latina, catalogadas como reservorios de la cultura del orbe, Cienfuegos clasifica como un testimonio excepcional del urbanismo iberoamericano del siglo XIX.

Mas, dentro de su diversidad cultural hay de todo, desde la huella francesa que puso su impronta al fundar una villa muy organizada y racional hasta el trazado de sus calles, con una plaza central y a su alrededor instituciones sociales, culturales y religiosas en función de la naciente población.

Además de la mano de los colonos galos, la ciudad se matizó con el diseño de sus inmuebles a cargo de arquitectos españoles e ingleses, o de las esculturas con un toque de los artistas italianos.

El ensemble armónico y coherente de esas edificaciones del siglo XIX y XX aportó tanto una iglesia con estilo Art Decó o un club náutico rebozante de eclecticismo, la riqueza de una arquitectura en madera en el área residencial de Punta Gorda o un poblado vernáculo como el Castillo de Jagua.

Hoy, el 80 por ciento de los componentes del centro histórico de la conocida Perla del Sur tienen valor patrimonial, y sobrevive a ciclones y tormentas con acciones emprendedoras en el rescate de espacios públicos, embellecimiento de fachadas y devolución de su formato original a otros.

Mantener ese intercambio de valores humanos con esa época y su entorno cultural, es el signo que marca a los cienfuegueros amén de ese abrazo con el mar, sin el cual ni la ciudad ni su gente podrían haber superado estos 188 años en armónica convivencia.

60 años de Palabras a los intelectuales

Curiosidades

Calle B. Revista Cultural de Cumanayagua