Sueño con tener un grupo y hacer espectáculos

Índice del artículo

Sueño con tener un grupo y hacer espectáculos

Por: Julio Martínez Molina
24 de marzo del 2008

Idania, aquella niña que identificamos de manera automática con el grupo Ismaelillo por espacio de más de tres lustros, se convirtió en una aplaudida joven artista de 25 años con notables condiciones vocales, una proyección escénica todoterreno y un sentido de la responsabilidad y el deber envidiables, quien se encuentra en ascendente etapa de su carrera musical.

Ya como solista, figura entre las voces de Cienfuegos más reconocidas en el ámbito nacional, al punto de que acaba de ganar el Gran Premio (y otros cuatro lauros, además) del Concurso Nacional de Música Mariana de Gonitch.

La artista nos regaló una mañana de sus cargados días para conversar sobre su obra, preocupaciones, afanes, gustos…

¿Qué características tuvo el concurso? ¿Con cuáles temas te presentaste?

"Competí porque ví la convocatoria del certamen en la prensa. El concurso se dividió en tres rondas (antes tuvo lugar la fase eliminatoria entre los treinta participantes); a la primera llegamos diez concursantes, quienes debíamos interpretar tres géneros: trova tradicional; nueva canción y temas folclóricos latinoamericanos. En cada caso canté La cleptómana; Yolanda y Yo vengo a ofrecer mi corazón.

"Cuando finalizó la primera ronda, pasamos solo ocho a la segunda, para la cual se reclamaba feeling, terreno en el cual presenté Tú me acostumbraste; Bolero -hice Sombra-; e idioma extranjero, apartado para el cual preparé, Memory, de la ópera Cats. En la tercera ronda eran obligatorias la canción política (mi apuesta fue Créeme); y la guajira: canté El punto cubano.

"Obtuve cinco premios, tres en idioma, trova y guajira. El otro consistió en ir a El Gato Tuerto, sitio donde ya estuve, compartiendo escenario con Héctor Téllez y María Antonieta; visita que aproveché para intervenir además, en la peña de Carlos Ruiz de la Tejera. El Gran Premio absoluto en Música Popular, (también se entrega en lírica) se me concedió por la obra en general, pues desde que empiezas a concursar te están valorando".

Aunque sea una pregunta de cajón, debo hacértela: ¿Qué reportó esta distinción para ti en todo sentido?

"Significó algo muy especial, la realización de todos estos años de trabajo, la consagración de mi esfuerzo, un paso importante en mi superación".

El "Mariana de Gonitch" corroboró tu versatilidad y eclecticismo.
"Me propuse desde mis inicios ser ecléctica; mi primer maestro, Gonzalo Bermúdez, me formó para eso, y siempre estuve de acuerdo con él. El concierto por el 8 de marzo celebrado en Cienfuegos fue una prueba, interpreté desde un popurrit en un simple piano, hasta un fragmento de la ópera Evita que precisó hacerse con montaje, escenografía…, en fin; de igual forma el homenaje a Lola Beltrán con El currucucú…

 

60 años de Palabras a los intelectuales

Curiosidades

Calle B. Revista Cultural de Cumanayagua