Ballet contemporáneo en Cienfuegos

Ballet contemporáneo en CienfuegosPor: Julio Martínez Molina
1ro. de noviembre del 2007

Camagüey Endedans, compañía de ballet contemporáneo de pequeño formato fundada en 2002, en la cabecera de la conocida en Cuba como Ciudad de los Tinajones, se presentará este fin de semana en el teatro Tomás Terry.

Integrado por Tania Vergara Pérez, iniciadora, coreógrafa y directora, diez bailarines, relacionista público y un productor, este proyecto surge por la necesidad de buscar nuevos caminos de expresión dentro del movimiento danzario nacional.
 
Con una fuerte base técnica de danza clásica, enriquecida con entrenamientos de danza moderna, ejercicios experimentales de improvisación, acrobacia y técnicas orientales de respiración y estiramiento, la joven agrupación agramontina transita estadíos de investigación aproximando su labor hacia una danza teatral más personalizada.
 
Afirma Julio César Delgado, miembro de la compañía, que la obra de Camagüey Endedans está marcada por el conflicto humano y su relación con el mundo: el travesti a escondidas, el deseo sexual reprimido bajo el fanatismo religioso, la prisión interna que subyuga, la liberación social y moral de la mujer, aseguran sus directivos.
 
Agrega Delgado que la necesidad de liberación personal constituye una constante en el discurso temático de estos jóvenes y resume uno de los porqués, Endedans cuenta dentro de su localidad, un público adepto y exigente que le sigue. No se trata solo de una propuesta diferente en el mundo danzario cubano, considera, sino de hurgar en la descomposición del bailarín para la revalidación de una memoria vital que acerque al espectador no solo como recepcionista de un mensaje, sino como elemento que aporta sus propias vivencias.
 
Esta joven compañía, indica Julio César, ha ofrecido funciones en distintas provincias del país como Ciudad de la Habana (donde compartirían escenario con la Compañía de Danza Narciso Medina), Sancti Spiritus, Santa Clara, Granma, Matanzas, Ciego de Ávila, Holguín, Las Tunas y Santiago de Cuba, en la cual compartió rutinas de trabajo con dos agrupaciones importantes locales: Danza del Caribe y El Ballet Santiago, lo cual propició que esta última agrupación los invitara a realizar un intercambio y que participaran además en su gala de aniversario.
 
En opinión de Delgado estos resultados animan la labor del conjunto pero no comprometen su camino tortuoso en busca de su propia identidad, una metodología danzaria personalizada a través de cada uno de sus integrantes y una estética particularizada en la comunicación de ideas, imágenes y sobre todo en abordar el multicolor y ambiguo mundo nuestro.
 
Julio César reflexiona que es propósito serio vincular además, el compromiso didáctico hacia los jóvenes de la enseñanza superior en un intercambio productivo de ideas y de acercamiento al estudiantado universitario, charlas didácticas con muestras de video sobre la evolución danzaria mundial, demostración de trabajo y aplicación de técnicas de improvisación que estimulen la creación del colectivo visitado.

Este trabajo pedagógico, realizado en la cátedra de Ciencias Sociales y Humanísticas de la Universidad de Camagüey, devino en proceso orientador hacia nuevas formas de búsqueda de los bailarines, conscientes de la importancia de este medio artístico como exponente no solo de sus posibilidades físicas, sino como piedra angular de comunicación.

60 años de Palabras a los intelectuales

Curiosidades

Calle B. Revista Cultural de Cumanayagua